GRECIA: COMUNICADO DEL ANARQUISTA DIMITRIS CHATZIVASILEIADIS POR LA SEMANA DE LA VENGANZA DEL COMPAÑERO MICHAEL FOREST REINOEHL

NOTA DE ANARQUÍA: Se ha decidido traducir y publicar el comunicado del anarquista Dimitris Chatzivasileiadis, que se encuentra en este momento en la clandestinidad por una serie de acusaciones, dentro de ellas por su participación en la guerrilla urbana Organización de Autodefensas Revolucionarias. La tendencia y visión desarrollada por Dimitris, basado en el plataformismo anarco-comunista, es contrario a lo que se apuesta en este proyecto, pero se hace necesario su lectura y análisis. ¿Nos une la práctica y la lucha armada?, ¿Marxismo, plataformismo o anarquía?, ¿Consecuencia o dogmatismo?.

Comunicado a los compañeros de lucha en la llamada américa, del anarquista Dimitris Chatzivasileiadis, perseguido por su relación con la guerrilla Organización de Autodefensas Revolucionarias.

Respuesta a la semana de venganza del compañero Michael Forest Reinoehl, asesinado por orden del gobierno.

El asesinato estatal planeado contra el compañero Michael Forest Reinoehl refuerza nuestro odio hacia el mundo de la autoridad. En el territorio griego, durante el último período de la democracia burguesa, a menudo hemos experimentado ejecuciones estatales personificadas por orden de las autoridades. Desde el doctor Tsironis el 11 de julio de 1978, a Michalis Prekas el 1 de octubre de 1987 y Cristoforos Marinos el 23 de julio de 1996. Así como el estado griego pretendía asesinar a estos combatientes, también lo hizo el estado colonial llamado EE.UU., el 3 de septiembre, pretenden enviar a todos los insurgentes el mensaje de que nadie puede superar la ley de hierro de la dominación militar de los gobernantes. Deberíamos hacer una pausa para reflexionar sobre estos asuntos cruciales que nacen de la voluntad del estado de cometer asesinatos políticos. Tales momentos determinan la evolución del movimiento social durante largos períodos de tiempo.

De manera similar, la historia y la experiencia actual de la lucha de clases nos enseñan que las ejecuciones extrajudiciales selectivas no son una excepción a la regla de los regímenes liberales. Son tan frecuentes como deben ser para fortalecer el dominio del control total de la autoridad burguesa sobre la vida y la muerte. El actual ministro de terrorismo de Estado de Grecia prohibió los asesinatos de Estado hace un año, despojando de la calidad humana a aquellos que el Estado decide llamar terroristas. Extrajudicial fue el asesinato del compañero Alexis Grigoropoulos de 15 años en 2008 en el turbulento barrio de Exarchia. Las ejecuciones extrajudiciales son mucho más que las personificadas. Apuntan a la clase de los oprimidos, de los explotados y excluidos en su totalidad. Extrajudiciales son las ejecuciones de migrantes en las fronteras, así como los asesinatos policiales de personas no blancas en la llamada América, así como los bombardeos imperialistas y coloniales en el Medio Oriente y África, los asesinatos paramilitares en Colombia y México, en zonas ocupadas. Afrin en el Kurdistán, en la Palestina ocupada, etc. El Habeas Corpus (1), el derecho humanitario y las constituciones estatales, se aplican sólo a la propia clase burguesa. Los pueblos africanos oprimidos que fueron trasladados encadenados, o que nacieron en la llamada América y que inundan los campos de prisioneros del sistema penal del estado colonial, sienten en su piel el hecho de que el capital no necesita la libertad de movimiento de su salario. o esclavos no remunerados. Y no sólo no respeta a sus súbditos, sino que, por el contrario, necesita perpetrar el genocidio de clase de las poblaciones superfluas, para poder reproducirse y hacer crecer su poder acumulado. Y el capital lo hace con todos los medios de que dispone.

Es superfluo para nosotros, enemigos organizados del sistema explotador, hablar de la relación histórica y estructural entre racismo y capitalismo. Es una pérdida de energía tratar de persuadir a quienes experimentan el racismo a diario en sus cuerpos de que se trata de un problema de clase. Lo saben muy bien, a pesar de los tonos de ideología engañosa que les arrojan los mediadores del Estado. Si las aspiraciones de asimilación al sistema, del tipo que promueven los liberales, aún tienen algún terreno, es porque nosotros, los oprimidos, aún no hemos sembrado términos prácticos para superar nuestra dependencia del capital. Sucede en la medida en que nosotros, los antiestado / anticapitalistas, aún no hemos abierto el espacio para albergar las necesidades de la clase de los oprimidos y albergar nuevas esperanzas. No es suficiente enfatizar que el capitalismo nació del colonialismo. No es suficiente subrayar que si la lucha antirracista no es revolucionaria, no puede ser antirracista. Quienes entendemos esta condición histórica, como la forma específica de lucha de clases hoy, en los llamados Estados Unidos, en las fronteras y los campos del centro imperialista y en cualquier lugar donde actúe el Estado-nación, tenemos la responsabilidad de organizar la transición revolucionaria.

