GRECIA: QUINTA AUDIENCIA DEL JUICIO DE APELACIÓN DEL ANARCO-COMUNISTA TASOS THEOFILOU

Reporte de Sylvia y Giant de Omnia TV desde la sala de audiencias

La quinta audiencia del juicio de apelación de Tasos Theofilou tuvo lugar el viernes el 10 de febrero. Durante la audiencia, ninguno de los testigos de la acusación reconoció a Tasos Theofilou como uno de los perpetradores.

Además, Theofilou llegó a la corte con una barba de 8 días con el fin de exponer otra contradicción del caso contra él: de acuerdo con las imágenes de CCTV y testigos oculares el ladrón estaba afeitado. Ocho días después del incidente y tal como aparece en la foto del fichaje de la policía, Theofilou contaba con una barba que no podría haber crecido al tamaño en un período tan corto de tiempo.

El primer testigo fue Christos Kefalas, residente de la isla de Paros. Su testimonio era respecto de ver una motocicleta abandonada en la zona de Limanaki y cómo le parecía sospechosa. A continuación fue el testimonio de Nikolas Skouloudis, asistente de electricista, empleado por un testigo anterior. Este testigo describió todo lo que vio desde el momento en que los ladrones salieron del banco. Mencionó que todos llevaban sombreros, gafas y bufandas.

También dijo que no podía recordar ninguna característica específica del hombre que mató a Michas.

«Oí disparos y vi a Michas acercándose y golpeando a uno de los ladrones. El ladrón cayó al suelo después del golpe. Entonces los otros dos ladrones se abalanzaron sobre Michas, una embestida estalló y el que estaba en el suelo posiblemente mató a Michas. No recuerdo el tipo de ropa que llevaba”.

Luego se le mostró el notorio sombrero y el testigo dijo que el color no le recordaba nada.

Skouloudis testificó que en algún momento uno de los ladrones se acercó a ellos y se miraron a los ojos dos o tres veces. Dijo que el ladrón no llevaba gafas en ese momento. También mencionó que no reconoce los ojos de Theofilou como teniendo alguna similitud con los ojos del ladrón. Skouloudis también mencionó que no vio caer un sombrero durante la huida de los ladrones o durante el enfrentamiento con Michas. Declaró que dejó la escena con Sakikis justo después del robo y vio a 3-4 personas a bordo de un barco rumbo a la isla de Naxos, a pesar del mal tiempo (fuertes vientos 8-9 Beaufort). También dijo que vio el humo de un fuego encendido lejos. Informó del incidente al guardacostas en relación con el barco y desde entonces descubrió que los pasajeros eran conocidos de él. El guardacostas los dejó ir tan pronto como los funcionarios se dieron cuenta de la identidad de los pasajeros sin realizar ninguna búsqueda en el barco. Este hecho plantea preguntas ya que la policía no se concentró en el entorno inmediato y en consecuencia no investigó.

Skouloudis: Nos fuimos y parece que seguimos la misma ruta que los ladrones.

Juez Presidente: ¿Sabe usted cómo huyeron los ladrones de la escena? ¿Es usted consciente de este hecho?

Skouloudis: A través de un coche de color oscuro.

Juez Presidente: ¿Y hacia dónde te dirigías?

Skouloudis: Nos dirigimos a Ambelas. Trabajamos en una piscina en esa zona.

Juez presidente: ¿Y usted vio un barco, eso dijo?

Skouloudis: Vimos un barco saliendo de la isla.

Juez Presidente: Y habían olas altas?.

Skouloudis: Sí, 8-9 Beaufort.

Juez Presidente: ¿Tenía usted la impresión de que los perpetradores estaban en ese barco?

Skouloudis: Eso es lo que pensamos, sí. Debido a que vimos un incendio quemándose a unos 150-200 metros de distancia. Ahí es donde pusieron el coche encendido, basado en lo que escuché después. Vimos el fuego y dije que eran ellos.

Juez Presidente: ¿Cuál es la distancia entre la escena del crimen y Ambelas?

Skouloudis: Aproximadamente 10km

Juez Presidente: ¿Cómo era el camino?

