ITALIA: A UN AÑO DESPUÉS DE LA MUERTE DE MARÍA, ASESINADA POR UN POLICÍA

Hace un año, el 24.01.2021, Maria B. fue asesinada en su apartamento de Berlín por un policía después de que su compañera de cuarto, sintiéndose amenazada, llamara a la policía. Cuatro policías irrumpieron en el apartamento y uno de ellos le disparó.

El 24 de enero de 2021 se llevó a cabo un mitin frente a la casa de María.

Este texto fue traducido de attaque.noblogs.org, leído y distribuido como volante.

¿QUÉ VERDAD, QUÉ JUSTICIA?

Maltrato policial -cuando los policías chantajean, insultan, golpean, violan, asesinan- todo esto es realizado por los servidores del Estado como un caso aislado y excepcional, resultado de circunstancias desfavorables o de una «manzana podrida».

Esto significa afirmar que los policías son generalmente valientes caballeros al servicio del bien y que su trabajo es indispensable para la sociedad.

Aún así, basta con mirar un poco a su alrededor para ver que la violencia es la esencia de la dominación. Sin embargo, esta violencia a menudo se oculta o se normaliza como si la explotación, los ataques, los encarcelamientos y los asesinatos pudieran ser normales.

Con demasiada frecuencia, las víctimas de la violencia policial y sus familiares condenan el comportamiento de los policías solo en relación con el caso individual que les afecta. Casi nunca se cuestiona la naturaleza de la institución policial y el sistema de gobierno al que sirve. ¿La policía mató a una persona? Los miembros de su familia presentan una denuncia, organizan marchas silenciosas, reprimen su enfado y tratan de calmar el enfado de quienes claman venganza. Denuncian la deriva racista, fascista y antidemocrática de algunas fuerzas de seguridad. Apelan a la ley, la misma ley que existe principalmente para asegurar la dominación y la explotación.

¿Con qué frecuencia escuchamos el llamado a «verdad y justicia»? Verdad: debe reconocerse el comportamiento «criminal» de ciertos agentes de policía y, en consecuencia, debe restablecerse el comportamiento «correcto». Justicia: los responsables deben ser castigados, para que el sistema siga igual.

¿Y para quién son estos llamamientos? ¡A los tribunales de justicia, por supuesto! El poder judicial para el que trabaja en la policía y que no existiría sin la policía. ¿Qué verdad y qué justicia se entiende entonces? Solo el que nos permitirá la justicia, un instrumento de poder político, económico y moral.

Todo esto significa fortalecer el sistema gobernante y sus lacayos. Es un círculo vicioso del que no puedes salir.

El sistema de gobierno a veces puede encontrar útil castigar cierto comportamiento de sus sirvientes que se percibe como excesivo. Vivimos en democracia, ¡no lo olvidemos! Y las “quejas” de los sujetos cuando cuestionan solo pequeñas partes del sistema también pueden ser útiles. El sistema puede así corregir sus lagunas y excesos, y al mismo tiempo crear la impresión de que está escuchando a sus sujetos. Esto fortalece el sistema de gobierno y elimina la fricción interna.

Mientras exista la policía, habrá violencia policial. Pero en las situaciones cotidianas la policía es más eficaz cuando pretende prestar especial atención a los derechos de los ciudadanos. El cuento de hadas de la democracia y los derechos humanos puede continuar.

¿Quién cree realmente en el policía amistoso? Sigue siendo un policía y hace su trabajo mejor que el policía brutal. Pero tratemos de imaginar brevemente que sería posible una policía “amigable”, “democrática” que respete nuestros “derechos”. ¿Qué significa eso? Que por otro lado la población también sería «amigable».

Un sistema de gobierno que se cubra con la máscara de la democracia, esta gran mentira, tendría un gran interés en que la policía ya no use la fuerza. Porque esto significaría que habría súbditos para ella que obedecerían. El pastor alemán es manso cuando las ovejas se someten.

Querer una fuerza policial que haga su trabajo “bien” significa querer su propia sumisión completa. Ya no necesitarías un club porque todos ya tenían un policía, el más poderoso, en su propia cabeza.

Entonces, el problema principal no es el único acto de violencia cometido por la policía. El problema es la existencia de la policía, la existencia del estado al que sirven y, finalmente, la existencia de una sociedad basada en la autoridad y la servidumbre.

Por eso no queremos una fuerza policial, ni siquiera la más democrática, y menos la más democrática. No porque los policías sean asesinos. Sino porque el sistema que están defendiendo e imponiendo es mortal. Porque un mundo que necesita la policía es un mundo mortal. ¡Porque no queremos más autoridad! ¡Porque queremos ser libres!


FUENTE: MALACODA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info