Después de siglos de esclavitud, la conciencia de que una guerra civil pueda tener lugar sin cesar está emergiendo de nuevo masivamente. Esto fue silenciado mientras un bando, los tiranos, tuvieron el poder de erradicar la memoria, así como erradicaron los terrenos de la comunidad MOVE el 13 de mayo de 1985. Pero el pueblo no está perdido. En el momento en que vuelve a salir a la calle, todo el recuerdo, toda la historia de clase sale como un volcán. Tan tranquilo como ha sido el período anterior, tanto más turbulenta es la actual crisis de civilización. Sin embargo, al mismo tiempo, no estamos preparados frente a una máquina de muerte que no teme nada más que su propia desaparición.

Hay compañeros que, a pesar de su entusiasmo por la insurrección, expresan temor ante el estallido de la guerra civil. Debemos evitarlo, dicen nerviosos. El enemigo persigue un conflicto bélico para aplastarnos, argumentan. Sin embargo, que se pregunten qué ha detenido la guerra hasta ahora. ¿Quién ha ido ganando terreno, desde hace siglos, al terrorismo unilateral? Si el Estado desea intensificar el conflicto contra nosotros, ¿quién puede disuadirlo sin darle al Estado el derecho autoritario de asesinar cuando quiera, a quien quiera? Cuando el enemigo te provoca a la guerra, la única forma de evitarlo es firmar un tratado de esclavitud aún peor. ¿Cómo enfrentar la responsabilidad histórica frente a los innumerables hermanos y hermanas asesinados y decir que debemos dejar al enemigo de clase la capacidad exclusiva de matarnos cuando quiera? Al final, son solo unos pocos los que pueden mantener el privilegio de sobrevivir frente a la continua violencia racista asesina: los que pertenecen a la raza de los grandes caudillos del capital y solo con la condición de que demuestren, a diario, su disciplina a la regla del terror. El compañero Michael Forest Reinoehl violó esta regla. Negó el consentimiento pasivo al monopolio del asesinato.

Nadie puede argumentar honestamente que la liberación de la esclavitud, la esperanza que renació repentinamente en el vientre de la bestia, puede ocurrir sin una revolución. Entonces, digamos honestamente cuál es el momento más apropiado para intensificar nuestros esfuerzos. Es el momento en que los oprimidos se levantan juntos, el momento de la mayor empatía, solidaridad y conciencia de lo posible. La revuelta disuelve la fe engañosa, y en gran medida autodestructiva, en el «nicho» de uno. Esta insurrección hizo esto más que cualquier otro evento desde la revuelta en Siria y el crecimiento de la revolución pro-federalista. La disolución de la fe engañosa en los nichos engendra la revuelta. Es una dinámica tan universal, como ningún otro proceso social. Por esta razón, hace factible y autoperpetuante, un movimiento expansivo que está limitado solo por fronteras de clase más profundas. Además, por eso, la insurrección se extiende más allá de las fronteras artificiales de las autoridades. No hay leyes históricas, ni condiciones coincidentes, que sean capaces de liberar a las personas que no quieren luchar por su libertad, como nada puede detener a las masas rebeldes cuando están decididas a llegar al final. La revuelta negra en los llamados Estados Unidos fue mucho más allá de los horizontes realistas de los días que la precedieron.

El estallido de una revuelta llega en un momento en que un acontecimiento, que nunca es nuevo, rompe los límites de la tolerancia. Comienza con una ruptura interna dentro de las personas, pero siempre en relación y, más precisamente, en contra de las condiciones universales. Esto ha sucedido a lo largo de la historia. La insurrección nunca estalla debido a un evento único; por el contrario, se vuelve necesario y factible cuando la regla del terrorismo, la explotación y la ejecución dejan de ser toleradas. Por otro lado, la extremidad única siempre se puede digerir. La tortura y el asesinato intencionado prolongado de George Floyd por los bastardos de la policía se convirtió en la chispa dentro de una habitación llena de pólvora lista para explotar.

Volvamos a la historia de esta plantación llamada América. Hace apenas un siglo. En las minas de Rockefeller, Colorado. Echemos un vistazo más de cerca a los trabajadores de Ludlow, en su mayoría inmigrantes, que se rebelaron en 1914. Tratemos de entrar en sus corazones, de acercarnos más a la experiencia real de lo que permitiría un análisis socioeconómico abstracto. Típicamente libres, pero prácticamente cautivos de los campamentos industriales de los patrones, que estaban custodiados por matones armados y guardias nacionales. Ya habían luchado por mejorar sus salarios y condiciones de vida. Pero lo que provocó un levantamiento radical fueron los asesinatos cínicos y las ofensas contra su comunidad. Veámoslos en el momento en que estalló su revuelta armada. ¡Fue una celebración! Era la celebración de la Pascua de los griegos, donde todas las comunidades habían sido invitadas. La matanza ya había comenzado. El sentimiento crucial que llevó esa revuelta a la creación de un ejército revolucionario, a la destrucción de las fuerzas mercenarias contrarrevolucionarias, a la ocupación de los pueblos circundantes y la voladura de las minas de este banquero, fue el conocimiento de que no hay mañana. Porque es sólo en el momento en que nos damos cuenta de que no hay mañana dentro de los muros financieros y militares del amo, que se hace posible pasar a la lucha revolucionaria, en un mundo donde no hay vuelta atrás. Y es un pasaje cruel.

