GRECIA: TASOS THEOFILOU, CARTA ABIERTA SOBRE EL INICIO DE SU JUICIO EN LA CORTE DE APELACIÓN 

El 21 de noviembre, después de un aplazamiento de nueve meses, a que mi juicio comience en la corte de apelación. Ya han pasado dos años desde la finalización de mi juicio en el tribunal de primera instancia, cuando fuí condenado a 25 años de prisión por los cargos de complicidad por homicidio y robo en relación con los acontecimientos en la isla de Paros el 08/10/2012. Fui absuelto de pertenecer a C.C.F., así como de la perpetración directa de homicidio por una opinión de la mayoría. Fue un compromiso político (no judicial) y resultado de un conflicto por la manipulación de este caso particular por parte de la policía en cooperación con los principales medios de comunicación durante los primeros días después de mi detención, por un lado, y la falta de pruebas, Junto con la solidaridad expresada por el público y la reacción de los medios independientes, por otro. De ahí surgió la solución temporal Solomónica de mi absolución parcial de los cargos, aplazando la perspectiva de una decisión concluyente hasta un juicio en la corte de apelación.

Aparte de la apelación iniciada por mí mismo, en la que defendí la absolución absoluta de todos los cargos, también hubo otro recurso, de derecho, iniciado por un caballero llamado Δράκος [Dragón], es decir, un fiscal cuyo apellido obviamente agrega más Simbolismo a la caza de brujas orquestada por el Servicio de Lucha contra el Terrorismo. Finalmente, la división de opiniones entre el presidente Hatziathanasiou, que votó a favor de mi condena por todos los cargos, y los otros dos miembros del tribunal, que eligieron la opción más moderada que eventualmente prevaleció, dejando espacio para nuevas manipulaciones.

El Sr. Δράκος, al parecer, consideró que 25 años de encarcelamiento, basados en ninguna evidencia, no son suficientes y pasó a convertir mi juicio en la corte de apelación en una repetición del juicio inicial. Su apelación incluso desestimó esa decisión salomónica sobre mi absolución parcial y abrió la posibilidad de no ser completamente absuelto e incluso enfrentar una sentencia más dura que la prisión perpetua.

Creo que el hecho de mi arresto, la manipulación por parte de los medios de comunicación, mi detención y mi convicción inicial pusieron en perspectiva ciertos temas que no tienen que ver conmigo personalmente, sino que tienen una mayor importancia social y política, ya que es una manifestación de cómo un estado policial despiadado intenta solidificar las doctrinas más extremistas de la represión judicial: de la naturaleza medieval de mi castigo público y del intento de reducir los estereotipos criminales pre-modernos a un perfil fabricado, a la criminalización de la amistad, del compañerismo o de las relaciones sociales, así como el uso de evidencias sobrenaturales o pseudocientíficas como el notorio ADN en un sombrero, que constituye la base de esta historia, por lo demás trágica.

Este último aspecto -es decir, el uso incontrolable del ADN- es uno de los temas centrales que surgieron y quedó en cierta medida restringido después de la huelga de hambre de los miembros de la Red de Combatientes Encarceladxs. En cualquier caso, la pregunta que surge es cómo el Departamento de Exámenes Forenses (DFE) puede basar sus informes (y por consiguiente cómo el tribunal puede validar estos informes a través de sus decisiones) sobre el método STR para identificar a los delincuentes, desarrollando de este mismo método afirmar que sólo debe utilizarse para descartar a lxs sospechosxs y no con fines de identificación. ¿Cómo es posible que este método siga siendo utilizado en Grecia, cuando en los Estados Unidos, el país que lo introdujo por primera vez en 1980, se ha considerado poco fiable dado que el número de errores se ha disparado a lo largo de los años? ¿Cómo es posible que los laboratorios de la DFE recibieran una certificación ISO sólo en el 2014, mientras que cientos de personas (incluido yo) han sido acusadxs ​​y condenadxs en base a exámenes que se llevaron a cabo en laboratorios no certificados?

