TENEMOS QUE ACTUAR EN NUESTROS PROPIOS TÉRMINOS!

Últimamente, hemos presenciado a populistas de derecha, nacionalistas, racistas y fascistas de todo tipo que se lamen los labios, envalentonados por la elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de América. Después de este tortuoso espectáculo político, ya hemos visto las peligrosas realidades y retos que esto traerá. Muchos de la derecha han venido a ver esto como su momento para brillar, mientras que para muchos más representa algún tipo de regreso mítico a un tiempo de «grandeza, prosperidad y libertad».

Grupos como The One Nation Party liderados por Pauline Hanson en Australia están utilizando esta plataforma, alimentándose del creciente descontento popular y la alienación, con el fin de difundir y hacer cumplir su agenda conservadora. Y al hacerlo, continúan perpetuando y haciendo valer las ideas y la presencia de partidos políticos, académicos e individuos nacionalistas de derechas en todo el mundo. Actuando como alternativas dentro de un sistema podrido, intentando ofrecer la luna y presentarse como salvadores para capitalizar la bancarrota de la democracia representativa y lograr tomar el poder político.

Ellos engañan, dividen y vomitan su odio. Satanizan a los trabajadores, a los pobres, a los desempleados, a los inmigrantes y a los refugiados; Mientras que siempre atacan  como matones violentos a los que hacen la elección de resistirse a sus libertades. Pero no les importa la libertad en ningún sentido de la palabra. Ellos, al igual que los multimillonarios, se esconden detrás de un Estado que siempre es invasivo y controlador, pidiendo más y más represión, pidiendo más policías y leyes más duras para aplastar a los movimientos sociales y lidiar con la disidencia. Ellos no están en contra del sistema, y el sistema no está ahí para ayudarlos.

Todo se calcula para promover la apatía, dando la impresión de que todas las decisiones importantes en el mundo están fuera de nuestras manos. Ese es el punto de la política estatal: inmovilizarnos fuera de los pasillos del poder, forzándonos a desconfiar unos de otros y de nosotros mismos. Ofreciendo sólo confusión y miedo, nos vemos obligados a elegir, no la liberación, sino la falsa idea de «cambio». Como es el caso de cada administración que tras tiempo de ofrecer soluciones y promesas; sólo quieren el control y la represión, la explotación y la miseria.

Aquí, en el territorio dominado por el estado colonialista, Australia, ya vivimos en medio de las corrientes de un status quo histórico, racista y nacionalista, con una cinta transportadora de fanáticos conservadores y movimientos racistas y fascistas. No hay duda de que muchos han y seguirán usando esto como su oportunidad para capitalizar, manipular y explotar a la gente para dirigir su ansiedad y frustración hacia los demás, en lugar de las estructuras de poder que oprimen a todos, en todas partes.

Mientras tanto, el trato corrupto y especial dispensado a las élites políticas y empresariales es tan despreciable como la pasividad impactante que se inyecta en todos nosotros y nos hace permanecer ociosos mientras se introducen leyes represivas cada vez más en nombre de la «Seguridad Nacional»; Mientras más y más policías ocupan nuestras calles y comunidades con impunidad; Mientras que los políticos van del sector privado a la política y viceversa. Mientras tanto, continúan las muertes bajo custodia, las muertes en el trabajo, la falta de vivienda, la criminalización de los pobres y el colapso ecológico.

Nosotros, como anarquistas, no tenemos ninguna ilusión de que pueda haber algún político o partido político capaz de librarnos de la dominación, la represión, la explotación y el fascismo. Nuestra oposición debe dirigirse no contra un representante en particular, sino contra las ideas de Estado, el capitalismo y la propia representación. Contra la colusión de los liberales que prefieren conservar el aparato del Estado incluso en manos de fascistas en pro de permitir que surja la real libertad; Contra la hipocresía y el engaño de los loros en los medios de comunicación que buscan reducirnos a meros espectadores en un juego violento que deja toda nuestra vida, y la misma tierra, al filo de un cuchillo.

Uno de los problemas fundamentales es que el poder se estructura en concentraciones verticales; Con lo cual, cualquier persona o institución podría ejercer mucho poder en primer lugar. Un hombre como Donald Trump o Vladimir Putin nunca podría ser tan peligroso si no les entregáramos la responsabilidad de nuestras propias vidas a los gobiernos y al capitalismo.

Poner a otro partido en el poder no arreglará esto. De hecho, la creencia persistente e ingenua de que el gobierno correcto podría resolver los problemas generados por el capitalismo global es en gran parte responsable de esta situación. Vemos y nos alejamos de cualquier partido político que haya estado aprovechando su poder, para dejar a millones de vidas oprimidas y destruyendo la tierra en nombre de la industria; A otro partido político que aprovechará su poder, que nos dejará oprimidos y seguirá destruyendo la tierra, vendiéndonos «nuevas» políticas con el mejor marketing de mierda que existe.

Resistir significa que tenemos que dejar de ceder nuestra fuerza a estas instituciones. En cambio, necesitamos construir redes para satisfacer nuestras necesidades directamente y defendernos contra todo aquel que quiera gobernarnos. El único camino hacia la libertad y la igualdad es a través de la autodeterminación, el apoyo mutuo y la resistencia colectiva.

Es nuestro deber no seguir siendo una suma de individualidades no afiliadas que obedecen mansamente a los planes del Estado y de los jefes; No para sucumbir en sus historias de gallo-y-toro sobre la salvación y la seguridad, sobre la prosperidad y el cambio que utilizan para mantener su dominación.

Con la autoorganización en todos los lugares de trabajo, en las calles y en los barrios, luchando colectivamente en solidaridad unos con otros, dejamos que nuestra resistencia se convierta en una semilla de la clase y la liberación social. Debemos emprender iniciativas inmediatas para crear comunidades de lucha en todas partes: abrir espacios y centros sociales, organizar debates y manifestaciones autónomas, liberar espacios públicos, romper la apatía y el aislamiento, producir comida, refugio y cultura para todos. Tenemos que pensar en la libertad y llamar a la emancipación.

FUENTE: RUNNING WILD

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info