En consecuencia, es la crueldad del conflicto con el enemigo de clase lo que despierta la más amplia solidaridad, ya que saca a la luz la crueldad de la tiranía. En 1914, este apoyo mutuo se expresó en los cuarenta mil rifles que llegaron en pocos días a los esclavistas insurgentes de Ludlow, de todo el país. Hoy, se expresa en la ola de gente que persistió en salir a la calle, para contribuir a las iniciativas agresivas en los campos de esclavos urbanos. La insurrección engendra una nueva fe, ya que emerge de una grieta dentro de un mundo que parecía tan oscuro que ni siquiera podíamos ver de qué está hecho. Es algo más que esperanza. Esta masa sin precedentes de movimiento humano coherente que se difunde por la determinación y la iniciativa de la verdadera solidaridad, crea inmediatamente un nuevo universo. Dentro de la insurrección, el amor y nuestra relación con la muerte y la visión adquieren todo su sentido. Esta capacidad nace del acto revolucionario voluntario. En medio de la insurrección, ese eficaz espejo de fe sobre el que se funda la igualdad y la colectividad abierta, se convierte en catalizador de un cambio exponencial. No hace falta ningún esfuerzo mental para reconocer que la insurrección es el momento en que los oprimidos hacen las paces con la realidad del peligro histórico y firman un pacto de responsabilidad colectiva. Si este no fuera el caso, si los participantes se cubrieran entre la multitud -lo cual es una afirmación calumniosa de los sociólogos reaccionarios, y al mismo tiempo exactamente lo que hace la clase burguesa individualista bajo el pretexto del imperio de la ley- las masas rebeldes se dispersaría en la primera huelga represiva. Las insurrecciones se convierten en momentos históricos cruciales, porque disuelven, en la práctica, la metafísica paralizante del racionalismo autorrealizado. Todas las racionalizaciones dan paso al tipo de solidaridad que no calcula costos.

Sin embargo, es necesario que haya un día siguiente, porque la guerra es larga. Desde que leí el dicho estadounidense «Dios creó a los humanos y Samuel Colt los hizo iguales» me ha hecho reír. Aunque hay algo de verdad en la segunda frase, aún las relaciones de explotación establecidas, la dependencia del control concentrado y las estructuras en desarrollo de la heteronomía política, han erigido condiciones que dificultan asegurar la propia libertad, y más aún asegurar la igualdad, al tomar un arma, incluso durante los primeros pasos del sueño americano. Esta condición de desigualdad crece constantemente. Es cierto que no podemos enfrentarnos al ejército estadounidense en una batalla frontal, como sostienen quienes están preocupados por una intensificación de la guerra civil. Nunca los sublevados han logrado levantar una barricada o una ciudad barricada contra la composición orgánica acumulada del capital militar. Sin embargo, se han logrado muchas revoluciones, muchos ejércitos estatales se han replegado bajo la prolongada resistencia popular, y el ejército estadounidense tiene más derrotas que victorias en sus intervenciones imperialistas. La imagen de una multitud aplastada por las bombas de las máquinas de la muerte refleja una imaginación sumamente estrecha, producto de la fijación con ese momento en que las masas toman la calle. La vida debe continuar, pero en términos revolucionarios.

Los anarquistas son los primeros en denunciar a los reformistas. Sí, el reformismo es muerte, pero la respuesta no es condenarlo. Nadie necesita decirle a los rebeldes que este retroceso institucional en torno a los asesinatos estatales y la condena de un policía asesino no es más que la forma de fortalecer aún más el monopolio estatal de la violencia homicida. ¿Quién puede engañar a aquellos cuya vida ya no vale nada? Estas manipulaciones no se dirigen a los insurgentes, sino al margen de la revuelta latente: a quienes aún se consuelan en su fe hacia el Estado. La insurrección, a través de su práctica, se abre hacia esta franja. El conflicto con la dominación estatal sobre el terreno y en la vida social, que revela las raíces del Estado, a saber, el gobierno militar, la guerra, la explotación y el patriarcado, disuelve los velos artificiales de la autoridad. Durante todo un siglo, desde la 1ª guerra imperialista, cuando se implementó por primera vez el uso de armas químicas, el gas lacrimógeno al servicio de toda política opresora y explotadora, ha contribuido a la degradación de la democracia burguesa más de una tonelada de propaganda radical. Los sistemas decaen por sus ineludibles contradicciones, y la contradicción interna más profunda del estado capitalista es su simultánea negación y asimilación de la sociedad como sujeto político que crea la historia. Cuando, por ejemplo, la Organización de Autodefensa Revolucionaria disparaba contra unidades policiales antidisturbios, diciendo que “… pide y pone todas sus fuerzas para la construcción de la amplia resistencia social armada. Para que aplastemos el terrorismo y la dominación de los explotadores. Una granada de mano por cada bote de gas lacrimógeno. Dos balas por cada policía que da un golpe”(2), fue un paso más allá de asumir una posición de batalla en la guerra de clases: planteó la cuestión de la autodirección social en su raíz, donde las contradicciones se vuelven destructivas.

