GRECIA: SÉPTIMA AUDIENCIA DE APELACIÓN DEL ANARCO-COMUNISTA TASOS THEOFILOU

Reporte de Sylvia y Giant de Omnia TV desde la sala de audiencias.

El 17 de febrero tuvo lugar en la Corte de Apelaciones de Atenas, la 7ª audiencia del juicio de apelación de Tasos Theofilou. El proceso comenzó con la exhibición de imágenes grabadas por cámaras de seguridad dentro y fuera del banco el día del robo. Las imágenes, en consonancia con otras pruebas, confirman que Theofilou no puede ser identificado como uno de los perpetradores. Con base en el contenido de las imágenes, se identificaron y abordaron ciertos aspectos de suma importancia en el proceso judicial.

En primer lugar, el sombrero infame, usado por uno de los ladrones, parece más sólido, significativamente más grande y hecho de un material más duro, en comparación con el sombrero traído como prueba a la corte, que tiene un tejido suelto. Además, hay una mancha negra en el sombrero, como se ve en la cámara, que falta en el sombrero presentado como evidencia. Sólo para recordar que la policía afirma que este sombrero se encontró en el punto de la lucha y que el material genético que coincide con el ADN de Theofilou se extrajo de ella.

En segundo lugar, el tipo de cuerpo del ladrón que lleva el sombrero de vaquero (el que los acusadores afirman que fue Theofilou) es claramente diferente al tipo de cuerpo del acusado: el ladrón es más grande con los hombros anchos. La nariz del perpetrador es más redonda mientras que Theofilou está torcida. También se notó una diferencia en la barbilla.

En tercer lugar, los ladrones se movían constantemente dentro del banco, mientras que el que llevaba el sombrero de vaquero, que no llevaba guantes, movía una silla con su mano izquierda. Llevaba una camiseta de manga corta y entró en contacto con los escritorios de los empleados varias veces. Sin ninguna duda, los ladrones deben haber dejado material genético detrás, incluso huellas dactilares. A pesar de eso, el banco nunca fue sellado (como las escenas de crimen ordinario) por la policía con el fin de procesar una colección y análisis de ADN y huellas dactilares. En cambio, el banco se convirtió en un departamento de policía temporal donde los agentes analizaron los testimonios sobre el caso.

El video de la cámara externa muestra a los ladrones que salen del banco y se alejan. Dos de los perpetradores, uno de los cuales era el que llevaba el sombrero de vaquero, salió primero y el tercero, que según los testigos fue el que fue atacado por la víctima, los siguió más tarde. El momento de la lucha entre Michas (víctima) y el ladrón no se registró claramente ya que parte de la pantalla fue bloqueada por una tira de subtítulos que especifica dónde se almacena el contenido grabado (c: \ programdata \ etc). En pocas palabras lo que vimos fue las piernas de alguien, pero el ladrón con el sombrero de vaquero y los pantalones beige no se veían.

Como ha dicho el Sr. Papadakis muy enfáticamente, es incomprensible que los consejeros de la acción civil no hayan hecho todo el esfuerzo posible y no haber utilizado todos los medios posibles para ver si esta tira de subtítulos negro podría ser eliminada del video, Como si la acción civil no estuviera verdaderamente comprometida en encontrar al perpetrador, sino que simplemente estuviera interesada en asegurarse de que alguien, cualquiera, fuese condenado por estos crímenes, sin tener en cuenta la inocencia del acusado.

A pesar de que el video muestra las piernas de alguien a distancia, paradójicamente y metafísicamente, el juez presidente del juicio de primera instancia había aclarado, que claramente vio al ladrón con el sombrero de vaquero y que fue capaz de distinguir su brazo desnudo en la cámara. Estas aclaraciones parecían haber causado también una impresión en el actual juez presidente. El Sr. Papadakis dedujo la conclusión muy lógica de que el juez que presidía el juicio de primera instancia utilizó su imaginación para completar las escenas que faltan.

A continuación, los abogados del acusado solicitaron a los jueces que se abstuvieran de leer las declaraciones de dos testigos, ya que esto comprometería la integridad del juicio y el derecho del acusado a la defensa. Los abogados citaron el artículo 6 del Convenio Europeo de Derechos Humanos para un juicio justo, que salvaguarda la capacidad del acusado para ejercer su derecho a la defensa en todo su espectro, lo que significa esencialmente poder realizar preguntas directamente a los testigos. Cuando las declaraciones son leídas en ausencia de los testigos, el acusado es privado de este derecho que conduce al desprecio del tribunal por la Convención. A pesar de ello, la petición de la defensa no fue concedida.

