ITALIA: INTERVENCIÓN DE ALFREDO COSPITO EN EL DEBATE SOBRE LA LUCHA CONTRA LA ENERGÍA NUCLEAR POR LA INICIATIVA «USTEDES LE DAN VEINTE AÑOS, NOSOTROS LE DAMOS LA PALABRA».

Intervención en el debate sobre la lucha contra la energía nuclear celebrado durante la iniciativa «Ustedes le dan veinte años, nosotros le damos la palabra»

El siguiente texto es el discurso del anarquista encarcelado Alfredo Cospito en el debate sobre la lucha contra la energía nuclear celebrado durante la iniciativa «Voi gli date vent’anni, noi gli diamo la parola» («Ustedes le dan veinte años, nosotros le damos la palabra»), en el Circolaccio Anarchico, en Spoleto, el 20 de marzo de 2021.

Después de ver esta película sobre la tragedia de Chernóbil, me pidieron que diera un Intervención.

¿Qué decir?

Los últimos nueve años de mi vida los he pasado encerrado en una celda porque, junto con un compañero, disparé a uno de los ejecutivos nucleares más importantes de Italia en aquella época. Lo hicimos porque no queríamos que ocurriera aquí lo que han visto en esta película. Una motivación muy simplista, pero eso es lo que ocurrió.

¿Valió la pena?

Me gustaría pensar que nuestra acción, aunque sea aislada, tuvo su peso. Lo único cierto es que este tipo de acciones no serán nunca recuperables por el sistema. Podrán ser demonizadas pero nunca recuperadas, y mucho menos anuladas, porque plantean un ultimátum al poder, y desde mi punto de vista eso es más que suficiente para jugárselo todo, la libertad e incluso la vida.

Sí. Al fin y al cabo valió la pena.

No queríamos matar, sólo queríamos herir, levantar un muro infranqueable frente al cinismo tecnológico y asesino de científicos y políticos sin escrúpulos: «Más allá de que no vayas, no traerás la energía nuclear a Italia, de lo contrario nos opondremos con todos nuestros medios».

Hace nueve años, cuando dimos el golpe, la posibilidad del regreso de la energía nuclear a Italia parecía resurgir con fuerza. Acababa de producirse lo de Fukushima, y en «nuestro» país, años y años de lucha contra la energía nuclear parecían correr el riesgo de desaparecer, y esto ocurría en total silencio. En aquel momento, y todavía hoy, Italia, a través de Ansaldo Nucleare, contribuye a la construcción de centrales nucleares en países como Rumanía y Albania. Poco antes de nuestra acción, un accidente durante la construcción en uno de estos sitios mató a dos trabajadores. En Italia nadie hablaba de ello, salvo los pocos ecologistas y anarquistas utópicos que temían el regreso de las centrales a «nuestro» territorio, y muchos partidos apoyaban esta perspectiva de pesadilla. Por supuesto, no me hago ilusiones de que nuestra acción haya bloqueado el regreso de la energía nuclear en Italia, pero les hemos metido algo de miedo. Hicimos nuestra contribución, aunque limitada, y tuvo su peso, y no creo que fuera tan insignificante como querían hacernos creer.

Hoy en día, el gobierno italiano debe, necesariamente, «eliminar» los residuos nucleares de las antiguas centrales desmanteladas, escondiendo bajo la alfombra 78.000 metros cúbicos de residuos radiactivos en Piamonte, Cerdeña, Toscana, Lacio, Apulia, Basilicata y Sicilia. Lo hacen pasar por la «eliminación» de residuos radiactivos de baja actividad, productos de la chapa y otros residuos médicos, pero en realidad intentan hacer pasar, por debajo de la mesa, la «eliminación» de una radiactividad mucho más peligrosa, los residuos de las antiguas centrales nucleares.