Skouloudis: 80% es de asfalto y de un punto en adelante esta sin pavimentar

El presidente del tribunal: ¿Cuánto tiempo se tarda en llegar en coche?

Skouloudis: Si recuerdo correctamente unos 10-15 minutos.

Juez Presidente: Así que te asustaste y te fuiste inmediatamente.

Skouloudis: Inmediatamente.

El presidente del tribunal: Así que, esencialmente, estaba conduciendo justo detrás de los ladrones.

Skouloudis: Sí, nos fuimos 30-40 segundos después.

El presidente del tribunal: ¿No se encontró con ellos en el camino?

Skouloudis: No.

Skouloudis: el dueño del barco pasa a ser un conocido mío.

Juez Presidente: ¿Cuándo testificaste?

Skouloudis: Nos detuvieron en el puerto como si fuéramos los ladrones.

Skouloudis: Después de que llegamos al sitio de construcción y nos sentamos a fumar, a tomar un café, a calmarnos y vimos el barco salir.

Juez Presidente: ¿Cuántas veces has estado en Paros?

Skouloudis: Esta fue la tercera vez. El tercer fin de semana consecutivo.

Juez Presidente: ¿Cómo pudiste reconocer el barco que viste salir?

Skouloudis: No lo hice. Sólo vi un bote y me preocupé.

Juez Presidente: Dijiste que era un conocido tuyo.

Skouloudis: Después de un mes cuando estaba hablando de ello con unos amigos, me dijeron «nos arrestaron en ese momento». Habían ido a pescar. Tenían licencia o no estoy seguro de lo que era.

Juez Presidente: ¿Locales?

Skouloudis: Desde Naxos.

Papadakis: ¿Cómo es posible haber ido a pescar cuando el viento es de 8 Beaufort? ¿Era tan urgente? ¿Qué más sucedió?

Skouloudis: Fueron a pescar la noche anterior y salían al día siguiente.

Papadakis: ¿Sabe si su informe fue investigado? Nunca ha habido una sola información incluida en el expediente sobre la identidad de este barco o cualquier investigación que pudiese haber sido investigada, aunque sólo fuese para evaluar cualquier posible relación con el robo y la huida de los ladrones.

Skouloudis: Fue investigado, oí eso del guardacostas en Naxos.

Papadakis: ¿Qué descubriste?

Skouloudis: Que fueron detenidos y que los oficiales los vieron y no realizaron una búsqueda porque son conocidos en la isla.

Juez Presidente: Dijiste que viste sus ojos.

Skouloudis: Sí, y también al chico (significa Theofilou). También lo vi la última vez, pero no lo recuerdo.

Juez Presidente: ¿Son similares?

Skouloudis: Los ojos al menos, no se pueden olvidar fácilmente. Especialmente en este tipo de incidentes.

Juez Presidente: ¿Así que sus ojos no son familiares?

Skouloudis: Lo vi por última vez también, y él no me es familiar.

Skouloudis: Recuerdo haberlo mirado a los ojos una, dos y tres veces. Si sus ojos fueran azules (como Theofilou) me acordaría de eso.

El siguiente testigo en el estrado fue Samios Fanourios, un cliente del banco que estuvo presente durante el robo. Fanourios menciona que los ladrones llevaban sombreros pero no recuerda el tipo específico de sombrero. Las preguntas se centraron principalmente en aclarar su testimonio inicial y especialmente en una declaración sobre los ladrones que estaban siendo altamente educados y cómo él derivó esa conclusión. Los consejeros también le pidieron que aclare lo que quería decir cuando afirmó que los ladrones eran probablemente parias que atacaron el sistema y se posicionaban contra la capital.

Samios: Tomaron el dinero del mostrador y llegaron a un punto …

Juez Presidente: Su dinero.

Samios: Los contó. Después de tomar tomar el dinero del cajón el cajero del banco dijo «Este dinero pertenece a nuestro cliente.» Y entonces uno de ellos dijo que no tomamos el dinero de la gente.

Fiscal: Habéis dado la explicación de que «éstos no eran criminales pequeños, sino ladrones con una identidad que han atacado el sistema y están en contra del capital».

