ITALIA: CABEZA EN ALTO – EL GIRO AUTORITARIO DE NUEVA FORMA Y LA REPRESIÓN ANTIANARQUISTA EN ITALIA

Aporte para el encuentro en el espacio anarquista Motín de los editores anarquistas de «Vetriolo». Madrid, 27 de febrero de 2021

Gracias a lxs compañerxs por la invitación, lamentamos que no hayan podido venir más compañeros. La causa de esta reducida presencia son las restricciones relacionadas con las leyes represivas promulgadas por los gobiernos, con el pretexto de la pandemia. Sin embargo, nos gustaría volver para nuevos enfrentamientos lo antes posible.

En las páginas de «Vetriolo» hemos definido el clima represivo que se respira, en Italia y en general en todo el Occidente democrático, como un «giro autoritario de nuevo cuño». Intentemos explicar mejor el significado de esta definición.

Una de las razones que nos impulsó a buscar una definición específica para el clima represivo de nuestra fase histórica, es la insatisfacción con las categorías clásicas del antifascismo. Algunxs de nosotrxs no creemos que exista de hecho un peligro fascista en la actualidad. Por supuesto que hay muchxs fascistas y también son muy peligrosxs, pero algunxs compañerxs de la redacción no creen que haya un peligro histórico y político de que se establezcan regímenes fascistas en Occidente. De hecho, pensamos que el fascismo fue una respuesta del Estado al peligro revolucionario. Como hoy no hay peligro de revolución social, desgraciadamente, tampoco creemos que el Estado liberal se convierta en un Estado fascista.

No todxs lxs compañerxs de la redacción están de acuerdo con esta deducción. Sin embargo, todxs están convencidxs de la insuficiencia de las categorías clásicas con las que se ha abordado el fascismo en el último siglo. Por ejemplo, la respuesta tradicional al fascismo se ha plasmado en el llamado «frontismo». En España han conocido el caso clásico de este «frontismo»: el Frente Popular. El Frente Popular es una amplia alianza de todas aquellas fuerzas que, por razones diversas y a menudo radicalmente divergentes, se oponían al avance de las fuerzas franquistas. Se trata, por tanto, de una alianza en la que confluyen fuerzas autoritarias y antiautoritarias, fuerzas burguesas y fuerzas proletarias. Los horrores históricos del Frente Popular pueden verse en el momento en que los anarquistas llegaron a ser ministros del gobierno republicano. Es una verdad histórica que la revolución social no fue derrotada por Franco, sino antes por las propias fuerzas del Frente Popular: el desarme de las milicias, la restitución a los antiguos propietarios o la nacionalización de las empresas autogestionadas en Cataluña, la negativa a conceder la independencia a los territorios coloniales en Marruecos, el asesinato de muchos anarquistas por los comunistas, etc. Opciones, las de los frentistas, que además de ser éticamente infames, eran contraproducentes para la propia lucha armada contra el fascismo. En Italia hemos conocido un ejemplo aún peor de frontismo en el CLN, el Comité de Liberación Nacional. El CLN era una alianza tan amplia que reunía a comunistas, socialistas, demócratas cristianos e incluso monárquicos. Todos se unieron con el objetivo de expulsar a los fascistas y a los ocupantes alemanes. Un frente tan amplio como para haber expresado, en un primer momento, incluso a un antiguo jerarca fascista como Pietro Badoglio como presidente del Consejo de los territorios «liberados».

Como creemos que el antifascismo lleva en su propio ADN el germen del frontismo, preferimos no hablar de un nuevo peligro fascista para la fase histórica que vivimos, sino de una nueva forma de giro autoritario. Significa que incluso la respuesta de lxs anarquistas, la única respuesta revolucionaria posible hoy en día, debe ser una respuesta antiautoritaria de una nueva forma.

Esta hipótesis nuestra no sólo se basa en los acontecimientos del pasado, sino que también se refleja en la dinámica actual. Hemos asistido en la última década a una lucha de poder en todo el mundo entre las fuerzas nacionalistas, los llamados soberanistas, de la nueva derecha de Trump, Salvini, Bolsonaro, Orban, etc., y las fuerzas liberalistas, las fuerzas de la globalización, encarnadas por las élites proeuropeas, el BCE y el Partido Demócrata en Estados Unidos. Ambas fuerzas en el campo en este choque de poder son nuestrxs enemigxs. Ambas facciones de la burguesía mundial son las portadoras del giro autoritario de nuevo cuño. Centrarse únicamente en la lucha contra los derechistas supondría el riesgo de convertirnos en aliados objetivos de los liberalistas, de la Unión Europea, de las multinacionales, de la izquierda estadounidense. Lo hemos visto en Estados Unidos, donde las luchas antifascistas y antisexistas se han recuperado finalmente para dar la victoria a Biden. Un nuevo presidente que amenaza con ser mucho más agresivo que Trump en materia de política exterior (ya amenaza a Rusia, China e Irán).