Que quede claro, la solución no puede ser sacar nuestros residuos fuera de Italia, tal vez como ya se ha hecho en el pasado en África, utilizando países más pobres como basureros de nuestra mierda nuclear. Un movimiento «ecologista» que impulse esto es un «ecologismo» burgués e infame. Aquellos que se oponen a las estructuras de almacenamiento nuclear porque el valor de su propiedad está bajando nunca tendrán mi confianza. Son el tipo de personas que han introducido la política más descarada en el movimiento anti-TAV (tren de alta velocidad). Siempre dispuestos a vender las luchas, a desvincularse de las acciones. No podemos apelar a ciertos instintos burgueses, ni podremos hacer la vista gorda cuando los alcaldes, las instituciones locales de estos países, exijan indemnizaciones o lloriqueen por sus propiedades, sus negocios, sus pérdidas económicas. Volver a tratar con estos personajes sería desastroso. Un antiguo dicho hebreo dice: «El ser humano es el único animal que puede tropezar dos veces con la misma piedra». Intentemos no repetir los mismos errores, veinte años de lucha contra el TAV deben habernos enseñado algo.

Sería estúpido y contraproducente que buscásemos «soluciones», paliativos para hacer la tecnología más aceptable, «ecológica». Estamos tan en contra del almacenamiento nuclear como de los aerogeneradores: en este campo no hay medias tintas. La única solución real y definitiva a los residuos nucleares es luchar por todos los medios para que las centrales nucleares cierren en todas partes. No podemos dar vueltas, es una cuestión de vida o muerte. El planeta se está muriendo, sólo hay una cosa que hacer: destruir desde dentro la sociedad tecnológica y capitalista en la que estamos obligados a vivir. Es inútil huir, es hipócrita labrarse un pequeño paraíso en la tierra, aunque no quieras, te conviertes en cómplice; es criminal buscar paliativos, engañarse pensando que la tecnología puede llegar a ser «ecológica». No es el número de participantes en una manifestación lo que nos dará resultados, sino la fuerza y la radicalidad de nuestras acciones. Esta es una de nuestras peculiaridades, como anarquistas apuntamos a lo cualitativo, no tanto a la cantidad de gente detrás de una pancarta sino a la calidad de las acciones, de nuestras vidas. La gente vendrá pero dependerá de nuestra coherencia y honestidad de objetivos y también de nuestra proyectualidad revolucionaria. El primer obstáculo que encontramos en este ámbito es siempre el mismo, el ecologismo cualunquista burgués.

Con esto no quiero argumentar que debamos aislarnos, ciertamente luchamos al lado de la gente que está directamente afectada por estos depósitos nucleares, participamos en las manifestaciones, en las reuniones en las calles, pero no sacrificamos nuestro punto de vista a la «realidad», al compromiso. Intentamos ser siempre críticos con quienes nos encontramos a nuestro lado y, sobre todo, no limitamos nuestras acciones en nombre de una supuesta incomprensión por parte de la gente.

Participemos en las asambleas (si las hay) pero no mistifiquemos nuestro verdadero objetivo, la destrucción de la sociedad tecnológica, la construcción de una sociedad libre de Estado.

Recordemos también que actuando al margen de las decisiones de las asambleas no estamos haciendo ningún daño a la colectividad en lucha, simplemente estamos expresando nuestro ser anarquista.

No nos desvinculemos en nombre de una lucha común de las acciones violentas que se producirán, si es que se producen, aunque no las compartamos. Renunciemos a los falsos beneficios (comodidades) que nos «regala» esta sociedad podrida, seamos consecuentes.

Creo que estas son las pocas lecciones que las luchas ecológicas «sociales» nos han dado en las últimas décadas.

Quizás aparezca en el horizonte otra oportunidad, una oportunidad que no hay que desaprovechar. Estoy firmemente convencido de que bastaría con no repetir los errores de siempre para encontrarnos con resultados inesperados.

Se podría condensar todo este soliloquio mío en un concepto muy sencillo: «multiplicidad de acciones sin prejuicios ni apuestas».

Acabemos con la paranoia de la vanguardia, del espectáculo de las acciones, dejemos que cada uno actúe como quiera, todo armonizará en un «unicum», y sobre todo desvinculémonos de las disociaciones.

Puede que me haya salido del tema, pero creo que habrá anarquistas entre ustedes. El mío es un discurso de un anarquista dirigido más a los anarquistas que a otra cosa, pero espero que haya sido recogido por todos, aunque represente un punto de vista «particular».

Lo que sí es cierto es que los problemas a los que nos enfrentamos hoy afectan a todos, a la vida de todos.

Me gustaría mucho participar en el debate allí con ustedes, pero por razones de fuerza mayor me es imposible.

Un saludo anarquista y revolucionario,

Alfredo Cospito
Prisión de Ferrara


FUENTE: MALACODA
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info