GRECIA: TEXTO DE NIKOS MAZIOTIS, MIEMBRO DE LUCHA REVOLUCIONARIA, SOBRE LA DENEGACIÓN DEL PERMISO DE SALIDA.

Ya estoy cumpliendo 8,5 años de prisión por las actividades de la organización Lucha Revolucionaria. He sido condenado por todos los atentados de la organización a 137 años en total, de los cuales el nuevo CP estipula que en 20 años se suspenden. Según el código «penitenciario», incluso con las últimas modificaciones realizadas por el gobierno el pasado mes de noviembre, cuando aumentó los límites para conceder permisos a los condenados de 10 años o más de condena -de 1/5 de la condena como era antes, a 3/10- tengo derecho a que me concedan un permiso corto, ya que en lugar de los 6 años necesarios para alguien con 20 años de condena, he cumplido 8,5 años. También debo señalar que he cumplido la mayor parte de mi condena hasta el límite de poder optar a la libertad condicional a las 3/5 partes de la misma, como estipula la ley desde hace décadas. De hecho, según me ha informado la secretaría del C.C. de Domokos donde estoy detenido, en los primeros meses de 2022 cumpliré 3/5 de mi condena. Es decir, los 12 años brutos de los 20 años de prisión que incluirán entonces más de 9 años de mi estancia en prisión más 3 años de días laborables de cómputo beneficioso en el cumplimiento de mi condena.

La concesión de días cortos de permiso a los presos, que se ha legislado tras las luchas de los prisioneros, es esencialmente una etapa de transición en la preparación de los presos del régimen de confinamiento al régimen de libertad con condiciones restrictivas debido a la suspensión del cumplimiento de las 2/5 partes restantes de la condena.

A pesar de que reúno todos los requisitos formales para disfrutar de un permiso ordinario, como haber superado con creces el límite legal (he cumplido claramente más de 2/5 de la condena), no tener ningún proceso penal pendiente contra mí y no tener ninguna infracción disciplinaria en vigor, el consejo penitenciario ha rechazado ya en dos ocasiones mi solicitud de permiso corto. El razonamiento en la primera ocasión tiene el carácter de «profecía», ya que se considera que «existe riesgo de cometer nuevos delitos durante el permiso solicitado y hay razones para esperar que haya riesgo de fuga y uso indebido del permiso solicitado». Detrás de estas suposiciones y consideraciones vagas y arbitrarias, la verdadera razón para denegar un permiso ordinario es el propio fondo del asunto por el que estoy en prisión. A saber, el hecho de que estoy condenado por una acción revolucionaria armada, una acción guerrillera urbana. La invocación de falta disciplinaria la segunda vez que he cumplido previamente con la cárcel, concretamente en el año 2017, que ha prescrito, y también el quebrantamiento de la orden de alejamiento de 2012, hace 9 años como fiscal de la 2ª Junta que he pasado recientemente, como ha dicho el fiscal, que es el quebrantamiento de la orden de alejamiento cuando salimos en libertad una vez que había prescrito el plazo de 18 meses, es totalmente pretextual. Además, la invocación de la disciplina también es contraria al artículo 69, párrafo 4 del Código Penal, que establece que las sanciones disciplinarias se borran del expediente disciplinario individual del preso y no se tienen en cuenta a efectos de la concesión de permisos ordinarios de libertad condicional si han transcurrido 2 años o 1 año o 6 meses desde su imposición, según el tipo de sanción disciplinaria. La verdadera razón es que soy un enemigo del régimen, del Estado y del capital y que he sido condenado por acción revolucionaria armada.