El fiscal destacó esta frase en muchas ocasiones. Según el testigo, fue la declaración del ladrón la que llevó a su juicio sobre ellos.

Papadakis: En su declaración inicial declaró que el que tenía el sombrero de vaquero se acercó al mostrador donde usted también estaba de pie y la cajera del banco la Sra. Peppa le dijo al ladrón que el dinero que tenía delante había sido contado y era suyo. Entonces el ladrón preguntó si el dinero era realmente suyo y cuando el cliente confirmó eso, dijo que no tomamos el dinero de los clientes.

El Sr. Papadakis le pidió a Theofilou que hablara para que el testigo le dijera si reconocía la voz. El testigo dijo que no reconocía la voz del acusado como la del ladrón.

Papadakis: ¿Quién inició la discusión sobre el dinero del cliente, los ladrones o la señora Peppa?

Samios: Recogieron el dinero y cuando llegaron a la mía que se había contado, la Sra. Feefa (Nota: él quería decir la Sra. Peppa) dijo que el dinero pertenece al cliente.

Papadakis: Así que todos aquellos que no son «robos de tiendas pequeñas» o pequeños criminales y deciden robar un banco- ¿son en su conjunto anti-autoritarios?

Samios: Eso no es lo que quise decir.

Papadakis: ¿Sabes de algún ladrón de bancos que haya tomado dinero de los clientes?

Samios: No tengo esa experiencia. Lo que sucedió es que no tomaron mi dinero.

Papadakis: Si no tienes ninguna otra experiencia relevante, ¿cómo podrías concluir que su negativa a tomar el dinero definió su ideología política?

Samios: Me hicieron una pregunta y quise decir que no eran pequeños ladrones. Esto era algo diferente.

Papadakis: Usted respondió de buena fe, pero los que plantearon esta pregunta construyeron un escenario basado en el hecho mismo de que el acusado es un anti-autoritario y están tratando de usar este incidente para asegurar su condena. Así que repito: ¿Alguna vez has oído hablar en su vida de ladrones de bancos robando dinero de los clientes junto con el dinero almacenado en el banco?

Samios: No.

Papadakis: ¿Los robos de bancos son cometidos exclusivamente por anti-autoritarios? ¿Podría un ladrón de bancos no ser un miembro de izquierda o de la derecha?

Samios: No creo que…. No creo que pueda llegar a tal conclusión.

Papadakis: Así que lo que quieres decir con «ladrones con una identidad» es básicamente anti-autoritarios.

Samios: No, no quiero decir eso.

Papadakis deconstruyó la declaración del testigo sobre el nivel educativo alto de los ladrones cuando él le preguntó cómo él podía juzgar eso, después de haber intercambiado apenas algunas frases con uno. Es la frase «robo, pueblo!» Indicativo de que alguien tiene un título? El testigo reconoció que su pensamiento era extremo. A las preguntas formuladas por el Sr. Papadakis sobre si el testigo vio algo más fuera del banco, la respuesta no fue nada, de acuerdo con el primer testimonio del testigo. El día del robo fue llamado por la policía para testificar y los agentes le mostraron los objetos encontrados en la escena del crimen, que no incluía un sombrero o un teléfono celular.

Papadakis: Cuando lo viste en los días siguientes a su arresto y sus fotos estaban todos en los televisores, ¿lo reconoció como uno de los ladrones?

Samios: No.

A continuación, la abogada la Sra. Paparrousou se centró en el hecho de que fue el cajero del banco quien intervino y dijo «no tomes este dinero que le pertenece al cliente».

Paparrousou: Se hizo evidente durante el proceso de la corte, cuando la Sra. Peppa testificó- que fue ella quien realmente dijo «déjalo, este es el dinero del cliente» y dejaron el dinero. ¿La señora Peppa -como dijo usted- era «un paria que estaba contra la sociedad»? ¿Por qué motivo ella le debe importar si el dinero del cliente se toma, ella es solamente una cajera del banco, estoy en lo correcto?

Samios: Ella dijo «este es el dinero del cliente» – lo confirmaron, les dije «sí» y no lo tomaron. Eso fue lo que pasó.

Paparrousou: ¿Participa la señora Peppa en el medio antiautoritario? ¿Es usted consciente de tal actividad- para que ella use esa frase?