Es una evasión señalar a los reformistas como el enemigo peligroso. Particularmente hoy, cuando el estatismo y el capitalismo han vendido cualquier remanente de sus promesas. El enemigo más peligroso son nuestras propias inhibiciones, nuestra propia negación a tomar iniciativas y comprometernos con la organización ilimitada de la lucha revolucionaria. Esta propuesta no es en absoluto abstracta. Sería abstracto si el diálogo terminara aquí. Además, el compañero Michael Forest Reinoehl puso esto en práctica. Planteemos el problema dentro del campo real. ¿Cómo se construyen las bases revolucionarias aquí y ahora, dentro de la insurrección y en todo su desarrollo? Debemos partir de las necesidades inmediatas que llevan a la insurrección: resistir la violencia de los explotadores y recuperar las riquezas de la tierra, en solidaridad e igualdad. Dos necesidades muy concretas que, si las sentimos, entonces tenemos el deber de organizar su cumplimiento aquí y ahora. Si los antiestado / anticapitalistas organizados no están dispuestos a organizar, dentro de la insurrección, las bases de la socialización directa de los recursos, entonces es seguro que los rebeldes se dispersarán y volverán a las relaciones establecidas, a la misma velocidad se reunen. No es necesario ser marxista para comprender esto. Estoy seguro de que todo el mundo ha visto esto. Y en ambos paradigmas históricos de las revoluciones libertarias del siglo pasado, en Ucrania y en España, la revolución social no se vio comprometida por la desnutrición, a diferencia de lo que sucedió bajo el gobierno de los bolcheviques, por ejemplo. El fundamento de estas revoluciones fue la reapropiación directa de los medios de supervivencia. Por supuesto, las condiciones de hoy son diferentes. La clase de los explotados está fragmentada y su mayor parte está excluida del trabajo, excluida de los medios de supervivencia, encarcelada en campos penales y campos de concentración. Sin embargo, esta necesidad no se cancela, sino que se intensifica. La lucha por la supervivencia social es diaria y se da ya antes de la insurrección. En el momento en que estalla la revuelta, necesitamos tener estructuras organizativas abiertas con propósitos totalmente prácticos. Estos no provienen de la terapia de grupo en el momento de la erupción. Sus formas embrionarias ya deben estar en su lugar. La experiencia, las propuestas y sobre todo, los órganos colectivos que están comprometidos con este propósito y decididos a librar las batallas necesarias, ya deben estar disponibles. Sé que lo que estoy diciendo no es una gran novedad, que en los llamados Estados Unidos se han creado muchas estructuras autoorganizadas de solidaridad, y que en la revuelta brillaron tanto la solidaridad organizada como la urgente. Sin embargo, mantengamos la comprensión de cuán crítica es la lucha contra la economía de la explotación y la esclavitud.

No hace falta decir que el proyecto de volver a apropiarse de la tierra social, no cumple con el obstáculo de cierta “conciencia”, que sólo unos pocos elegidos poseen, pero con el obstáculo del terrorismo de Estado. No hace falta decir que para combatir el terrorismo económico es necesario luchar contra el gobierno militar. Si esto sigue siendo motivo de controversia, incluso después de dos siglos de dominación capitalista, es porque la internalización del terrorismo de Estado engendra creencias engañosas. Tal como habían señalado los compañeros de Dielo Truda (Causa de los Trabajadores, el grupo de exiliados anarquistas ucranianos y rusos en Francia, que redactaron la Plataforma Organizacional de la Unión General de Anarquistas en 1926):

La defensa de la revolución es también uno de los problemas de su ‘primer día’ … La revolución social, que amenaza los privilegios y la existencia misma de las clases no trabajadoras de la sociedad actual, provocará inevitablemente la resistencia desesperada de estos clases que tomarán la forma de una guerra civil cruel … Si los trabajadores quieren preservar los logros de la revolución, tendrán que establecer órganos para la defensa de la revolución, a fin de desplegar una fuerza de combate que esté a la altura de la tarea , contra el embate de la reacción… Pero esta medida (consecuencia de la estrategia militar en la revolución) debería ser el centro de atención incluso ahora. Debe ser estudiado a fondo incluso ahora para evitar retrasos fatales en la protección y defensa de la revolución, ya que en tiempos de guerra civil, los retrasos pueden resultar fatales para el resultado de toda la revolución social».

Para obtener la orientación más amplia sobre este deber, me referiré al reciente y rico paradigma de la lucha de liberación que libró el movimiento revolucionario kurdo durante más de cinco décadas. La Guerra Popular Revolucionaria(3), desarrollada como estrategia por el PKK en 2010, consta de cuatro fuerzas paralelas y correlacionadas, que en palabras de la propia organización son:

  • Fuerza guerrillera.

  • Serhildan movimiento del pueblo, es decir, la lucha social de la sociedad que se desarrollará bajo el liderazgo de mujeres y jóvenes.

  • La organización de las fuerzas de autodefensa que desarrollan la defensa de la sociedad desde dentro de la sociedad. En otras palabras, es el desarrollo de una organización de defensa civil que pueda defenderse de ataques violentos en cada barrio y en todas las áreas donde se encuentra nuestra gente.

  • La lucha del pueblo kurdo en la Turquía metropolitana y la alianza socialista-revolucionaria con los movimientos democráticos, que crece sobre la base de la misión y el papel revolucionario de la clase trabajadora en el movimiento revolucionario turco.