En mi caso, sin embargo, hay algunas circunstancias más específicas que revelan una manipulación sin refinar, ya que en mi convicción la única evidencia en la que se basa es en un material genético detectado en un sombrero que supuestamente cayó de la cabeza de un ladrón mientras estaba huyendo. Además, es 100 por ciento igual a mi tipo genético. Hay dos detalles importantes, sin embargo: … Nada puede corroborar el hecho de que este sombrero se cayó de unx lxs autorxs; Las fotos de la escena del crimen tomadas por la policía han capturado todos los detalles de la escena, incluyendo instantáneas de chaquetas antibalas y balas de armas e incluso gafas y cubiertas de teléfonos móviles. Sin embargo, ninguna imagen de este notorio sombrero parece existir. Por el contrario, el sombrero aparece en las fotos de los resultados obtenidos en el Departamento de Policía de Ática (PDA), mientras que, según los documentos proporcionados, parece haber sido enviado a la PDA por el Departamento de Policía de Paros por correo, En una fecha diferente y siguiendo una ruta diferente del resto de los hallazgos. A pesar de las preguntas manipuladoras formadas por el presidente Hatziathanasiou y a pesar del «curso de preparación» ilegal y admitido por la fiscalía (un hecho que el Sr. Hatziathanasiou optó por acabar con su declaración sarcástica «no se preocupe, esto sucede a veces») Incluso los testimonios de lxs testigos de la acusación, contenían tantas inconsistencias que la propia existencia de este sombrero nunca logró ser probada. En segundo lugar, el informe de DFE, que concluye mágicamente que mi ADN es un 100 por ciento de coincidencia con el del hallazgo, indicando que el lado interno del sombrero se probó con el uso de hisopos de algodón, pero no se especifica el tipo de tejido probado. En realidad, ni siquiera se menciona si la muestra probada era sudor, sangre, esperma, células de la piel, saliva o algo más. Se espera que el significado de este detalle sea conocido incluso por un estudiante de primer año de biología, y más aún por un jefe ejecutivo de la DFE. De hecho, el informe presentado por el DFE, que me sigue en todas las etapas de este proceso judicial, desde el interrogatorio hasta el tribunal de apelación, es descaradamente inconcluso y, en realidad, comparar mi muestra de ADN (por medio de la violencia en los locales del Servicio de Lucha contra el Terrorismo) sin otro tejido especificado, sino, literalmente, al aire delgado. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que este método revele un 100 por ciento. Y esta es otra razón por la cual ningunx de lxs «científicxs» del DFE se atrevió a aparecer en la corte como testigos para defender sus teorías extrañas. Porque, si lo hubieran hecho, habríamos llegado a la conclusión de que incluso las cartas del tarot son más confiables que los métodos de ADN utilizados por el DFE.

Mi detención forma parte de una cruzada determinada contra el movimiento anarquista, lanzada y orquestada por el lobby «Law & Order» del país: periodistas, el Servicio de Lucha contra el Terrorismo, investigadores de la Fiscalía y aspirantes a jueces de la Corte Suprema. Se trata de una cruzada que se remonta al 2009, cuando el desmantelamiento de CCF fue presentado como pretexto. Una vacante que la Unidad de Lucha contra el Terrorismo pensó que merecía «merecidamente», cuando en agosto del 2012 un ciudadano fue herido de muerte en su intento de evitar la fuga de los ladrones De Alpha Bank en Naousa de la isla de Paros. Ellxs se basaron en mi «cita informada» en una reunión real que había tenido entonces [en el 2010] con mi amigo y compañero Kostas Sakkas en un restaurante en el barrio de Kallithea, así como en una reunión imaginaria con él, [en el 2010] desconocido para mí, pero ahora compañero, amigo y co-preso, Giorgos Karagiannides. Era una oportunidad de oro para calumniar al movimiento anarquista al describirlo como una muchedumbre de individuxs despiadadxs y sanguinarixs.

Se requirió de la movilización de todos los principales medios de comunicación que transmitían mi detención exclusivamente durante una semana, tratando de hacer que el escenario parezca plausible durante unos días. Durante una semana entera me denunciaron y me presentaron como un asesino despiadado. Todas mis fotos se volvieron viral en internet mientras mi presentación a los tribunales en las calles Loukareos y Evelpidon, respectivamente, se transmitió en vivo en todos los canales de televisión. En nombre de «La ley y el orden», los jueces, los medios de comunicación y la policía violaron todos mis derechos y deshonraron la famosa presunción de inocencia en todas las formas posibles. El canibalismo de los medios de comunicación a que estuve sometido violó los límites estéticos de la época de la oscuridad post-moderna en la que ahora nos encontramos. Por supuesto, no fue sólo la autoridad de los medios de comunicación que persiguió mi convicción, obras y mi vida privada, «abarrotar» de estereotipos criminales en mi perfil fabricado (especialmente el del asesino paranoico); La jurisdicción también le siguió. Es precisamente la aplicación de la autoridad de los medios de comunicación, después de todo, lo que hizo que la falta de cualquier evidencia parecía insignificante. Incluso la declaración provocativa en la corte: «Quién sabe, tal vez este hombre no fue al robo», que provenía del entonces comisionado del Servicio de Lucha Contra el Terrorismo, el señor Hardalias, se pensó más como un escándalo que una declaración, la cual no debía anotarse en el acta. Es un escándalo porque no fue sólo una declaración que salió de su boca espontáneamente. Era una muestra del poder de un hombre y del servicio al que representa en el espacio y tiempo de un juicio público. Es un escándalo porque eligió esta forma arrogante de manifestar el poder absoluto que disfruta su servicio. En realidad implicaba con Cinismo: «No me importa si estuvo o no en el robo. No me importan asuntos menores como pruebas. Tengo mis razones para quererlo en la cárcel. Y él estará en la cárcel «. Esta evolución no fue una sorpresa, ya que la supresión del movimiento anarquista había sido asignada al Servicio de Lucha contra el Terrorismo como su única y exclusiva responsabilidad.

