SAJONIA, ALEMANIA: SITIO DE CONSTRUCCIÓN DE UNA PRISIÓN SABOTEADO POR EL COMANDO AUTÓNOMO THOMAS MEYER-FALK

21.08.19: El lunes por la noche, incendiamos varios vehículos de construcción en los terrenos del sitio de construcción de la prisión de Zwickau Marienthal. Una excavadora se quemó completamente, las otras cuatro excavadoras y un cargador frontal quedaron dañados por nuestro incendio y quedaron parcialmente inutilizables. Nos gustaría dedicar esta acción especialmente a Loic, el Park Bench 3 y el Basel 18. Que no están de nuestro lado.

En Zwickau-Marienthal, recientemente comenzaron los trabajos de construcción de un nuevo complejo penitenciario para los estados de Sajonia y Turingia. A principios de 2020, un muro de 6 metros de altura rodeará el área de 10ha. El complejo de concreto, que se completará en 2024, albergará a 820 personas dentro de sus muros. En sus talleres, más de dos tercios de los prisioneros se verán obligados a trabajar.

Uno de los contratistas y especuladores de este importante proyecto en Zwickau es la empresa Hentschke Bau GmbH de Bautzen. El Reichsbürger (nombre para los seguidores de un movimiento reaccionario en Alemania que cree en el ‘Imperio alemán’) y el propietario Jörg Drews, donaron 19500 euros a AfD (Alternativa del partido político de extrema derecha para Alemania) en 2017, convirtiéndolo en uno de los mayores donantes individuales del partido durante esta campaña electoral. Además, Drews asiste a eventos y manifestaciones del Movimiento Identitario, organiza eventos de extrema derecha en nombre de su empresa, es miembro de «We are Deutschland» de Bautzen y apoya la revista de extrema derecha «Denkste Mit?». No es especialmente sorprendente que lxs fascistas como Drews apoyen la construcción de cárceles y que aún puedan llenarse los bolsillos con dinero. El comienzo de la construcción de la prisión de Zwickau-Marienthal está a solo unos meses de la apertura de la nueva prisión de deportación sajona en Dresde y la extensión de la prisión de Leipzig. A pesar de su tamaño planificado, lxs enemigxs de la libertad todavía claman por más cárceles, por lo que ya se está discutiendo un edificio adicional en Turingia. Además, se están erigiendo más cárceles en todas partes, como la prisión de deportación planificada en Glücksstadt en Schleswig Holstein, la prisión Rottweil en Baden Württemberg, la prisión juvenil Billwerder en Hamburgo, la prisión Klagenfurth en Austria y la prisión de deportación Bässlergut II en Basilea.

La prisión es una de las instituciones que nos muestra muy claramente lo absurdo de nuestra sociedad. El valor de la propiedad se coloca por encima de todo, incluso por encima el de un ser humano. La Oficina de Estadística de la Unión Europea enumera los delitos como «actos que perjudican o están destinados a dañar a una persona, actos de violencia sexual y actos de violencia contra la propiedad» en una misma clasificación. Una gran cantidad de prisionerxs son condenadxs por delitos contra la propiedad. Aproximadamente del 30 al 40 por ciento de lxs presxs cumplen penas de prisión alternativas por no poder pagar las multas que se les imponen. Incluso las personas que han caído en la pobreza en la vejez no están protegidas de tener que ir a prisión a la edad de 70 años por evasión de tarifas. Lamentablemente, vemos esto una y otra vez en los periódicos. La sociedad en la que vivimos causa pobreza y nos divide entre arriba y abajo. Intentar escapar de la pobreza termina con muchxs con la exclusión de la sociedad. Es una herramienta de lxs poderosxs para mantenernos bajo control. Mientras que algunxs ganan millones explotando a las personas y el medio ambiente o especulando con alimentos y viviendas, otros son llamados delincuentes por expropiar lo que la sociedad capitalista les niega.

Para mantener este mundo de opresión y explotación, el Estado necesita la oportunidad de deshacerse de quienes se rebelan contra sus injusticias. La represión se dirige contra aquellxs que escapan del sistema, que buscan formas alternativas de vida y supervivencia, que escapan del control y la opresión, o que se rebelan contra él. Cuando la vigilancia y el control ya no son efectivos, el resultado final es la privación de libertad, el aislamiento de la sociedad, junto con la violencia física y psicológica.

Nuestra sociedad apoya, exige y alienta esta perversión. Vivimos en un mundo en el que las ganancias de unxs pocxs determinan nuestras vidas y la autonomía se criminaliza constantemente. En un mundo así, nadie es libre.

La responsabilidad del encarcelamiento masivo de personas recae en la afirmación de que esto las reintegrará a la sociedad. Afirman que están tratando de reintegrarlxs a la sociedad. Sin embargo, la verdadera función del sistema penitenciario es, en última instancia, romper a las personas que han perdido el rumbo y robarles su autonomía. Su fuerza de voluntad, que se opone a la normalidad capitalista, debe ser destruida. Al hacerlo, la prisión recurre a varias medidas represivas y «no» represivas.En detención abierta, con permisos de día, libertad condicional y una instalación más humana y libertad de movimiento, uno está permanentemente bajo la amenaza de ser encarceladx si no se comporta de manera conforme. En detención cerrada, se otorgan beneficios que se retiran en caso de mal comportamiento. Para las personas particularmente rebeldes, hay aislamiento: 23 horas a solas en una celda y 1 hora de caminata por el patio. Además, se puede imponer una prohibición de contacto, por lo que debe caminar solo. Este aislamiento total tiene como objetivo destruir física y psicológicamente al individux. Si uno no se presenta completamente, se puede imponer una detención indefinida por razones de seguridad, como lo que le sucedió a nuestro compañero Thomas Meyer-Falk.

Hablar de socialización en el contexto del cautiverio es pura farsa, considerando el aislamiento en el que se encuentran lxs prisionerxs. La violencia del Estado contra los seres humanos es más directa que en cualquier otra forma de dominación. En la heteronomía total, las decisiones sobre obediencia o rebelión deben tomarse en cuestión de segundos. La rebelión se castiga de inmediato. La privación de libertad no es ni más ni menos que una necesidad absoluta para la preservación del poder.

Para nosotrxs, cuando luchamos contra las cárceles, significa siempre luchar contra la cruel realidad que nos encarcela todos los días, incluso en el mundo exterior. Significa luchar por una vida autónoma y libre de dominación, hacer frente a todas las autoridades y opresiones y atacar todas las estructuras, instituciones y mecanismos que las mantienen. Estos incluyen no solo estructuras y construcciones institucionales y sociales, tales como Estados y corporaciones, religiones y la lógica de la explotación o el racismo y las relaciones de género existentes, sino también enfoques interpersonales basados en la codicia, la envidia y la competencia.

Vemos este ataque como una contribución a la próxima Semana Internacional de Solidaridad con lxs prisionerxs anarquistas. Nuestros corazones siempre están con aquellxs que tienen que sentarse detrás de las paredes de nuestrxs enemigxs y con aquellxs que tienen que huir de su entorno porque están haciendo todo lo posible para poner sus manos codiciosas sobre ellxs.

¡Los corazones ardientes no pueden ser encarcelados!
¡Libertad para todxs lxs prisionerxs!
(A)

COMANDO AUTÓNOMO THOMAS MEYER-FALK


FUENTE: ANARCHISTS WORLDWIDE
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA


 

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info