El tercer punto es el camino para que se arraigue la autoorganización de masas. Dos comentarios: la autodefensa social no se puede asignar a las organizaciones de partidos políticos. Siempre que los insurgentes no lograron crear inmediatamente fuerzas combativas abiertas y en cambio sustituyeron su debilidad por el poder de los partidos políticos, han conocido la derrota social de la revolución. Pero al mismo tiempo, los “determinados cuerpos militares revolucionarios” que deben formarse (en palabras de Dielo Truda), no pueden crearse desde cero en un momento, y más aún bajo la presión catalizadora del tiempo. Nunca ha sucedido así. Es esta debilidad la que aprieta la revuelta entre la capitulación y la manipulación estatal. No basta con señalar que hubo organizaciones jerárquicas entre los que salieron armados en ciertos puntos de la revuelta negra. Criticar esto sólo es útil cuando se basa en nuestros propios esfuerzos revolucionarios. De hecho, tales intentos de asimilación militarista ganan influencia solo cuando las fuerzas revolucionarias libertarias están ausentes. Es entonces cuando deben intervenir las fuerzas guerrilleras, de la misma manera que lo plantea el PKK, y las machnovitas lo ponen en práctica. El deber principal de la guerrilla libertaria no es la propaganda a través de los hechos, ni la necesaria difusión del contraataque de clase a través del tiempo y el espacio. El deber principal es preparar la capacidad de las masas revolucionarias para liberar el terreno social. Todo lo demás sirve para este propósito.

Los llamados Estados Unidos son un país vasto, junto con Canadá, un continente, lleno de megaciudades caóticas y regiones silvestres escasamente pobladas. Y es un país donde las armas circulan con mayor libertad que en ningún otro lugar. Sabemos de luchas guerrilleras victoriosas que han tenido lugar en pequeñas islas aisladas y en regímenes totalitarios. Particularmente allí, en el seno de la democracia capitalista (la revolución americana y su constitución precedieron a la revolución francesa), el enemigo no es una dinastía que está recluida en algún castillo. La autoridad del enemigo se construye en la totalidad de las relaciones sociales codependientes. El futuro está aquí, en las condiciones reales, siempre que liberemos nuestra voluntad y nuestra imaginación de los dogmas conservadores. No tenemos que repetir los errores que cometieron los Black Panthers o el Weather Underground, que ellos mismos han reconocido (ciertamente podemos cometer nuestros propios errores). Pero la experiencia histórica colectiva sigue viva y está volviendo aún más relevante hoy. Como todo lo que la historia de la autoridad ha tratado de enterrar. Inspirándome en estos dos paradigmas históricos, repetiría como pauta básica que el desarrollo radical pasa por la conjunción de la acción guerrillera agresiva y de la autodefensa social. La lucha guerrillera es la raíz y el fundamento revolucionario es el bosque.

Ayudados por estas referencias a los fundamentos combativos de la lucha contra el terrorismo económico y la aniquilación, podemos pensar en sus aspectos prácticos. En teoría, ningún pensador marxista o libertario estaría en desacuerdo con la propuesta de reapropiación social de todos los recursos sociales privatizados. Pero, ¿de qué manera se concreta esta propuesta dentro de la realidad de la Rebelión Negra? Los rebeldes, como ocurre en todas las insurrecciones de la era postindustrial (prefiero llamarla hiperindustrial, ya que de la sobreacumulación se produce el fraccionamiento y la interconexión), atacan y saquean los lugares más accesibles de la cadena comercial. Algunas partes organizadas del movimiento condenan la práctica del saqueo. Otros lo examinan desde el punto de vista de la táctica, pero desde el punto de vista del espectáculo, por lo tanto sumergido en la dominación ideológica del capital, y en términos interclase, por lo tanto, conservadoramente oportunista. La guerra de clases, detrás de las líneas del frente de la revuelta, también toma la forma de guerra ideológica y psicológica. Los anarquistas y los revolucionarios sociales deberían ser muy claros en este punto. Los proletarios tenemos el derecho innegable de satisfacer nuestras necesidades aquí y ahora, con todas las oportunidades y de cualquier forma posible, satisfacción de la que nos hemos visto privados durante siglos para que la burguesía coseche seguridad y placer de nuestro sudor y de nuestra vida. Y es exclusivamente nuestro derecho tomar tales decisiones políticas sobre las tácticas de la guerra de clases. Cualquier postura que no reconozca estos derechos y capacidades exclusivos de la base de clase es tortuosa e incluso hostil.

