GRECIA: OCTAVA AUDIENCIA DE APELACIÓN DEL ANARCO-COMUNISTA TASOS THEOFILOU

El siguiente es un resumen de la audiencia del juicio originalmente escrita por Sylvia y Giant.

La 8ª audiencia del juicio de Tasos Theofilou continuó con la lectura de los expedientes del caso.

Al comienzo de la audiencia, la Sra. Paparrousou presentó pruebas relativas a un libro que el fiscal había señalado durante la última audiencia para establecer la culpabilidad de Theofilou, en ausencia de pruebas reales. El libro, titulado «Trouble is my business» es una novela de misterio escrita por Raymond Chandler. El fiscal se irritó y alzó la voz en un esfuerzo por negar su enfoque en el libro. También se leyeron documentos sobre los hallazgos en la casa de Theofilou, que no revelaron ninguna información incriminatoria. En cuanto a una tarjeta de identidad falsa encontrada dentro de la casa, el abogado de Theofilou aclaró que la posesión de uno no constituye un crimen ya que la ley es muy clara que la manipulación de una identificación y el uso de una identificación falsa son lo que constituye acciones ilegales. También la foto en esa identificación no identificada a Theofilou.

Los resultados de los informes grafológicos no fueron concluyentes y resultaron vagas, en lo que respecta a la comparación de la escritura manuscrita del acusado con textos escritos por personas que pudieran estar participando en CCF. Los asesores dijeron que los métodos utilizados no eran científicos ya que Theofilou no se le pidió que proporcionara una muestra. También se leyeron fragmentos de los cuentos cortos de Theofilou pidiendo a uno de sus abogados que se preguntara: «¿Cuál es la razón detrás de leer cada detalle, incluso las notas que guardaba? Incluso ha presentado el informe de laboratorio que muestra el ADN de Theofilou en sus posesiones, pero ¿cuál fue el propósito de eso? ¿Decir que sus posesiones llevaban su propio ADN? ¿A dónde lleva esto? Esto no tiene sentido «.

El siguiente documento fue muy significativo, ya que mostró el poco profesionalismo y el descuido que exhibieron las autoridades en el proceso de investigación que se llevó. Como muestra el informe, la sargento Alexandra Lolee recolectó pruebas dentro y fuera del banco el 10 de agosto de 2012. Había muestras de ADN y de huellas dactilares recogidas en cajas registradoras, botones de las puertas y varios puntos dentro del banco, así como en proyectiles de bala y del cuerpo de la víctima. El resultado fue que el ADN de varias personas no identificadas fueron encontradas, donde las autoridades no pudieron proceder a una investigación exhaustiva de estos hallazgos y, finalmente, nunca fueron capaces de identificar a ningún sospechoso. A los empleados del banco nunca se les pidió que proporcionaran una muestra de ADN para reducir las muestras recogidas de posibles sospechosos. El ADN de Theofilou no se identificó en ninguna de las muestras recogidas. Es importante señalar que el banco nunca fue sellado como una escena del crimen y estaba abierto para los testigos que vinieron a dar sus declaraciones a la policía.

Además, el expediente contiene 46 fotografías forenses del exterior del banco, pero ninguna muestra el sombrero, la única evidencia incriminatoria contra Theofilou. También, el ADN de una persona identificada se encontró en el cristal destrozado justo donde la lucha tuvo lugar entre la víctima y el ladrón. Esa muestra de ADN tampoco pertenece a Theofilou y otra vez, no existió ningún esfuerzo para encontrar de donde vino. Vale la pena señalar que cada pieza de prueba contiene el ADN de más de una persona, sin embargo, el sombrero contiene el ADN de una sola persona.

El proceso siguió con la lectura de textos de Atenas Indymedia, que nuevamente causó la reacción del público y de K.Papadakis, quien dijo enfáticamente: «los artículos y textos de Indymedia ahora forman parte del expediente pero el teléfono móvil encontrado en el punto de la lucha entre la víctima y el ladrón fue completamente ignorado y nunca fue investigado, parece que estos artículos se consideran más importantes para el caso «.

