FUENTE: INSUSCETTIBILE DI RAVVEDIMENTO
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA


No niego cierta monomanía. A menudo he tenido que lidiar con la represión. Lo he sufrido, lo he enfrentado, he tratado negativamente de entender algo de eso. Escribí sobre ello durante años en revistas, si acaso porque me preocupaba a mí y a otros compañeros personalmente. Irónicamente, me encuentro haciendo lo mismo ahora durante algunos años, pero como prisionero y junto con otros en la misma condición, en relación con la investigación que condujo a mi arresto y la de varios otros compañeros, con cinco de nosotros siendo sentenciados. Felizmente lo haría sin ser el centro de atención, pero quiero mantener informados a todos los compañeros. Lo quiero porque un juicio es la culminación de varias experiencias que es bueno volver a discutir a veces para no dejar que caigan al nivel de la opinión inútil.

En el juicio llamado «Scripta Manent» se organizaron todo tipo de cosas. En un año y medio de audiencias en la corte, sin mencionar la cantidad de documentos presentados, obviamente se trataron biografías personales con respecto al acusado y a otros: hubo digresiones históricas de policías sobre la anarquía, discusión de procedimientos judiciales anteriores contra anarquistas, prácticas armadas – pasadas y presentes – publicaciones y experiencias callejeras… «Un enredo a veces inextricable», un juez inicia con la premisa del informe de las motivaciones de la sentencia. Ya es una buena noticia saber que la anarquía es incomprensible para las mujeres y los hombres del derecho. Pero veamos qué escriben al final del juicio de primera instancia. [Todo entre comillas («») se toma del informe de las motivaciones de la sentencia].

En primer lugar, la FAI [Federación Anarquista Informal]. Para describirlo en la sentencia, recurren a la teoría de los conjuntos. Hay un conjunto más pequeño que responde a los cánones de una asociación subversiva-terrorista real con una estructura estable, duradera en el tiempo, que «se destaca por encima de las personas y grupos que forman parte de ella». Esta es la «asociación FAI». Luego hay un conjunto más grande que contiene el primero. El conjunto más grande es la forma en que la asociación FAI quiere presentarse al público, es decir, como un instrumento que existe solo en el momento de la acción, capaz de comunicarse a través de reivindicaciones y sin conocerse directamente. Por lo tanto, tiene características que es posible encontrar en varios comunicados firmados por la FAI, desde su origen hasta la actualidad, así como en las declaraciones y discusiones de los compañeros al respecto. Supuestamente contiene, además de la asociación FAI, también las diversas células FAI «autorizadas por los creadores del acrónimo para usarlo, pero que no forman parte de la estructura FAI». Este conjunto es lo que el juez llama el «método FAI», considerándolo una máscara utilizada por la asociación con el único objetivo de protegerse de la represión.

Esto se debe a que el método FAI, a diferencia de la asociación FAI, no corresponde a los cánones del artículo 270bis de la ley. Supuestamente, la asociación se burló de los policías y los compañeros idearon todo esto solo como fachada, en parte para protegerse, en parte para explotar las acciones de «lobos solitarios» inconscientes, lo que nunca está de más.

Esta visión de la anarquía, a medio camino entre el sectarismo al estilo Babeuf y la cobardía, una visión que nunca surgió durante el juicio, se presta a ser un vacío judicial que evita que el juez se ocupe de todas las absoluciones judiciales anteriores relacionadas con la FAI con respecto a la ley 270bis. Estos no se tienen en cuenta porque en todos esos precedentes el método FAI supuestamente se puso a prueba.

Otro conjunto, que comprende los dos grupos de la FAI recién descritos y otros presentes fuera del Estado italiano, es el llamado FAI-FRI, a su vez reincorporado a la Internacional Negra.

Para dar una base mínima a la teoría de los conjuntos, el axioma al que se refiere la sentencia es la jurisprudencia más reciente de terrorismo islámico, del cual el mismo juez es uno de los productores más fervientes, al menos en la provincia de Turín, ya que a menudo se le pide que decida sobre algún apologista del destino a través de Facebook. De ahí la referencia a los lobos solitarios, «terrorismo individual típico de la matriz islamista, pero también rastreable en la matriz anarquista, basada en un modelo horizontal». El paralelo continúa al atribuir tanto a ISIS como a la FAI un horizonte de lucha tan vasto que aprovecha «cualquier acto de violencia y terrorismo» y obtiene atribuciones incluso de personas desconocidas.

A algunos de los condenados, ya juzgados en el pasado por el 270bis en relación con la FAI, se les concede la exclusión de un segundo juicio por el período que se examina en investigaciones anteriores. Por lo tanto, la asociación da como resultado ajustes y arranques, que funcionan solo para ciertos segmentos de tiempo. La rótula de Adinolfi entra así en un período no operativo para Alfredo y en un período operativo para Nicola. «Una maraña inextricable», de hecho, de la cual el juez parece salir más confundido de lo que ya había aparecido en su premisa.