Los gobiernos cambian, pero las políticas siguen siendo las mismas. El giro autoritario de nuevo cuño se ha acelerado increíblemente durante este último año pandémico. Leyes liberticidas con el tiempo de ocio de los individuos y al mismo tiempo extremadamente permisivas con la producción industrial han sido la medida de todos los gobiernos, de todos los colores políticos. El control social ha pasado por las nuevas tecnologías, las multas, el terrorismo mediático y la obediencia masiva. Unx sólx puede salir de casa para ir a ser explotadx.

La situación en Italia es especialmente dura. A nivel de represión de masas, tuvimos el encierro más duro de todo Occidente. Mientras 60 millones de personas estaban literalmente encerradas bajo arresto domiciliario durante unas 10 semanas, la Confindustria presionaba para dejar sus fábricas abiertas, provocando el contagio y haciendo que el resto de la población continuara con sus medidas restrictivas.

Las leyes de represión colectiva del último año se han sumado a una legislación contrarrevolucionaria ya muy severa. Las leyes especiales redactadas a finales de los años setenta y ochenta del siglo pasado para contrarrestar la propagación de la lucha armada nunca han sido abolidas, sino que se han endurecido progresivamente en los últimos treinta años.

Hoy en día, muchxs anarquistas están sometidos a una Vigilancia Especial, una medida policial que ni siquiera pasa por un juzgado, que impide al compañero afectado hacer cualquier actividad pública, participar en manifestaciones, reunirse con delincuentes, salir de casa por la noche o cambiar de ciudad sin avisar antes a la propia policía. Si se infringen estas medidas, se corre el riesgo de ser encarcelado o de que se prolongue el periodo de Vigilancia Especial.

Decenas de anarquistas han sido detenidxs en los últimos años gracias al artículo 270bis del Código Penal. Un artículo que golpea a las «asociaciones subversivas», por lo tanto golpea el hecho mismo de que te asocies, independientemente del delito concreto que te acusen de haber cometido. El castigo para el 270bis es de hasta 15 años de cárcel, en regímenes especiales de detención (normalmente lxs presxs de carácter político son encerradxs en secciones AS2, pero todavía hoy hay en Italia tres presxs comunistas encerradxs en la 41bs, la dura cárcel de la mafia). El artículo 270 bis se ha utilizado a lo largo de los años para golpear no sólo a lxs acusadxs de haber realizado acciones directas, sino también a las redacciones de los periódicos anarquistas, a los blogs, a todxs lxs que difundían las denuncias, a los que se declaraban afines al contenido o a las prácticas expresadas en ellxs, a lxs que organizaban actos de solidaridad o a lxs que recaudaban dinero para los juicios.

Queremos contar todo esto sin ningún tipo de victimismo. El Estado golpea, a menudo al azar, porque es atacado. Si ha habido una fuerza que en este nuevo siglo ha atacado al poder, especialmente en Europa y América Latina, ésta ha sido el anarquismo. Recientemente dos compañeros, Anna Beniamino y Alfredo Cospito, fueron condenados a 16 años y 6 meses y 20 años respectivamente, en un maxi-juicio en el que se sentó en el banquillo la historia de toda la Federación Anarquista Informal. La historia de la insurgencia de los últimos 20 años es reducida por el poder a la historia de los asuntos criminales de unos pocxs compañexs. Una historia que se pretende enterrar, sepultando a estxs compañerxs a muchos años de cárcel.

Por lo tanto, no nos quedaremos de brazos cruzados. El Estado se vuelve cada vez más autoritario a medida que el control social del capital entra en crisis. Desde este punto de vista, nos parece que la actual pandemia mundial no representa ninguna novedad cualitativa, sino un elemento de aceleración de un proceso ya en marcha desde hace tiempo.

Por lo tanto, queremos destacar cómo este nuevo giro autoritario, que afecta a lxs anarquistas y ahora afecta a toda la sociedad en general, continúa actualmente -en Italia y en el mundo- sin una modificación efectiva de la envoltura política democrática de los Estados. No se han suspendido las constituciones, no se han cerrado los parlamentos, no se han disuelto los sindicatos. Esta es una novedad peculiar del nuevo régimen autoritario del siglo XXI. A diferencia de hace cien años, el giro autoritario actual se produce sin golpes de Estado y sin «revoluciones fascistas». Es en el contexto de la formalidad democrática, incluso en Italia en el contexto de una república parlamentaria con gobiernos generalmente débiles y de corta duración. En resumen, el Estado actual es tan refinado que es perfectamente capaz de operar una suspensión efectiva de las «libertades» de sus súbditos, sin dañar en lo más mínimo su estructura democrática formal, incluso preservando sus crisis y trabas ministeriales.

Por tanto, debemos evitar caer en la trampa de una dinámica defensiva, de mera resistencia. No hay necesidad de resistir el avance de un régimen, no hay necesidad de formar un frente común con lxs demócratas, los liberales, la izquierda. Más bien hay que declarar en quiebra la organización social basada en la autoridad del Estado y la propiedad del capital. Nos corresponde atacar a una sociedad podrida, una sociedad que ahora se mantiene efectivamente viva en «cuidados intensivos». Cortar los cables, tirar del enchufe. Y respira de nuevo.

 


 

FUENTE: MALACODA
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info