El hecho de haber defendido en los tribunales estatales la acción de Lucha Revolucionaria desde 2011 hasta hoy, de haber asumido la responsabilidad política de mi participación en Lucha Revolucionaria en todos los juicios -incluidos los 5 juicios contra la organización-, que sigo convencido de lo justo de nuestra lucha, del derecho a rebelarse y alzarse contra un régimen injusto y criminal como el Estado y el capital, entiendo que esto es aún más agravante para los consejos penitenciarios. ¡Imagino que es aún más agravante que hayamos roto nuestras órdenes de alejamiento 9 (!) años como dijo el fiscal del 2º juicio y no nos rendimos al final del primer juicio de Lucha Revolucionaria para ir «voluntariamente» a la cárcel sino que continuamos la acción contra las políticas criminales y antisociales de los memorandos atacando a las instituciones odiadas por la gran mayoría de la sociedad, el BCE y el FMI, dos de las tres instituciones que impusieron los memorandos. Pero por todo esto, por toda nuestra acción, hemos sido juzgados y finalmente condenados a duras penas. Pero eso no fue suficiente para ellos. El aparato criminal del Estado para lidiar con nosotros recurrió a medios ilegales y atroces cuando, tras la detención de la compañera Roupa el 5 de enero de 2017, secuestró a nuestro hijo, que entonces tenía 6 años y medio, mientras nuestros familiares podían recogerlo, preferían encerrarlo en el pabellón psiquiátrico del Hospital Infantil donde era custodiado por agentes de policía con el evidente propósito de enviarlo a una institución y romper nuestra relación parental con él. Por este crimen en el que principalmente los ejecutivos de la »justicia» estatal pero también del entonces gobierno de SYRIZA fueron responsables, con el ministro de »justicia» Kontoni saliendo públicamente y defendiendo el trato despreciable y criminal de nuestro hijo, incluso citando un artículo utilizado para los padres abusivos para privarnos de la custodia de nuestro hijo. Pero lo que luego citaron para quitarnos definitivamente la custodia paterna fue que habíamos sido condenados por actividades de Lucha Revolucionaria, es decir, que éramos sus opositores políticos.

El trato que recibimos como miembros de Lucha Revolucionaria por parte del Estado no tiene precedentes históricos. No les bastó con que inicialmente fuéramos condenados a cadena perpetua en 2016 y 2018 -que posteriormente se quebró en los tribunales de apelación- por atacar al BCE y al FMI utilizando exclusivamente contra nosotros la disposición extrema de la ley de la Junta de 1969 (artículo 270 P. C) que se legisló para hacer frente a la dinámica de la resistencia en ese momento, sino que también utilizaron contra nosotros las prácticas de los regímenes fascistas del pasado, como en la guerra civil en la que secuestraron a los hijos de los guerrilleros de las FDI para »reformarlos» en las »ciudades infantiles» de Frederica o los secuestros de hijos de disidentes llevados a cabo por las juntas de Pinochet y Videla en Chile y Argentina.

Pero nada de esto nos ha roto. Mi actitud a lo largo de estos ocho años y medio de prisión, el hecho de no renunciar a mi identidad como miembro de Lucha Revolucionaria, el hecho de no renunciar a mi acción, el hecho de no haber tolerado sin protestar todo lo ocurrido contra nosotros desde que se inició el procedimiento disciplinario el día de la detención de la compañera Roupa y el secuestro de nuestro hijo, ha hecho que se me juzgue una y otra vez en todos los tribunales, buscando razones de antemano para rechazar la solicitud de permiso. Pero no se trata sólo de la cuestión del permiso. Su objetivo evidente es mantenerme encarcelado el mayor tiempo posible, incluso por encima del límite de 3/5 de libertad condicional establecido por la ley. ¿Por qué iba a conceder cualquier junta la libertad condicional a un preso cuando no se le ha concedido hasta el límite de la libertad condicional? Y los motivos de denegación de la libertad condicional serán los mismos que los de la denegación del permiso.

Su objetivo de mantenerme en la cárcel el mayor tiempo posible, incluso después de las 3/5 partes del límite de la pena fijado por la ley para la libertad condicional, es coherente con la condición general del endurecimiento de la represión penal en los últimos 2 años por el actual gobierno del Suroeste. Ya nos hemos posicionado en la doctrina de «represión, ley y orden» con la que el Suroeste invistió para su regreso al poder en 2019. Según esta doctrina, la acción revolucionaria armada, los presos políticos, los espacios de resistencia y lucha, por un lado, y la delincuencia social, por otro, se meten en la misma batidora represiva, Por otro lado, la delincuencia organizada, tratando de presentar la guerrilla urbana como «terrorismo» y como el delito más «atroz» junto a la delincuencia organizada, los violadores, los robos antisociales con especial crueldad y los delitos como el reciente de Sweet Waters. Es bien sabido que el primer proyecto de ley traído por este gobierno en agosto de 2019 se refería a las enmiendas al nuevo fiscal dirigidas a los restantes presos políticos condenados por la guerrilla urbana doméstica y a la supresión del asilo universitario, seguido de un programa contra las okupaciones anarquistas y de migrantes en todo el país. No es casualidad que hace unos meses el mismo gobierno introdujera modificaciones en el código »penitenciario» y aumentara los límites para conceder permisos regulares a los condenados a penas superiores a 10 años y de 1/5 del límite original se pasara a 3/10 y para las condenas a cadena perpetua se pasara de 8 a 12 años, cambió para peor los criterios de traslado a las cárceles rurales y como presos políticos condenados por el 187A se nos excluye del derecho a cumplir la pena en cárceles rurales y CDF, con el aparente objetivo de negarnos la posibilidad de una liberación más rápida. Mientras que recientemente, con motivo del crimen de Sweet Waters, anunció el aumento del umbral de la libertad condicional para los delitos atroces de los actuales 3/5 a 4/5. Y entre ellos estará, por supuesto, el «terrorismo».