El primer testigo, el Sr. Karassante fue temporalmente empleado del Banco Nacional y no pudo localizarse debido a un cambio de dirección. Sus testimonios no proporcionaron al tribunal ninguna información útil. Su relato consistía principalmente en una descripción de todo lo que presenció fuera del banco cuando los ladrones estaban a punto de huir de la escena, mientras que él no especificó quién era el tirador y en qué dirección realizaron los disparos.

El segundo testigo, el Sr. Gavrakis, prestaba servicios en la unidad de lucha contra el terrorismo y actualmente se encuentra en el extranjero, puesto que ahora trabaja en la Interpol. Sus testimonios se caracterizan por las contradicciones con respecto a la persona que recibió la notoria llamada telefónica que señaló a Theofilou como culpable del robo. El informante había proporcionado información sumamente detallada para el demandado, planteando serias dudas sobre si efectivamente se había hecho esta llamada telefónica. A veces el oficial admitió que él era el que había contestado la llamada telefónica y después se contradecía con declaraciones sobre la llamada que se hacía en el centro de atención telefónica del servicio. La defensa se refiere principalmente a las razones por las que este testigo fue llamado a testificar, ya que no tenía absolutamente ningún contacto con Theofilou.

La defensa solicitó que el tribunal emitiera una orden para desclasificar la supuesta llamada telefónica recibida por el departamento de lucha contra el terrorismo, junto con los documentos y notas oficiales en relación con la llamada telefónica. Las peticiones no fueron concedidas por el juez.

La audiencia continuó con la lectura de los documentos contenidos en el expediente, empezando por las fotografías de la escena del crimen y las pruebas. Mientras que los documentos falsamente afirman que todos los objetos recogidos de la escena del crimen fueron fotografiados, el sombrero, que fue fotografiado por primera vez en una oficina en Atenas, no era uno de ellos. El equipo forense no fotografió ni presentó esta importante evidencia a los testigos para establecer si alguien, especialmente los empleados del banco que tuvieran contacto directo con los ladrones, lo reconocerían. Mientras se fotografían todos los objetos de la escena del crimen, tales como proyectiles, cristales rotos, incluso las colillas de los cigarrillos, las principales pruebas incriminatorias que causaron la condena de Theofilou en el juicio de primera instancia no se vieron en ninguna de esas fotografías.

Un fracaso muy notable de la investigación policial es que un teléfono móvil recogido de la escena del crimen NUNCA fue investigado en relación con el crimen.

Según documentos oficiales, el ADN extraído del cuerpo que mostró signos de lucha, no era coincidentes con el ADN del acusado. Por otra parte, Theofilou no tenía moretones u otras muestras de la lucha en su cuerpo, en el momento de su detención.

La audiencia siguió con la lectura de varios artículos que aparecieron en la prensa griega y fueron considerados importantes para el caso por el fiscal. Es importante señalar que los artículos provienen principalmente de tabloides, llevan títulos sonoros e historias imaginarias y conducen a la desinformación, una táctica común de la prensa griega cuando tienen la intención de afectar el resultado de un juicio. Esto se demuestra por el hecho de que el fiscal se negó a incluir artículos que arrojan una luz diferente sobre el caso y proporcionaba otras perspectivas sobre la identidad de los autores en un esfuerzo por pintar a Theofilou como culpable y manipular la opinión pública sobre su personalidad.

La defensa explicó que los periodistas que escribían largos artículos sobre los «escondites secretos» y otras historias imaginarias y que Theofilou era miembro de la organización anarco-nihilista CCF, nunca se molestaron en retractarse de esas declaraciones, Emitir una disculpa, o mencionar en general que Theofilou fue absuelto de esos cargos.

El juez trató de revisar muy rápidamente la lista de objetos recolectados de la casa de Theofilou, ya que había muchos objetos, desde sábanas hasta calcetines y libros, cuando intervino el fiscal y pidió al juez que preside prestar atención a un libro titulado «Trouble is my business» (Conflicto es mi negocio), lo que provocó una fuerte reacción de los abogados de Theofilou, así como de la audiencia. La señora Paparrousou, abogada de Theofilou, dijo enfáticamente: «el contenido de los libros no ha sido considerado relevante en un juicio desde la caída de la dictadura en este país».

Las tácticas desplegadas por el fiscal nos llevan atrás a recordar otra época donde los libros y las ideas fueron criminalizadas. De las decenas de libros de Tasos Theofilou, el fiscal se centró en un título, que también es muy engañoso, ya que se refiere a una novela escrita por un conservador derechista, según las aclaraciones de Theofilou durante la audiencia.

El juicio se reanudará el lunes 20 de febrero.

FUENTE: INSURRECTION NEWS

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info