De Grecia a América, respira profundamente hasta la muerte de la supremacía blanca

El asesinato del afroamericano George Floyd por el hombre blanco de traje blanco Derek Chauvin el 25 de marzo en Minneapolis es un grito de guerra. Nada será igual de ahora en adelante. Estados Unidos está ardiendo y las llamas de la rebelión purifican la injusticia de una vez por todas. A millas de distancia, las fuerzas revolucionarias están del lado de la Autodefensa Negra. Asumimos la responsabilidad del ataque con un dispositivo incendiario de baja potencia en la sede del gigante estadounidense de recursos humanos ManpowerGroup * en Avenida K. Karamanli n°14en Salónica al mediodía del 8 de junio, un día antes del funeral de George Floyd. Nuestro ataque es un mensaje de resistencia y solidaridad revolucionaria a las fuerzas insurgentes que están destruyendo la omnipotencia de la supremacía estadounidense. Mientras nuestros hermanos y hermanas negros sean el blanco del terrorismo blanco, ninguna inversión estadounidense estará a salvo. 51 años después, los Días de la Ira están aquí nuevamente para atormentar las pesadillas de la burguesía.

Al mismo tiempo que todos disfrutamos de nuestros privilegios blancos, las comunidades negras luchan diariamente contra el racismo y la xenofobia. Durante décadas, diariamente las personas han perdido la vida por disparos de asesinos blancos o racistas armados solo porque tienen un color de piel diferente. El asesinato de George Floyd puso fin, no el objetivo ilegítimo de la comunidad negra, sino la tolerancia social de este objetivo. Nada quedará sin respuesta.

Al escuchar la pérdida de otra persona negra, miles de personas enojadas inundan las calles de las metrópolis estadounidenses. Atacan a la policía y a los departamentos de policía con odio, quemando y saqueando los símbolos del capitalismo y la explotación. Quitan símbolos que glorifican la opresión y la esclavitud negra, restaurando la historia. Los negros ahora tienen una voz que grita y exije por justicia social e igualdad inmediata.

Frente a ellos se fortalece el terror blanco de Trump, que intensifica sin descanso el conflicto. El levantamiento dejó cientos de heridos por la violencia policial y la muerte de jóvenes. Pero los asesinatos de negros no se detienen. Robert Fuller y Malcolm Harsch fueron ahorcados en California, mientras que Rayshard Brooks fue dejado muerto en un estacionamiento de Wendy en Atlanta por un ataque de la policía porque se quedó dormido. Pero donde la injusticia se viste de blanco, el negro lo cubrirá todo.

“En el frente armado, la solidaridad se basa en la acción revolucionaria. Reconocemos la ley de toda violencia revolucionaria contra el estado capitalista de las grandes corporaciones, su clase dominante y sus instituciones. Hablando militarmente, las alianzas entre diferentes formaciones armadas revolucionarias son principalmente una cuestión de coordinación de su dirección».

– Ejército de Liberación Negra

El levantamiento en las metrópolis estadounidenses no es ni debe pasar a la historia como un grito de agonía por los derechos de nuestros hermanos negros. La lucha en el centro de la seguridad y la lucha contra el terrorismo debe llevar a la comunidad revolucionaria mundial a coordinar fuerzas contra los intereses internacionales de los asesinos estadounidenses. Las imágenes de los enfrentamientos, a un respiro de la Casa Blanca, con los terroristas enterrados en sus refugios subterráneos, gritan al universo que ante la ira popular, TODO ES POSIBLE.

Frente a un régimen que mata legalmente a la comunidad negra en los Estados Unidos, que está desplegando fuerzas militares para invadir el territorio latinoamericano (caracterizado por el arresto de dos agentes del servicio secreto estadounidense durante su aterrizaje en Venezuela), que está derramando sangre sobre la tierra en nombre del antiterrorismo, la invocación de la protesta y la lucha institucional por la paz y la igualdad es un suicidio. La Defensa Negra debe seguir los pasos de sus antepasados armados. La justicia popular no vendrá de las condenas y el encarcelamiento de los asesinos uniformados de Trump, sino de la emancipación armada de las comunidades oprimidas atacadas por el terrorismo blanco y la construcción de comunidades de igualdad en la revuelta y la solidaridad.

El ataque explosivo contra ManpowerGroup es una declaración práctica de solidaridad con los compañeros del Movimiento de Abolición Revolucionaria, que pide a la comunidad revolucionaria internacional que tome medidas inmediatas e inequívocas en solidaridad. La guerra que se libra en las metrópolis y suburbios estadounidenses no será silenciada. Porque el fuego de los ataques de la solidaridad revolucionaria internacionalista se está extendiendo hasta los confines de la tierra. Compañeras, tienen nuestro pleno aprecio y solidaridad con las facciones en guerra al otro lado del Atlántico.

TODO EL PODER PARA EL LEVANTAMIENTO NEGRO
REVOLUCIÓN AHORA Y SIEMPRE

Organización de acción anarquista


FUENTE: ABOLITION MEDIA WORLDWIDE
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA