GRECIA: FONDO SOLIDARIO CON EL COMPAÑERO ANARQUISTA ENCARCELADO GIANNIS DIMITRAKIS.

Desde el 24/05, nuestro amigo y compañero, el preso político anarquista Giannis Dimitrakis, está hospitalizado en Lamia con fuertes heridas por el ataque asesino contra él en la prisión de Domokos. De momento, parece que Giannis ha superado el peligro de las primeras horas. Sin embargo, las heridas que sufrió le han causado múltiples hematomas en la cabeza que influyen en las funciones básicas de su cerebro.

El domingo 30/05, muchxs de nosotrxs nos reunimos frente al hospital de Lamia. Gritamos consignas a pocos metros de la ventana de su habitación para expresar nuestra solidaridad, aunque Giannis no podía oírnos. Desde entonces, su estado parece mejorar. Sin embargo, para que su salud se restablezca por completo, es necesario un seguimiento continuo por parte de personal médico especializado durante varios meses. Es obvio que esos cuidados no pueden darse en el entorno de la cárcel.

En este estado crítico, lxs cabrones del gobierno de Nueva Democracia, lox asesinxs de presxs, Michalis Chrisochoidis, Sofia Nicholaou y sus sustitutxs, después de intentar rebajar e incluso ocultar el incidente, decidieron el jueves 03/06 el traslado de Giannis Dimitrakis de vuelta a la prisión de Domokos, llegando incluso a colocarlo en una celda de aislamiento por motivos de prevención del coronavirus. El traslado de nuestro compañero allí, mientras sus funciones cerebrales siguen en peligro inmediato, es básicamente como un segundo intento de asesinato contra él. Está previsto que la cárcel de Domokos se convierta pronto en una cárcel disciplinaria (tipo C) para presxs políticxs e indisciplinadxs, aunque la cárcel no cumple los requisitos para soportar una atención sanitaria decente, necesaria para la recuperación de un preso con lesiones tan graves. Tras el casi asesinato de Dimitris Koufontinas por parte del gobierno, mientras lucha por recuperarse de su reciente huelga de hambre en las mismas condiciones miserables de la misma prisión, se suma a esta ecuación el ataque asesino a Giannis. Como Asamblea de Solidaridad con lxs presxs políticxs y lxs luchadores perseguidxs, y como movimiento de solidaridad en general, estamos decididxs a no dejar a nuestro compañero indefenso en sus manos manchadas de sangre. Nada puede quedar sin respuesta, ni uno solo de lxs gestores de la política de la muerte puede quedar en paz. En general, como asamblea, tratamos de ver la cuestión del sistema penitenciario no por separado, sino como una parte del gran cuadro de la cuestión social y política. De la misma manera, vemos a lxs presxs políticxs como compañerxs en primer lugar, pero también como cautivxs de la guerra de clases sociales que siempre se encona en este cruel mundo capitalista. Del mismo modo, entendemos el sistema judicial y penitenciario, en primer lugar, como una política de Estado determinada por la guerra de clases, pero también como una parte de la política total de la economía, la salud, la educación y el medio ambiente también. En todos estos campos, el estado y el capital se mueven en un enfoque neoliberal, intentando demoler lo que queda como obstáculo en el camino del desarrollo capitalista. Al mismo tiempo, intentan silenciar toda voz de resistencia y ahogar toda perspectiva y tradición revolucionaria en el dolor. Utilizan la propaganda para reforzar su política de violencia y dominación. Teniendo esto en cuenta, consideramos tanto los acontecimientos específicos como el estado general del sistema penitenciario griego como acontecimientos sociales y políticos que reflejan la situación también fuera de la cárcel.

La agresión a Giannis Dimitrakis, preso político desde hace muchos años, llevada a cabo no por lxs funcionarixs de prisiones sino por sus compañerxs, es de una brutalidad sin precedentes. Hay que analizarlo con criterios políticos, los criterios en los que intentamos basar nuestro análisis de cada hecho de la vida social que se produce a nuestro alrededor. No podemos ver este ataque simplemente como otro típico incidente carcelario, como lo describió el director de la prisión de Domokos. No fue un conflicto más entre presxs.