Todo este paquete de reformas relativas a la intensificación de la represión penal está en consonancia con la política antisocial general de los gobiernos de los últimos años, la crisis económica, donde las medidas impuestas por el Estado para hacer frente a ella a través de los memorandos de entendimiento han dado lugar al empobrecimiento y al empobrecimiento de grandes sectores de la población y, en consecuencia, a la intensificación de la delincuencia social y la criminalidad. Y los que crearon el problema con la crisis y las políticas para afrontarla vienen ahora a imponer la única solución según ellos: La represión, la promulgación de leyes más draconianas, el aumento del límite de detención, la creación de más cárceles.

Sin embargo, los defensores de la doctrina de la «ley y el orden» están demostrando ser hipócritas. Los que hablan de crímenes atroces y se hacen los sensibles, por ejemplo, con las denuncias de hace tiempo de violaciones y abusos sexuales en el ámbito del deporte y la cultura, son los mismos que encubrieron a su antiguo miembro y responsable de planificación política del partido Nueva Democracia, Nikos Georgiadis, condenado a sólo 28 meses de prisión con libertad condicional por pederastia y abusos sexuales a menores en Moldavia, donde tenía estatus diplomático. Los mismos partidarios de la «ley y el orden» hablaron de un «complot» político contra él y algunos incluso acudieron como testigos de la defensa a su juicio. Son los mismos que el actual ministro de sanidad de ND, Kikilias (y ex ministro de Pro.Po), que se quejaba en otoño de 2019 de que habían roto mi cadena perpetua por el atentado de Lucha Revolucionaria contra el BCE (BdE) – FMI y señalaba que en unos 2 años podría estar libre. Una declaración de clara manipulación política del poder judicial que debe decidir sobre la cuestión de mi permiso y la libertad condicional. Pero no dijo nada cuando rompieron la cadena perpetua del asesino del policía Korkones, que fue inmediatamente liberado por el consejo de Lamia. Si eres un asesino y policía, no tienes antecedentes disciplinarios y tienes una vida «legítima» entonces sales más rápido de la cárcel. Los que jugaron a ser »antifascistas» con la condena de Amanecer Dorado son los mismos que negociaron con ellos antes del asesinato de Fyssa para apoyarlos políticamente. El resultado del juicio a Amanecer Dorado demuestra que es «ventajoso» pertenecer a una organización criminal neonazi encubierta por el Estado, mientras que los años que sus miembros pasarán en prisión serán prácticamente mínimos. Su «democracia» sabe a quién mantener en prisión durante varios años: A nosotros.

Los que vendieron y esclavizaron a todo un pueblo a los servicios de esclavos de los mercados con los memorandos para pagar sus propias deudas y su vida de lujo, los que vendieron el país pisoteando la propia Constitución para salvar sus privilegios, tampoco tienen tantos problemas con los grandes narcotraficantes (ver. NOR 1), ni con los malversadores de dinero público que provienen de su propia élite, ni con los violadores y el crimen organizado de los que no hay expediente que no involucre a policías retirados o en activo. Al fin y al cabo, el crimen organizado copia sus métodos, los métodos del poder político y económico, del poder legal y del capital, ya que tienen los mismos valores: el beneficio, el espíritu empresarial, la inversión, el poder. Sin embargo, el poder legal resulta ser más capaz y más eficaz para robar al pueblo y a los trabajadores a gran escala. El mayor problema del poder no es el crimen organizado sino nosotros, los revolucionarios. Su mayor problema son los que tienen dificultades.

Nikos Maziotis miembro de Lucha Revolucionaria

Cuarto pabellón de la prisión de Domokos

[ENGLISH]


FUENTE: ΕΠΑΝΑΣΤΑΤΙΚΟΣ ΑΓΩΝΑΣ
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info