[El Servicio de Lucha contra el Terrorismo] es un servicio policial que goza de un trato preferentemente provocativo por parte de los medios de comunicación, en la medida en que la información sobre delitos se informa los expedientes y se considera una prueba válida de culpabilidad. Por supuesto, no deberíamos haber esperado mucho más del juez presidente Hatziathanasiou, cuya argumentación para mi condena por todos los cargos llegó hasta incluir el hecho de que tendía a usar una maquinilla de afeitar eléctrica -y no una cuchilla- durante el invierno helado en la prisión de Korydallos (lo que significa que, dado que un perpetrador parece no tener pelo facial en las fotos tomadas por las cámaras de CCTV y ya que está disfrazado, entonces ciertamente soy yo!). También sentía la necesidad de incluir que no he servido en el ejército o que no he leído los libros de Genet. No hace falta decir que él estuvo de acuerdo con el dictamen de mi acusación del delito, que mi colección de historias de ficción «Παρανουαρικό» [ «paranoico»], así como el reportaje del crimen que se encontró en la prensa sensacionalista de la peor calidad, tales como «Proto Thema», debe ser considerados como documentos probatorios válidos de mi culpabilidad. Del mismo modo, la actitud del fiscal, la Sra. Oikonomou, no nos debe sorprender. Ella simplemente pensó que era… apropiado o incluso en línea con sus responsabilidades tal vez, hacer una siesta durante la mayoría de los procedimientos. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que terminó recitando el documento de mi acusación cuando fue llamada a recitar su propuesta.

Estas fueron, más o menos, las condiciones de mi juicio en el tribunal de primera instancia, cuando las circunstancias políticas habían colocado en la cacería de brujas antiterrorista en la cima de la agenda del gobierno de extrema derecha anterior; Cuando el ministro de Justicia y el ex fiscal, el señor Athanasiou (bueno, sólo el nombramiento de Herodes el Grande en el Ministerio de Educación sería más emprendedor que un ministerio público como el del ministro de Justicia), había anunciado sus intenciones de introducir medidas de alta seguridad cárceles para terroristas dentro de los primeros 100 días de su nombramiento; Cuando la Unidad de Lucha contra el Terrorismo continuó con sus arrestos diarios, obligando a Kostas Sakkas, en realidad, a convertirse en un fugitivo.

Hoy en día las circunstancias políticas son diferentes y, aunque el nuevo gobierno en el poder se encargue de implementar políticas de austeridad despiadadas, su público es más progresista, lo que significa que las promesas antiterroristas / anticrimen / anti-inmigración no se plantean como prioridades (Menos en un nivel simbólico). El gobierno simbólicamente (si no realmente) invertido en la represión de la delincuencia de cuello blanco. Este es el caso a pesar de la renuencia del Ministerio de Justicia a confrontar abiertamente el lobby de la «Ley y Orden» del país; A pesar de la táctica engañosa del Ministerio de Justicia de votar por leyes aparentemente progresistas y usar simultáneamente palabras que permitan a los jueces eludir su imposición; A pesar de que no se atreven a asegurar que el imperio de la ley se aplique en la jurisdicción -una jurisdicción que permanece provocativamente desregulada y que tiene derecho a la conceptualización, interpretación y abuso fundamentalmente del monstruoso artículo 177 de la Ley de Procedimiento Penal. Esto se relaciona con la tesis de la discreción, que abiertamente permite a la jurisdicción responder no a lo que la ley describe, sino a su propia sórdida y vil ética personal, ética que sólo Poncio Pilato se sentiría a gusto.

Estas son las circunstancias y estos son los hechos. Veo mi batalla legal contra todos los cargos en la corte de apelación como parte de una batalla más amplia contra un estado policial despiadado, contra la represión judicial y sus doctrinas extremistas. Es una extraña batalla existencial en la que los juzgadores y fiscales forman parte de un solo cuerpo, el de jurisdicción.

Como lo hice en la corte de primera instancia, quisiera resaltar una vez más que no prometo inocencia y no voy a pedirle a ningún juez que me crea. No soy inocente. En la guerra de clases, he elegido un lado. Yo estoy con lxs menos privilegiadxs y lxs suprimidxs, lxs marginadxs y lxs procesadxs, lxs transgresorxs y lxs malditxs. Decidí tomar una acción política en el movimiento anarquista con el ambicioso objetivo de golpear los fundamentos sociales, políticos y económicos del capitalismo y su Estado. Sin embargo, negé, niego y negaré de nuevo todas las acusaciones de las acciones que me han acusado. Yo nunca fui miembro de la CCF, no participé en este robo y, sobre todo, nunca maté y nunca habría sido capaz de matar a un ciudadano desarmado por ninguna razón o bajo ninguna circunstancia.

Por la anarquía, y el comunismo

Tasos Theofilou
Prisión de Korydallos

FUENTE: 325

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info