Samios: No, ¿qué estás diciendo ahora? (Risas) Por el amor de Dios.

Paparrousou: Esta frase ha sido redefinida por usted como perteneciente y procedente de un medio político muy particular, pero cuando uno pone estos hechos en un orden, entonces uno ve que usted acaba de ser muy afortunado de tener su dinero dejado allí.

Samios: ¡Gracias a Dios!

Phytrakis: ¿Podría relacionar al acusado con todo lo que sucedió ese día?

Samios: No puedo relacionar nada, el tribunal decidirá eso. Ahora en mi opinión, me preguntaste, me preguntaron … No conozco a este chico. No puedo decir nada más que eso.

A continuación fueron examinados otros dos testigos que poseen una panadería cerca del banco.

Margaritis Stamatios relató todo lo que presenció: los ladrones llevaban máscaras y un empleado en un quiosco cercano gritó «perseguirlos, sus armas son falsas», lo que podría explicar por qué Michas fue tras ellos y atacó a uno de ellos. Después de ser consultado por el sombrero, si vio caer en el suelo o en la escena, su respuesta fue «no». Mencionó que le tomó a la policía 15 minutos para llegar a pesar de la proximidad del departamento de policía del banco. Cuando respondió a las preguntas sobre el acusado, dijo que nadie en Paros podría decir que era él, que nadie lo reconoció después de ver su fotografía en la televisión.

Papadakis: Usted fue uno de los primeros testigos llamados a testificar. ¿Le mostraron un sombrero?

Stamatios: No.

Luego en el estrado estaba Margaritis Iioannis.

En su declaración Margaritis Ioannis describe que salió de la panadería cuando oyó a una mujer gritando «Mataron a un hombre». Vio a la víctima acostada en el suelo mientras uno de los ladrones disparaba desde una distancia de unos 4 metros. Oyó los disparos antes, pero no recuerda si el ladrón llevaba una bufanda o un sombrero. El juez que preside mostró al testigo varias fotografías que representaban a los ladrones, para que reconociera al tirador. Señaló al que llevaba una camiseta beige de manga larga y muy característicamente dijo: «No creo que llevara una camiseta de manga corta». Entonces, la fiscalía, a través de una serie de preguntas, intentó hacer que el testigo admitiera Que el tirador estaba de hecho usando una camiseta de color caqui de manga corta, con la excusa de que el testigo no estaba usando sus gafas cuando señaló la fotografía mostrada por el juez. «Khaki», dijo el fiscal, «es similar a beige de todos modos!» Así que, mientras el testigo ya había señalado al ladrón que llevaba en la parte superior beige, cambió de opinión y reconoció al que estaba usando kaki como el tirador.

Papadakis: Como parte de su testimonio inicial, usted dijo que no sabe quién disparó a la víctima primero. ¿A qué distancia hizo, el que usted identifica como el tirador, el disparó del arma, sin importar lo que llevaba puesto?

Margaritis Ioannis: 3-4 metros.

Papadakis: Eso es lo que dijiste entonces, pero ¿sabes lo que determinó la balística?

Margaritis Ioannis: No, pero he oído que uno era de quemarropa.

Papadakis: Se dispararon tres balas a quemarropa y otra en un rango de 10 cm. Ninguna de las balas fue disparada desde un rango de tres a cuatro metros y no había balas en el suelo que hubieran perdido el blanco.

Siguiendo adelante, el abogado Papadakis preguntó si el testigo estaba seguro sobre el ladrón que él reconoció como el tirador. El testigo admitió que no estaba seguro. Al final, el testigo se volvió particularmente provocativo y hostil, cuando la señora Paparrousou planteó preguntas acerca de ver el sombrero. Él testificó señalo que él no vio un sombrero en ninguna sitio de la tierra. La audiencia terminó antes de lo esperado ya que muchos testigos no estaban presentes. El juez ordenó que fueran llevados a la corte por la fuerza el 14 de febrero, que es la fecha en que el tribunal se reanudará de nuevo el juicio de apelación, sala 120 D, sexto piso, a las 9 am.

FUENTE: INSURRECTION NEWS

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info