Sin embargo, debemos dar pasos más allá de defender nuestro derecho a la supervivencia y la acción. Ver los límites de nuestras prácticas, mirar los obstáculos que nos encierran dentro de tales límites, buscar experiencias y nuevas propuestas que traspasen esos límites y comprender nuestras debilidades internas, sociales, políticas, organizativas y prácticas, que nos impiden cambiando las condiciones. La práctica de la apropiación oportunista y la distribución desestructurada de los bienes de consumo tiene sus límites externos. Un límite económico es el stock finito del mercado. Hasta 1914, todos los ejércitos invasores se alimentaban saqueando territorios enemigos y aliados. No había otra forma. Entonces, los ejércitos se vieron obligados a moverse constantemente o realizar campañas cortas. El crecimiento de la economía capitalista creó por primera vez en la historia la capacidad de abastecer ejércitos desde la retaguardia del frente de batalla. Las revoluciones en Ucrania y España no enfrentaron este límite, ya que su primer acto en cada movimiento expansivo fue socializar la tierra. En una fugaz explosión insurreccional, este límite permanece latente. Pero siempre que una lucha tiene continuidad, que es lo que queremos, no puede traspasar este límite. Por ejemplo, la comuna de Oaxaca en 2006, cuya base era la huelga de maestros, había implementado como método de abastecimiento, la apropiación de bienes al detener camiones de carga en la carretera. Pero tal práctica tiene ciertas demandas: en el sentido táctico estricto, presupone la capacidad de confrontación militar con las fuerzas represivas. Además, se necesita un terreno bien defendido dentro del lugar por donde circulan las mercancías. Sabemos que la barricada de barrios y ciudades enteras es de gran importancia para la continuación de la lucha revolucionaria, pero no pueden durar mucho sin moverse agresivamente contra el mecanismo estatal. En realidad, la causa detrás de la derrota militar de la mayoría de las revoluciones fue su reducción dentro de un espacio urbano. Esa misma comuna de Oaxaca fue salvajemente atacada por mecanismos militares. Entonces, llegar a una conclusión más general, la oferta de una revuelta que tenga longevidad, al apropiarse del mercado capitalista, al menos presupone una estructura combativa. Entonces, en cualquier caso, debemos partir del deber básico de autodefensa.

Los riesgos se vuelven más manejables cuanto más nos acercamos a los espacios funcionales de la clase burguesa, es decir, cuando secuestramos la función de producción y movilidad del capital, así como la supervivencia de las clases burguesas. La lucha a corta distancia siempre ha sido una forma de contrarrestar la disociación de la burguesía que permite el aislamiento y la aniquilación de los insurgentes mediante el uso de armas biopolíticas o militares masivas. Llegamos a la dimensión política de esto en breve. Cuanto más amplio es el espacio de las relaciones capitalistas, más fácil es acercarse al enemigo de clase, descolonizando los espacios mediante los cuales recuperamos la riqueza que nos ha robado el enemigo, mientras dure la guerra. Esta idea general, que creo que los rebeldes de la era actual dentro de los centros capitalistas adoptarán impulsivamente, acorde con las circunstancias del desarrollo, implica la transformación de la dinámica insurreccional en una fuerza guerrillera urbana masiva permanente. Si bien copiar paradigmas históricos no es útil, aprender de diversas experiencias históricas existentes puede resultar fructífero, siendo la más destacada la de la lucha proletaria en italia durante los años 70 y 80, dado que desde entonces la fábrica capitalista se ha expandido y proliferado. Sin embargo, aunque cuanto más interviene dentro de las redes enemigas, más aparentemente inhibe la agresión del enemigo contra usted, esto no alivia la necesidad de construir poder militar, sino que lo intensifica. Para que un organismo lleve el caos al equilibrio del gobierno burgués, debe tener una entropía interna mayor que la del valor agregado del capital, y esta debe consistir en una especie de autoorganización más compuesta de lo que el enemigo pueda concebir. En pocas palabras, necesita masas difusas, pero muchas, así como una coorganización radical. Llegaremos a eso cuando comentemos el tema del federalismo y el sectarismo.

En las condiciones dadas de los llamados Estados Unidos, el fraccionamiento del capital tiene efectos opuestos. La formación a-social de este estado es un ejemplo de lo que puede ser el caos capitalista, pero al mismo tiempo, es un ejemplo del fraccionamiento fascista del gobierno militar capitalista. La burguesía estaba armada antes que nosotros. No solo su estado, sino también todas sus instituciones hasta el último ciudadano particular. La Revuelta Negra enfrentó esta realidad a costa de sangre. Ya había visto su rostro al comienzo del último gobierno republicano. La insurrección no tuvo tiempo de apoderarse ni de una fracción de los recursos del mercado, porque se enfrentó a la clase burguesa armada “panamericana”, mientras que la revuelta no estaba armada en consecuencia, ni estaba lo suficientemente organizada para librar una guerra duradera y poco ortodoxa contra la supervivencia de la burguesía. Y es por eso que los límites inherentes de la economía comercial no entraron en el imaginario colectivo. Y así, nuestra supervivencia durante un choque con la autoridad, especialmente en los llamados Estados Unidos, depende del asunto político de nuestra relación con las clases medias burguesas. Habiendo especificado este punto, lo examinaremos al final.

