LECCE, ITALIA: DERRIBAR LOS MUROS DEL PODER


FUENTE: INSUSCETTIBILE DI RAVVEDIMENTO
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA


DERRIBAR LOS MUROS DEL PODER

Ahora parece que la «ciudad del turismo de Lecce» ya no tolera ninguna disidencia. Una ciudad ahora completamente gentrificada, sinónimo de ciudad controlada. Los muros erigidos tras la expulsión de la nueva ocupación anarquista en el centro histórico, en un edificio de propiedad del municipio, hablan por sí mismos. Fuera del consumo, no se otorga nada. Y el centro histórico de Lecce es ahora totalmente un lugar de consumo, que incluye bares y restaurantes, bares de moda y tiendas de lujo, hoteles y B & B. Para lxs residentes del pasado, identificadxs como habitantes del centro histórico, no queda lugar. No hay lugar para refractarixs de ningún tipo. Los muros representan a aquellxs que no se adaptan o son diferentes: ya sean inmigrantes que viven en el Giravolte por más de veinte años, o aquellxs que desean tomar un espacio para expresar sus ideas y deseos. Esos muros son la expresión exacta del poder. Llámenos con Salvini o llámenos con Salvemini (alcalde de Lecce), de hecho, los procesos realizados son los mismos. Con la brutalidad lo primero, con una sonrisa lo segundo, la seguridad y el decoro son la parte central de la agenda del poder. Agenda que significa más y más policías en las calles, TSO, aniquilación de la vida social, expulsión de indeseables, control total, homologación. Porque todo está conectado y no es posible sentirse ajenxs.

Solo aquellxs que tienen los ojos cerrados no pueden darse cuenta de cuánto y cómo está cambiando este territorio, cuánto y cómo las personas que viven allí están cada vez más desposeídas de su existencia. Los árboles se erradican y el paisaje se borra, reemplazado por plantas, centrales eléctricas y cemento. Los espacios están cerrados para erradicar el pensamiento crítico, la disidencia, la rebelión. Por la policía o por la burocracia, la Autoridad solo quiere afirmarse a sí misma y su totalitarismo. Este concepto básico de un estado policial es básicamente el concepto básico de un estado democrático y sus administradores. El resto es hablar de bar. Pero si se erigen los muros, lo más simple y urgente es demolerlos, sea lo que sea que representen. Fronteras, moralidad, aniquilación del pensamiento crítico. Erradicar la refractariedad de la naturaleza salvaje, así como la naturaleza antiautoritaria, no es una tarea fácil.

«Romper, siempre reducir, porque se eliminaron muchos más abusos en el presente, muchas soluciones igualitarias preparadas para el futuro» – E. Cœurderoy.

Biblioteca Anarquista Desorden
Correo electrónico: desorden(at)riseup.net

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info