Por lo tanto, los períodos no operativos están cubiertos por absoluciones judiciales anteriores, pero el juez de Turín termina condenando a las personas que reevalúan con precisión los elementos que se consideraron poco influyentes en esos mismos juicios. Él piensa que es posible hacerlo solo ahora porque «exclusivamente por los analistas cuidadosos de los Digos de Turín» finalmente habrían hecho posible leer todo esto de manera coherente.

Se pone gran énfasis en un escrito sobre la época del juicio de Marini firmado por varios compañeros, incluidos algunos de los que están siendo ahora juzgados. Una parte del escrito en la que el juez discierne el pensamiento FAI en forma embrionaria. Paradójicamente, por lo tanto, según él, en la década de 1990, algunos de los que estaban en juicio expresaron públicamente la necesidad de crear una organización armada en un texto firmado con nombres y apellidos, mientras que desde 2003 en adelante en textos anónimos difundidos a través de la FAI evitaron hacer esto, por miedo a las consecuencias.

Este texto, junto con la «visión general» (personificada irónicamente por un policía de la Digos de Turín involucrados en la investigación, llamado Quattrocchi [cuatro ojos]) permitiría, como decía, con elementos antiguos ya examinados y descartados en otros investigaciones para convertirse en una «evidencia seria», ya que ahora conducen, entre otras cosas, a identificar a Alfredo como el promotor de uno de los grupos fundadores de la FAI, la Cooperativa Artigiana Fuoco e Affini (ocasionalmente spettacolare) [Cooperativa de artesanías de fuego y afinidad] (ocasionalmente espectacular ). En particular, esto sucede a través de la pesquiza del informe de un experto en ADN previamente descartado por otro juez. Desde este punto, como una cascada, con el mismo procedimiento y considerando las relaciones entre compañeros como «contactos calificados», las condenas restantes se deducen en lo que respecta a la asociación. Cinco en total.

Según la sentencia, se alega que este núcleo de 5 personas ha mantenido relaciones en un nivel diferente más sutil que con el resto del mundo, un nivel en el que la FAI se presenta, camuflando y protegiéndose detrás de otros compañeros inconscientes, tanto en grupos editoriales como en el mundo más amplio de acciones que forman parte del método FAI.

En lo que respecta a las revistas y blogs, no se reconoce la instigación a cometer un delito porque para el juez puso en marcha una actividad de propaganda subversiva, un delito que ya se ha derogado.

Con respecto al Frente Revolucionario Internacional, «faltan elementos que demuestren la existencia de un organismo multi-subjetivo capaz de tener una voluntad autónoma en comparación con la de los individuos o las asociaciones nacionales individuales». Se establece que la comunicación entre grupos se realizó solo a través de la acción y sin conocimiento recíproco, excluyendo así al FRI de la aplicación de los cánones de 270bis.

Alfredo recibe la «Operación parques limpios» (Operazione parchi puliti) de la Cooperativa de artesanías de fuego y afinidad (ocasionalmente espectacular ), contra lo que entonces se llamaba CPT (ataque en la sede con paquetes bombas a la RIS de Parma + en Cofferati), aunque fue absuelto por el crimen de «ataque terrorista», pero fue condenado por «fabricar, detener y transportar un artefacto explosivo en un lugar público», en el caso de Parma porque la bomba descubierta sin explotar tenía el interruptor en apagado. También se le reconocen las tres fases de la «Operación HÁGALO USTED MISMO», siempre contra el CPT de la RAT (ataque a la Escuela Carabinieri de Fossano, paquetes explosivos en Coema, Chiamparino y Fossati, tres dispositivos explosivos en el distrito Crocetta de Turín). Fue sentenciado como promotor de la asociación para los segmentos de tiempo desde 2003 hasta agosto de 2007 y desde el 23 de octubre de 2013 hasta hoy. Es absuelto por los paquetes explosivos contra los CPT de Narodnaja Volja. Veinte años en prisión.

Anna es sentenciada a 17 años. A diferencia de Alfredo, ella también es absuelta por la «Operación parques limpios». Además, tanto para la calificación de la masacre para los ataques de Fossano como para los cambios de Crocetta. De la masacre política pasa a la masacre común. Esto se debe a que, según la sentencia, «una persona, incluso si tiene la condición de funcionario público, no puede representar la personalidad del estado y un ataque contra el individuo no puede trascender automáticamente en un ataque contra el estado».

Nicola es sentenciado a 9 años como promotor de la asociación por todo el período de tiempo, desde 2003 hasta hoy.

Sandro y yo somos sentenciados a 5 años como participantes. Sandro durante todo el período, desde el 18 de mayo de 2010 hasta hoy.