Los prerrequisitos que mencioné anteriormente nos llevan al límite interno de la práctica de saquear el mercado. Esto se relaciona con el propio cuerpo colectivo-social combatiente como fuerza combativa, como organización con características revolucionarias. No somos una máquina para producir resultados en un conflicto de estrategias. Esto ya era obvio desde la segunda guerra imperialista. La Alemania nazi no fue derrotada por una máquina más poderosa o inteligente (aunque había una esperando a la vuelta de la esquina, los llamados Estados Unidos), sino por la participación popular en la resistencia, en Rusia y en la guerrilla antifascista. Una civilización que se forma colectivamente está luchando contra una civilización que se ha establecido durante miles de años. En ausencia de una fuerza coherente, la iniciativa de saqueo reproduce e incrementa un problema existente: la deconstrucción de la comunidad rebelde. Para evitar malos entendidos, no quiero decir que la supervivencia del proletariado sea un hobby. Los ejecutivos políticos están mucho más preocupados por sus placeres materiales que los saqueadores proletarios. El problema es que la economía privada suele resurgir. Las iniciativas de saqueo en medio de una rebelión, pocas veces se encargan de organizar y cubrir las necesidades de los más débiles y en general de distribuir equitativamente los bienes, priorizando las necesidades comunales. Seguramente, esto no excusa la represión contra el saqueo. Sin embargo, desde una perspectiva revolucionaria debemos dar respuestas de cómo podemos saquearlo todo sin destruir el horizonte emancipatorio de la rebelión y, por supuesto, sin estar subyugados a la economía política de los líderes de partido que quieren mantener el statu quo hasta que …

Hablemos de un paradigma histórico característico y trágico, del que tenemos relatos detallados de primera mano. La revuelta en Albania en 1997. Este fue el evento social más poderoso desde la revolución en Hungría en 1956. Mayo ‘68 fue un paseo dominical en comparación con Albania ‘98. Tras el cambio de régimen y la apertura del país al mercado interestatal, toda la población albanesa se extendió por la Unión Europea e hizo a los europeos liberales, y a los griegos entre ellos, ricos con el sudor y la sangre de su trabajo. Los trabajadores albaneses estaban ahorrando sus remesas en el sistema parabancario de Albania, con la promesa de algún bono. Tras 8 años de acumulación, los bancos albaneses se declararon en quiebra, tras sacar todo su dinero del país. Todos los salarios de las personas ahorradas durante una década habían desaparecido en un día en el marco de un plan de «acumulación primaria». Comenzaron las movilizaciones, seguidas de picos consecutivos. Enfrentamientos y huelgas de hambre, seguidos de ocupaciones de comisarías y desarme de la policía, seguidos de la caída del ejército en el primer intento del gobierno de lanzarlo contra la rebelión, y finalmente, los sublevados terminaron ocupando casi la mitad del país. y teniendo en sus manos la totalidad del arsenal militar del país. Cabe señalar que el antiguo régimen socialista estaba implementando un dogma de defensa popular hasta su caída. Cada aldea tenía su almacén de armas. Cada familia se quedó con un enorme arsenal. Durante los años que siguieron a la revuelta, todos los pueblos se quedaron con este ganado apropiado. ¿Pero por qué? Para que puedan licuarlo todo. Todo lo que se podía vender se vendía. La campiña griega se inundó con el AK47 del ejército albanés; cada explotador de trabajadores migrantes, cada violador, cada fascista podría tener uno. La verdad es que incluso la armería por la que hoy soy perseguido proviene casi en su totalidad de esa revuelta. Pero esta es la excepción. Ya durante la revuelta, toda la infraestructura productiva, lo básico que tenía el estado albanés, que no estaba custodiado por matones armados, que también se mezclaron en la revuelta, fue literalmente desarmado. Hasta el último manillar de la última puerta, todo se desarmó para usarlo o convertirlo en efectivo. No critico ni subestimo la voluntad proletaria; Desprecio el elitismo. Quería cruzar las fronteras y unirme a la revuelta. Como objetor del servicio militar obligatorio no pude obtener un pasaporte del estado griego, y entonces no estaba lo suficientemente familiarizado con las montañas para cruzar a pie. Me he arrepentido de no haber intentado ir. Pero el desarrollo fue desproporcionadamente trágico en relación con la dinámica de la revuelta.

Los proletarios albaneses, los más proletarios de Europa, que ayudaron a gran parte de la burguesía y pequeñoburguesa europea a subir la escalera, mientras llegaban a ocupar un país, con el Estado desaparecido y con pleno poder militar, volvían a encontrarse en la fondo del cañón. El ejemplo de Albania está directamente relacionado con la lucha de clases en los llamados Estados Unidos. El pueblo albanés, después de décadas de aislamiento exorbitante del resto del planeta, creyó en el sueño americano. «Todos somos comunistas, pero amamos a Estados Unidos porque traen libertad». Esta frase, dicha con esas palabras exactas, resume no solo el engaño de los proletarios albaneses, sino que pienso también en gran parte de los esclavos del colonialismo americano. Hoy, Albania está controlada por los fascistas islámicos de Erdogan, el espantapájaros de la OTAN y el imperialismo ruso, y la gente se muere de hambre. Compañeros albaneses informan que no hay infraestructura de salud en el país, mientras que la burguesía está volando a Estambul para recibir tratamiento para el SARS-CoV-2. Detrás de la embestida del fascismo en los márgenes del planeta, podemos reconocer fácilmente sus raíces antisociales: el deseo de riqueza fácil, el culto al lujo y la cultura de las pandillas, con todo lo que conlleva (patriarcado, militarismo, explotación y subordinación). Este es el sueño americano desde la época de los buscadores de oro de Eldorado hasta el último pueblo de la tierra.

