GRECIA: REIVINDICACIÓN POR EL INCENDIO PROVOCADO A LOS VEHÍCULOS PERSONALES DE LA POLICÍA

Ha pasado casi un año desde que aprendimos a vivir con un… «enemigo invisible» alrededor de nuestras vidas. Sin embargo, en ningún momento nos olvidamos del enemigo visible. El que elabora e implementa la planificación del Estado central, regulando la realidad socio-económico-político, con la coartada de la crisis sanitaria y la movilización de todo tipo de «expertos». Es el mismo enemigo que día a día endurece el régimen de emergencia, como un tornillo sobre nuestras cabezas. El que busca todas las oportunidades para imponernos la responsabilidad individual con el globo, las auras o el cañón del arma, como sucedió hace 12 años con el asesinato a sangre fría de Alexandros Grigoropoulos en Exarchia. Como sucedió hace 10 años, en el amanecer del 10 de marzo en Daphne,donde el revolucionario anarquista Lambros Fountas cayó combatiendo durante un conflicto armado con los guardias del régimen. Como, como, como… Y los más ingenuos no podían dejar de reconocer a este enemigo en el complejo de administradores políticos del poder estatal, en la mafia de las élites económicas ubicadas privilegiadamente, en el odio inmortal de toda banda de mecanismos de represión estatal.

Así, en el último año hemos visto la presentación y votación de proyectos de leyes laborales con un método inigualable, mientras cientos de miles de desempleados, sin seguro o con suspensión de contrato se erigen en la pared. Vemos «responsabilidad individual» que se traduce en confinamiento y desintegración social en nuestros hogares, la violencia doméstica en aumento y las heridas en la salud mental de los oprimidos son evidentes. Los gobernantes, después de todo, se caracterizan más bien por la majestuosa virtud de la paciencia, hasta que vuelven a ver su aston martin y su cabaña en baden-baden (como el teniente de alcalde de Bakoyannis). Al mismo tiempo, escuchamos el infierno del confinamiento en los centros de detención para inmigrantes / mujeres que se vuelven cada vez más despiadadas, así como los almacenes de almas: las cárceles se convierten en semilleros de covid-19,ya contando los muertos como en Diavata. A menos que, por supuesto, sea un plan de «descongestión» indirecto.

Por todo lo anterior -y por muchas otras- por supuesto que está prohibido salir a gritar. Casi a diario, se llevan a cabo operaciones a gran escala en la ciudad (ver el desalojo de NTUA el 13 de noviembre, marcha el 17 de noviembre, huelga el 26 de noviembre, manifestaciones el 4/5/6/7 de diciembre), con 100 detenciones, arrestos, heridos, hostigamiento sexista, y deportaciones (ver caso del compañero Erol). Entonces, mientras los oprimidos se apilan en el MMM, se agrupan en estafas laborales o mueren en sus hogares (literal y figurativamente), los mecanismos de represión se inflan, equipan, entrenan y se preparan para el día siguiente. Los allanamientos de escuadrones y batallones del grupo Acción en el centro y en los barrios, el cierre instantáneo de 26 estaciones MMM el 6 de diciembre, las tácticas operativas de tipo hooligan en las intervenciones políticas del espacio a / a (como en la Plaza Syntagma y en AT Kolonos), son la extensión de la doctrina militar ley-orden-seguridad y está arraigada en una red social desintegrada. Es el nuevo totalitarismo que se pone en marcha con fondos de decenas de millones de euros, con la contratación de guardias especiales para la metrópoli y las universidades y se reproduce por boca del ministro M. Chrysochoidis y su personal, en cada oportunidad, en todos los sentidos.

Todos tenemos que finalmente darnos cuenta de que el miedo debe cambiar de lugar. Incluso en la era del coronavirus, el terror estatal a través de los medios de comunicación y la calumnia ingeniosa de la desobediencia social, la situación global nos ofrece generosamente ejemplos. Desde las violentas manifestaciones en Albania y la lucha en las calles francesas contra la arbitrariedad policial, la represión y los asesinatos estatales, hasta la lucha de meses contra la discriminación y el estado racista en los Estados Unidos, tomemos a su vez el hilo de estos juegos. No podíamos simplemente permitir que diciembre del 2020 fuera el diciembre de la venganza de la policía contra el levantamiento de 2008 y el legado que dejó. Y eso solo pasa con el ataque, retomando las tácticas populares y flexibles que los oprimidos siempre han utilizado para responder de inmediato a los ataques regulares del ejército: la sorpresa y el regreso de su antivirus, debajo de sus hogares. No muy lejanos están los días en que los atrevidos matones arrojaban sus cascos y escudos, viendo correr y arder sus jaulas. Ni siquiera las noches en las que los objetivos de las comisarías se apiñaban orgullosamente en sus oficinas, cuando los coches patrulla explotaban. Armémonos de compañerismo, solidaridad e imaginación luchadora para los nuevos y difíciles tiempos que se avecinan. Por los tiempos de movimientos y luchas, donde se hacen añicos las ilusiones de la gestión estatal, donde el miedo pasa al lado del enemigo, donde la ley de la lucha se convierte en el juez final de la historia.

Por todas estas razones, y por más, en la noche del domingo 20 de diciembre prendimos fuego a 4 vehículos policiales, 1 coche en Gyzi y 3 motocicletas en Zografou, Kaisariani y Nea Smyrni.

Anarquistas.


FUENTE: ATHENS INDYMEDIA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info