Por la bomba en el tribunal de Civitavecchia del «Comité Pirotécnico por un año extraordinario», Francesca y Alessandro son absueltos.

18 compañeros fueron absueltos de todos los cargos.

En cuanto a la consultoría llevada a juicio por la fiscalía, no se le da valor a la lingüística que, absurdamente, es precisamente lo que inspiró el nombre de la investigación. A partir de la grafológica, es posible reconocer la imposibilidad de reconocer al autor de una escritura normografiada, mientras que la «probabilidad promedio» de identificar la de un manuscrito. El informe de ADN de la acusación por el ataque de Parma, como se mencionó, es aceptado.

Una vez que termina la primera instancia, Sparagna redacta su apelación contra la sentencia, haciendo que la estructura de asociación descrita por el juez funcione bien, aunque distorsiona completamente la establecida por él en caso de una acusación. Al hacerlo, pasa del comportamiento digno de un felpudo y reverente hacia la corte que se mantuvo durante el juicio al de un acosador preadolescente enojado a quien le quitaron el juguete. En su histeria, pidió escuchar a otros testigos en la sala del tribunal, así como adquirir la documentación de la autoridad judicial griega sobre las acciones llevadas a cabo por el CCF y las sentencias en su contra, a partir de 2011. Luego cree que no se le debe otorgar circunstancias atenuantes generales para el acusado, dada la conducta agresiva mantenida en la sala del tribunal y algunos delitos dirigidos al código penal, al mismo fiscal y a la policía de Quattrocchi. Por lo demás, informa completamente las acusaciones de primera instancia. Por lo tanto, también apela contra la diferenciación de la calificación de la masacre, y también contra la asociación en momentos alternos. Solo variantes: a Erika no se le acusó de participar en una asociación subversiva, sino solo de instigación en CNE y Anarhija; sin recurso contra Carlo, Patrizia y Alessandro Settepani. Además, temiendo que una de las investigaciones que le valió el ascenso a la Dirección Nacional Antimafia, o en el deseo masoquista de que se abordara un nuevo delito, incluso en segundo instancia, Sparagna solicitó ser parte de la fiscalía general adjunto, en el tribunal de apelación, por lo tanto, para perseguir personalmente la acusación también en segunda instancia, probablemente con la esperanza de poder llevar a casación una estructura asociativa más armoniosa y fluida que la que surgió de la primera instancia para llegar a fin de mes con dos sentencias sin prestando demasiada atención a las formas.

Una vez que este informe esté terminado, todavía quiero decir dos cosas más para que una sentencia no sea un simple hecho digno de ser revelado con fines informativos.

No deben asustar la seriedad de una sentencia, ni la inclusión en el código penal de las experiencias incluidas en el índice. En Turín, con la apertura del proceso de apelación, más de veinte años de historia, las teorías y prácticas de la anarquía volverán a juicio. Un aula llena de compañeros es de un gran placer porque es la señal de un interés en lo que está sucediendo allí y una manera de no permitir que un proceso se reduzca a un asunto personal, un accidente en la vida.

No digo esto razonando en términos de defensa. Incluso si deseara ser engañado al pensar en deshacer un proceso con la presencia del público. En cambio, digo esto porque con el tiempo existe el riesgo de que la videoconferencia conduzca a abandonar las aulas por una razón mucho más trivial por no tener una manera para interactuar con los prisioneros. Esto es quizás en parte lo que sucedió en nuestro caso en primera instancia, donde la videoconferencia a veces ha desmotivado la solidaridad, mientras que los prisioneros informaron a sus compañeros sobre el progreso de las audiencias.

Si quieren pensar en términos de oportunidades, un evento represivo también puede ser un estímulo, ciertamente no agradable, para discutir o debatir sobre mil cosas. En la cantidad de documentos llevados a juicio por la fiscalía no solo existe la obsesión de un fiscal,  quienes lo manipulan o de sus subordinados, sino tambien una miríada de argumentos y experiencias tangibles que el movimiento anarquista ha podido producir. Lo interesarse en todo esto puede ser una oportunidad para el crecimiento, más útil que la ansiedad de ser compacto para no desfigurarse frente a la represión.

La investigación «Scripta Manent» toma como pretexto el debate de aquellos compañeros que en el momento de otro juicio, el llamado Marini, pudieron continuar hablando de la anarquía sin una calculadora en sus manos. Y no hubo controversia estéril. Porque si estamos acostumbrados al hecho de que son procesos estériles, es igualmente cierto que estos deben ir acompañados de debates, absolutamente vitales para una anarquía que no quiere continuar por inercia.