Lxs que golpearon a nuestro compañero con intención asesina, lo hicieron porque él hizo lo que es evidente para cualquier antiautoritarix: defendió a lxs débiles contra lxs fuertes, aunque pusiera en riesgo su vida. Sin embargo, no lo habría hecho sin la tolerancia del poder estatal. Sin la tolerancia del Estado, los sucios micropoderes del mundo penitenciario, en los que un anarquista nunca participaría, no actuarían sin ser molestadxs como un grupo mafioso, controlando todos los aspectos de la prisión para su propio beneficio, así como para el beneficio del servicio y la política del Estado.

El gobierno equipara el terrorismo con los delitos comunes viciosos en un intento de disminuir la lucha e identificarla con el crimen organizado. Giannis se enfrentó a la parte más viciosa de la delincuencia organizada, de una manera moral, además de práctica. De esta manera, la narrativa del Estado se hizo añicos una vez más y por eso el gobierno ha estado encubriendo el incidente. Dos mundos diferentes chocaron el 24 de mayo. El mundo de la solidaridad, el desinterés y la igualdad chocó con el mundo de la crueldad y la autoridad.

La violencia caníbal y autoritaria, los métodos paraestatales y mafiosos de ejecución y enriquecimiento, son derivados del mundo capitalista, enredados con la política estatal. En un entorno cerrado como la cárcel, donde todo está bajo un fuerte y estricto control, esto es aún más evidente. Los pequeños grupos de poder y las diversas mafias de la cárcel actúan en régimen de tolerancia a favor del Estado. En toda Grecia su función refuerza el control y la fragmentación de lxs presxs, sofocando todo intento de lucha, toda reivindicación y todo acto de colectivización.

Está claro que los directores de las prisiones y sus superiores políticos son lxs cómplices morales de este brutal ataque contra Giannis Dimitrakis. Deben estar muy satisfechxs de que miembros de la mafia carcelaria, una creación suya, hayan intentado acabar con un anarquista que lleva dando muchas luchas, desde hace casi 2 décadas, en todos los aspectos de la guerra social y de clases. Un anarquista que estuvo en la primera línea del motín de la cárcel de Malandrinos en 2007, que siempre ha luchado por la unidad de todxs lxs presxs políticxs y su conexión con lxs proletarixs más pobres, así como con lxs presxs insumisxs, por plantear reivindicaciones dentro de la cárcel.

Todxs lxs responsables de este ataque contra Giannis Dimitrakis, del primero al último, deben saber ya que ningún presx políticx está solx. Así ha sido durante décadas. Algunxs afirman que el movimiento anarquista, las asambleas de solidaridad con lxs presxs políticxs, así como la comunidad de presxs políticxs en Grecia (cuyos miembros están intencionadamente repartidxs en diferentes cárceles, para perder el contacto entre ellxs) están en recesión y franqueo y bajo un brutal ataque gubernamental. Esto puede ser cierto, pero esa es la realidad que tenemos que afrontar y superar. Tenemos que redescubrir la memoria revolucionaria que tanto quieren ahogar, volver a ponernos en pie y hacer de la solidaridad de lxs presxs políticxs algo que temen. No debemos dejar que nadie piense que un presx políticx o cualquier otrx presx insumisx puede ser víctima del terrorismo y del ataque despiadado de cualquier mecanismo estatal o paraestatal. La lucha de solidaridad con lxs presxs políticxs, así como la lucha contra la institución carcelaria en sí, es parte de la lucha general contra el Estado y el capital.

TRASLADO INMEDIATO DE NUESTRO COMPAÑERO EN UN CENTRO ESPECIAL DE REHABILITACIÓN
QUITEN SUS MANOS DE LOS PRESOS POLÍTICOS

SOLIDARIDAD Y FUERZA CON GIANNIS DIMITRAKIS

Asamblea de Solidaridad con lxs presxs políticxs y lxs luchadores perseguidxs

[ENGLISH]


FUENTE: ACT FOR FREEDOM NOW!
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

 

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info