INGLATERRA: SIMON CHAPMAN, UN MUY DISTINGUIDO ANARQUISTA

Durante los últimos dos días un pensamiento muy extraño me ha invadido. Dos simples palabras feas me han seguido emergiendo, sólo para que yo las bloquee y las ridiculize como extrañas. Simón está muerto. Sólo con escribirlo se siente como una traición. Parte de mí espera verlo, compartir una copa y disipar esta tontería. Él diría algo irónico, e ingenioso y solo sería eso. Era bueno eso. Era. A veces es la palabra más asquerosa que se tenga que usar respecto un amigo.

Como parte de un exilio de toda política  (temporal y autoimpuesto), no sabía que su salud se había deteriorado tanto. No éramos los amigos que vivían de los bolsillos del otro. Hay muchos que estaban más cerca de él que yo y les deseo todo mi amor. Pero durante casi 15 años él siempre estuvo allí. En las protestas de mierda y las buenas, festivales y fiestas, nos encontramos el uno con el otro y que por lo general terminabamos bebiendo juntos. Compartimos un amor de conseguir una apropiada borrachera y eso sí que lo hicimos mucho.

El movimiento anarquista de Londres habría sido muy diferente sin Simon Chapman. Desde el Movimiento Contra la Monarquía hasta el Wombles(*), hasta el día del trabajador, varios centros sociales ocupados y finalmente la Guerra de Clase, Simon fue una presencia activa tanto en las calles como en los bastidores. Innumerables volantes fueron producidos por él durante esos años. Él ayudó a organizar decenas de conciertos, fiestas, campañas y demostraciones, donde tuve la suerte de trabajar con él en varios de ellos. Hasta hace muy poco todavía estaba actualizando el sitio web de la Guerra de Clases.

Sin embargo, eran las calles donde se encontraba su corazón y no era un manifestante pasivo pacífico. Lo atacaron todo el tiempo cuando era más joven. Odiaba al capitalismo, nunca temía ensuciarse las manos y despreciaba a la policía. Y tenía una buena razón.

En el 2003 Simon fue arrestado durante un ataque con gas lacrimógeno de la policía en una protesta anticapitalista particularmente brutal en Tesalónica, Grecia. Se afirmó que llevaba bombas de gasolina en su mochila y fue detenido con cargos pendientes, que podría haberlo hecho pasar los próximos 20 años en la cárcel. Otras seis personas fueron arrestadas y acusadas en circunstancias similares. Todos negaron las acusaciones contra ellos. Pronto surgió evidencia fotográfica que mostraba la mochila que la policía decía que Simón llevaba no era la mochila con la que fue arrestado. Fue un montaje transparente.

El trato a los detenidos era obsceno. Todos fueron golpeados salvajemente después de su detención. Durante los primeros días de su encarcelamiento, Simon se quedó prácticamente ciego después de que la policía rompió sus gafas. No podía ver una maldita cosa sin sus gafas. A pesar de estos abusos, el gobierno laborista británico no levantó un dedo para ayudarlo. Tampoco lo hizo ningún otro estado. Así que los prisioneros tomaron la única acción que les quedó a su disposición y comenzaron una huelga de hambre.

Rápidamente surgió una campaña en toda Europa, exigiendo que los siete prisioneros fueran puestos en libertad. Protestaron a las afueras de las embajadas griegas a lo largo del continente y en algunos casos las atacaron y ocuparon. En Barcelona, el sistema Metro se cerró durante una jornada internacional de acción solidaria con los presos. En el Reino Unido una campaña implacable dirigida a la Embajada de Grecia y el Patronato de Turismo. Partes de la Universidad de Atenas fueron ocupadas repetidamente, mientras que las feroces manifestaciones en toda Grecia dieron lugar a más arrestos.

Al final, Simon no comió durante casi siete semanas. Todos los hambrientos fueron hospitalizados repetidamente, tal era la presión sobre su salud. En los últimos días los prisioneros dejaron de aceptar líquidos. Para entonces, la campaña de solidaridad estaba a punto de crecer, ya que el riesgo de que alguien muriera creció cada vez más. Los principales medios de comunicación de toda Europa comenzaron a interesarse, atraídos por el sensacionalismo y el olor de la sangre. Frente a la vergüenza internacional, y preocupados por la creación de siete mártires que pondrían una luz sobre la corrupta en la policía griega, todos los prisioneros fueron liberados el 6 de noviembre de 2003 y los cargos en su contra cayeron. Simón llegó a casa.

Luego, cinco años después, los bastardos volvieron a buscarlo. Después de reiteradas peticiones del fiscal griego, los cargos  contra cuatro de los siete fueron restablecidos. En el 2008, Simon fue encontrado culpable de una cadena de sonidos exóticos y aterradoras acusaciones como un manifestante violento y la creación, posesión y explosión de bombas. Fue condenado en su ausencia a ocho años y medio de prisión.

Bajo la amenaza de una orden de detención de la policía europea, quien fue arrastrado de su casa por nuestra propia inmundicia y entregado a las autoridades griegas, Simon fue obligado a regresar a Tesalónica en el 2010 para apelar la condena. En el juicio posterior, la evidencia policial fue demolida repetidamente por la defensa. El caso terminó en una humillación para el Fiscal con todas las acusaciones desechadas por los cuatro acusados, excepto por un veredicto de culpabilidad de «desafío menor a la autoridad». Este delito fue suficiente para justificar el tiempo que los acusados habían pasado en prisión, aunque la sentencia de seis meses fue suspendida y Simon regresó una vez más a casa.

Simón era mucho, mucho más que uno de los siete de Tesalónica. Pero sospecho que ninguno de los que lo conocían bien negaría la sombra de estos eventos emitidos a través de su vida, y el impacto que tuvieron sobre su salud. Por supuesto nuestro propio Estado también puso su bota en él, sometiéndole a años de recortes de beneficios, las evaluaciones de Atos y a merced del mercado de alquiler del mercado privado de mierda de Londres.

A lo largo de todo esto, Simón se mantuvo firme, sin parar de pelear, ni reírse y nunca perdiendo su fe de que un día sería posible un mundo mejor. Era amable, listo y ambos conteníamos una tristeza cínica, entusiasmados y esperanzados al mismo tiempo. También era más que un anarquista. Además de levantar el puño, también crió a su hija, de la cual hablaba regularmente con un amoroso orgullo *. Su pérdida dejará un gran agujero en muchas vidas. Lo último que querría son las lágrimas, pero él las conseguirá.

En cuanto a mí, si me encuentras molesto y en una tienda de licores en alguna protesta aburrida, rancio, entonces lo siento, pero es porque Simon ya no está aquí. Y esas son palabras difíciles de escribir, de aceptar como reales. Voy a echarte de menos, amigo. Lo siento, no te vi mientras estabas enfermo, pero me alegro de que mis últimos recuerdos de ti sean felices. Al menos los bastardos nunca te tomarán vivo de nuevo. Descansa bien Simon, te lo mereces. Amor y rabia.

Johnny Void x

* Si desea contribuir a un fondo para la hija de Simon, póngase en contacto con Freedom Bookshop.

La foto de arriba me fue enviada por alguien, espero que quien lo tomó no me importa que lo use.

FUENTE: JOHNNY VOID

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info