A continuación, fueron los documentos de los casos de Sakkas, Karagiannides, Antoniou, Politis, Mitrousias, con hallazgos que datan de 2010, dos años antes de Theofilou incluso fuese arrestado. La inclusión de estos documentos en el juicio plantea preguntas razonables en cuanto a lo que el fiscal apuntaba, ya que éstas no son conducentes a la marcha del juicio y no contienen ninguna evidencia incriminatoria contra Theofilou, ya que su nombre ni siquiera se menciona. Una vez más, los abogados intervinieron diciendo «¿por qué se leen estos documentos, ya que se refieren a los acusados ​​de casos totalmente diferentes, algunos de los cuales han sido absueltos y otros con juicios en curso. Usted no sabe si las personas a las que usted se refiere han sido absueltas o no, o si se ha establecido alguna relación con CCF. ¿Cuál es la razón detrás de la lectura en voz alta en los tribunales, ya que no contienen ninguna evidencia incriminatoria contra el acusado y son completamente irrelevantes con el caso actual? El tribunal debe responder a esta pregunta». Sr. Fytrakis, obviamente molesto, destacó que: «Esto es abuso de la autoridad judicial. Deberíamos haber estado preocupados por los aspectos del caso actual. Es incomprensible presentar información que no concierne al demandado. Con un objetivo mayor». La objeción fue rechazada por los jueces después de un receso rápido.

Luego fue la lista de todos los hallazgos en la residencia de Stella Antoniou, que en realidad fue absuelto en su juicio. La lista de todos los objetos en la casa de K. Sakkas fue leída inmediatamente después, en un esfuerzo por probar que Theofilou estaba consciente de que Sakkas tenía una granada en su casa, a pesar de que no estaba a la vista y la policía antiterrorista lo había recuperado de un armario. Luego fue el informe del laboratorio de expertos, que mencionó que no se encontraron rastros de explosivos como polvora de pistola en objetos pertenecientes a Theofilou. El siguiente documento demostró la conexión de una línea fija telefónica de OTE a nombre de Theofilou, justo después de la detención de K. Sakkas, que refuta la acusación del alto funcionario de la contraterrorismo (Sr.Chardalias) de que se trataba de un Período en que «el acusado estaba escondido».

El siguiente documento se refería a la investigación del teléfono móvil de los autores habrían abandonado. El número parece pertenecer a un nacional senegalés y basado en los registros, hubo una llamada a Naxos. Como se mencionó anteriormente, era necesario realizar una investigación más minuciosa del teléfono celular, pero en su lugar las autoridades ignoraron las pruebas y no lo hicieron. En este punto es importante recordar que justo al lado del coche que se quemaba, un barco fue visto saliendo de la isla y dirigiéndose a Naxos en un día que el viento era tan fuerte como 8-9 Beaufort. Tan pronto como los guardacostas de Naxos se aseguraron de que eran locales, optaron por no llevar a cabo ninguna investigación sobre el barco y sus pasajeros, a causa de «saber quiénes eran», según un testigo ocular que vio el barco salir de la isla.

Los documentos siguientes se referían a la extracción violenta e ilegal de ADN de Tasos Theofilou, ya que no se enfrentaba a ningún cargo en el momento de su detención. La policía afirma que utilizó la violencia para obtener su ADN porque se resistió a su detención, que fue una acusación del que fue absuelto durante el juicio de primera instancia.

Luego estaba el documento sobre la bufanda que el perpetrador llevaba bajo su sombrero, que está en el espacio entre su cabeza y el sombrero. Lo extraño es que aunque la bufanda estaba en contacto directo con la cabeza del autor, no había rastro de ADN en ella. Papadakis se pregunta cómo fue posible que el ADN se trasladara hasta el sombrero, pero no quedara muestra en la bufanda.

La audiencia concluyó con documentos relativos a casos anteriores, en los que los acusados se enfrentaban a cargos penales basados en el ADN. Uno de los más prominentes fue el caso de Aris Seirinides, que se enfrentaba a múltiples cargos y la única evidencia en su contra era una máscara quirúrgica con su ADN. Seirinides fue absuelto sobre la base de que una muestra de ADN en un objeto móvil no constituye una evidencia lo suficientemente considerable como para asegurar una condena.

El juicio se reanudará el martes 28 de febrero a las 9 am.

FUENTE: INSURRECTION NEWS

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info