VILLEURBANNE, FRANCIA: INCENDIO EN LA NACIÓN EMERGENTE

fablab_belair2-e1570569276732
fablab3
fablab_belair1-e1570569333873

El martes 8 de octubre de 2019 en Villeurbanne, se quemó una incubadora de nueva creación alrededor de las 7 a.m., cubriendo el área de Lyon con una buena columna de humo. El incendio comenzaría desde la basura y luego se extendería al Campamento Bel Air, un antiguo almacén de Alstom donde trabajaban «unas cincuenta empresas nuevas y pequeñas y medianas empresas, con aproximadamente 350 empleadxs», trabajando en la «industria del mañana». (Robótica, realidad aumentada, comercio electrónico, diseño…).

Más específicamente, se instalaron 58 nuevas empresas en los 10.000 m2 de locales en el este de la ciudad, de los cuales 7000 m2 ahora se reducen a cenizas. Ninguna de estas empresas fue clasificada como Seveso.

«Todos nuestros prototipos se han convertido en humo. Estában en una fase de preindustrialización. Hoy no queda mucho: ni la oficina, la computadora, los medios de comunicación, ni documentos», se queja Julie Fessy de Meersens. Hease Robotics fue golpeado con más fuerza: «Fuimos al sitio con nuestrxs colaboradores y fue un verdadero shock. Todxs estamos traumatizadxs», dice Jade Le Maître, cofundador de la nueva empresa de Lyon con 16 empleadxs. «Todas nuestras existencias de robots están borrodas. Es una gran pérdida», dice la mujer, quien estima la cantidad de daños en más de un millón de euros. «Tomará de ocho a diez meses hacer otro robot. Mientras tanto, ¿qué haré con la empresa, con lxs empleadxs, qué entregaremos a lxs clientes? «.

[…] Si respirar los vapores de un incendio nunca es una buena idea, de hecho, es inútil hacer una alarma y los riesgos aquí no tienen nada que ver con los que enfrenta la gente de Rouen. Hay que decir que la ventaja de un fabuloso laboratorio (laboratorio de fabricación digital), o una incubadora de nueva creación, o un vivero de negocios… tres expresiones que hoy en día significan aproximadamente lo mismo: es que cuando arde, lo único que se convierte en humo son oficinas compartidas, cafeteras, macbooks, impresoras 3D y los proyectos de mierda resultantes. Todo esto no solo contamina moderadamente, sino que también es bastante agradable verlo arder.

Inaugurado en 2016, Bel Air Camp se bautizó como «la guarida de la industria del mañana». El sitio ofrece «oficinas, talleres privados, un parque de máquinas, salas de reuniones… que permiten a las nuevas empresas, grupos pequeños y grandes hacer crecer su proyecto en una comunidad con diferentes perfiles». ¿No es un sueño? Al igual que cualquier otro lugar de este tipo, Bel Air Camp también alberga muchas realidades con nombres más o menos comprensibles, pero que tienen como objetivo darle un toque de elegancia a este capitalismo en salsa digital: Meetup, Slack Chain [?!], Gimnasios, sesiones de iniciación a la impresión 3D y el corte con láser o almuerzos mensuales para crear sinergias comerciales con otras empresas del área…

Entre las nuevas empresas (lxs funcionarixs de Bel Air Camp las llaman «pepitas») hay un poco de todo: cajas que proporcionan alimentos orgánicos, otra compuesta por madres «que crean productos hermosos e inteligentes para preservar recuerdos de la infancia»(sic!), desarrolladores y medios de todo tipo, especialistas en realidad aumentada, informáticxs, fabricantes de drones y robots submarinos, arquitectos, etc. Entre otros, incluso una asociación «que impulsa y coordina competencias regionales y nacionales, fases de selección para formar el equipo de oficios de Francia con la vocación de defender los colores de Francia en la competencia internacional WorldSkills».

En general, esto se presenta como muy virtuoso. MCE-5 se presenta como un transformador de «inventos que surgen de la investigación en tecnologías innovadoras, para ser transferidos a la industria a fin de reducir el impacto ambiental de la propulsión automotriz» (decodificación, esto significa obtener ganancias de la industria automotriz financiada con fondos públicos). Además de la industria del automóvil, la industria de la bicicleta también está bien representada, con dos fabricantes de scooters, un especialista en baterías y un fabricante de bicicletas de bambú (defectuosos porque son inflamables). Más divertido, en las cajas quemadas encontramos empresas «que desarrollan soluciones de aplicación + IoT para probar si el entorno circundante (aire, agua, comida, ruido, …) presenta riesgos para la salud» y «servicios de alarma innovadores para prevenir riesgos y mejorar la seguridad «. En resumen, Bel Air Camp era una corte de milagros y una caricatura de este tipo de lugares.

Amén!


FUENTE: INSUSCETTIBILE DI RAVVEDIMENTO
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info