Aquí en los últimos años, el primero de los últimos ha sido más notable de lo que se sabe en público. Acostumbrado a sonar en cada soplo de viento, se pierde la sensación de controversia. Muy a menudo, las críticas se consideran ataques personales, contraproducentes en muchos aspectos, especialmente el represivo. Además, a personas miserables como Sparagna les gustaría obligarnos a mantener un perfil al menos tan bajo como el sentido crítico. Esto ya debería ser suficiente para empujarnos, fuera de la terquedad, a dar nuestra opinión. Pero esa no es la razón principal.

La historia está llena de controversia y silencio. Entre los primeros, por ejemplo, en hablar de la revolución, incluso en tiempos difíciles de guerra entre estados, Malatesta argumentó, en su «Respuesta a los 16 anarquistas del gobierno», y el título es suficiente para captar el tono de la controversia, contra los signatarios de la Manifiesto «intervencionista» de Kropotkin, Malato, Guillame, Cornelissen, Grave… Entre estos últimos podemos mencionar la amplia difusión de muchos anarquistas a la famosa condescendencia de Berkman y Goldman con el bolchevismo hasta que llegó la masacre de Kronstadt. Por el amor de Dios, no es mi intención buscar precedentes ilustres. Pero dado que a menudo nos sentimos conmocionados por las divergencias a fuerza de vivir en las falsas recreaciones de un pasado idílico en términos de relaciones entre anarquistas, solo quiero decir que una vida tranquila y sin críticas puede ser un presagio de desastres más grandes de lo que puede hacer una controversia sincera Por lo tanto, estoy totalmente a favor de los problemas porque es una razón de crecimiento para todos los compañeros, siempre que no solo se sientan los efectos negativos sino también los debates vitales que los generan.

Habría muchos problemas sobre como seguir haciéndolo. La FAI es ciertamente un tema incómodo, casi inmencionable. Las dudas para nombrarla son absolutamente «super divisorios», invierten casi por completo el movimiento anarquista italiano. Está claro que algunos silencios en torno al proceso derivan del manto de ansiedades y temores que a los policías les gustaría crear a su alrededor. Sin embargo, si observamos las numerosas investigaciones que han comenzado en los últimos años, vemos que están tratando con acciones antimilitaristas, contra la RCP, en solidaridad con los prisioneros anarquistas. Si observamos las luchas en curso, las marchas, los bloqueos y las manifestaciones públicas, notamos, por supuesto, la recurrencia de temas similares.

Ahora veamos el juicio «Scripta Manent»: tres acrónimos pertenecientes a la FAI llevaron a cabo tantas campañas contra el entonces CPT de 2005 a 2007, el RAT celebró en su camino el 2 de junio golpeando un cuartel en una confrontación desigual con las bombas lanzadas por Occidente sobre Irak y Afganistán, más otras acciones y referencias a prisioneros y contra la represión, siempre sujeto a este proceso. Aquí también, campos de concentración, militarismo, represión entre los objetivos. Aquellos que atacan al firmar la FAI ciertamente no identifican objetivos que son ajenos a la esfera anarquista, en todo caso, se caracterizan por un cierto enfoque de la lucha.

En cambio, noto una cierta dificultad, dentro de muchas luchas públicas, para mencionar este proceso, los temas cubiertos, las campañas realizadas y los objetivos afectados, aunque son temas que se repiten en esas mismas luchas.

Hay que decir que los compañeros que los llevan a cabo no han renunciado a brindar solidaridad a los afectados por la investigación «Scripta Manent», mientras se mantienen en silencio en esas luchas. Entonces hubo una especie de división, una solidaridad según el contexto.

No es una cuestión de convergencia de luchas, sino de formas de abordarlas o evadirlas. Tampoco quiero parecer ecuménico con un brote retrasado, todo lo contrario. Es triste tener que tener en cuenta hasta qué punto luchas particulares tienen los mismos fines. No pueden mirar fuera de sí mismos, casi cegados por la visión estrecha, cuando, por el contrario, el patrimonio anarquista tiene mucho que ofrecer. Una herencia de la que uno debe estar orgulloso, siempre y en todas partes, en lugar de considerarlo inapropiado a veces. Ciertamente faltan las señales, en todo caso, la buena voluntad de poder captarlas y difundirlas.

Afortunadamente, nadie ha carecido nunca de solidaridad en estos años. Esto debe decirse claramente. En todo caso, estaba más intimidada por el hecho de que podía ser explotada por la represión en lugar de interesarse en expresarse libremente incluso con sus contrastes intrínsecos beneficiosos. Este contraste de opiniones es el mejor antídoto para el aplanamiento del pensamiento. Así que bienvenido

Tal vez necesitamos sacudirnos del miedo de hablar por miedo a que este no sea el momento adecuado porque los policías leen, escuchan, observan… Es una cosa, esto de control, que siempre sucederá. La única forma de no dar vueltas en círculos donde la represión quiere restringirnos es no adaptarnos a ella. Volver a hablar de acción, método, herramientas… o más, simplemente para evitar callarnos definitivamente.

Marco