El principal factor inhibidor de una revolución en Albania no fue el agotamiento de los bienes de consumo ni la destrucción de la industria, ya que tenían tanto tierra como armas. El principal problema era que la gente quería dinero, no tierra. Y así terminaron, una vez más, trabajando por la tierra y las industrias de los patrones. Siguiendo esta descripción, llegamos a los obstáculos internos que producen límites internos y que ayudan a mantener los límites externos de la revuelta. El problema del dinero, como de todo lo que se percibe como un bien comercial intercambiable o consumible, es que su sujeto no es el trabajador ni la vida que lo rodea, el cuerpo común que es torturado, encarcelado y asesinado para que se produzca el bien. , sino el propietario y consumidor de la propiedad privada. La reapropiación oportunista de los cuerpos desorganizados conduce a nuestra fragmentación. En lugar de dirigirnos hacia lo humano que crea un futuro común, volvemos a una situación de persona de interés privado dependiente del comercio.

La creencia de que los proletarios necesitan una educación moral para adquirir valores colectivos frente al interés privado, es una ilusión idealista y elitista. La moral revolucionaria se forma a través de la experiencia de la práctica revolucionaria. Quien entiende esto tiene el deber de liberar espacio, organizar prácticas inclusivas y ofrecerlas al desarrollo colectivo. La moral de la solidaridad y la igualdad no se alcanza invocando principios férreos abstractos, sino comprendiendo las condiciones materiales que reproducen las ilusiones. Esto solo puede suceder de manera dialéctica, es decir, a través de la práctica subversiva, a través del ejemplo radical, a través de un mundo que no habíamos moldeado en nuestras mentes hasta ahora. En concreto, para romper con esta dependencia individual del comercio y su ideología, es necesario que las personas activas se encuentren en una condición antagónica a la que las lleva a ocupar el lugar del consumidor voraz y propietario. Es necesario que haya espacio para la atención solidaria, la oferta y la distribución equitativa. En la revuelta en Albania, solo el personal militar del pasado régimen socialista, junto con parte de los insurgentes, estaban tratando de organizar la infraestructura comunal. La tendencia de los individuos a apropiarse para su propio beneficio era indiscutible. Antes, la federación soviética libertaria que surgió del Ejército Revolucionario Insurreccional de Ucrania (Machnovitas) había prohibido el robo. Pero esto sucedió después de que se hubieran socializado todos los recursos. No hay lugar para principios dogmáticos. La misma decisión, que cuando se implementó en la revolución de Ucrania fue revolucionaria, se vuelve obscenamente anti-proletaria cuando se implementa en las condiciones de la economía capitalista: es la propaganda contrarrevolucionaria la que se convierte en la tapadera de la represión contra la supervivencia proletaria.

La forma en que satisfacemos nuestras necesidades inmediatas y en la que gestionamos los recursos socializados durante la insurrección, define y prepara la civilización de la libertad. El flujo hacia afuera que puede deconstruir el mundo burgués es la entrega horizontal y el autosacrificio. No la ofrenda de unos organizados a los desorganizados, por mucho que se necesite también, sino algo más total y vital: el ofrecimiento de cada uno y de todos a todos y cada uno. La insurrección es la magia de la solidaridad. La revolución es la victoria de la solidaridad, como dijo y puso en una práctica incansablemente la compañera revolucionaria cautiva Pola Roupa, miembro de la organización Lucha Revolucionaria. El material de la revolución social es la experiencia que los compañeros kurdos llaman Hevjiyan azadi, vida de compañeras libres. Esta dinámica puede derrotar al capitalismo.

No olvidemos, sin embargo, que los rebeldes kurdos que llenan su vida con este flujo, señalan la importancia de la organización, de la toma de medidas y de la educación ideológica. La organización de la insurrección debe atender nuestras necesidades inmediatas, que es la resistencia al terrorismo económico y militar, y debe hacerlo de la misma manera que se construye la libertad universal. En consecuencia, la organización de la revuelta social y la lucha guerrillera es el campo donde se realiza la igualdad sin límites. Entonces, la autoorganización social se vuelve revolucionaria cuando toma medidas para garantizar la igualdad y trata de traspasar las fronteras de clase. Necesitamos el tipo de instituciones políticas que hacemos nosotros mismos dentro de la lucha: horizontales e inclusivas. También necesitamos medidas prácticas colectivas para nuestro cuidado mutuo y para liberar terreno del enemigo. Además, necesitamos establecer procedimientos, en las líneas del frente de la lucha, para nuestra coorganización práctica. Bakunin luchó por la organización federalista de los explotados, sin la cual no puede haber libertad, ni igualdad, sino sólo la perpetuación del antagonismo y de las relaciones de dependencia y subyugación. Desde esta perspectiva, el dilema de si el Capitolio libre debería ser CHAZ o CHOP(4) es una trampa. Si el terreno libre no es ambos, interconectado, entonces no puede convertirse en una célula de desarrollo revolucionario, sino que estaríamos yendo y viniendo entre las burbujas privilegiadas del alternativismo y el reformismo.

Ideología revolucionaria significa hacer un plan de guerra, que conecte el Aquí y el Ahora con lo universal (la humanidad y la Tierra) y con el horizonte más lejano. Siempre partiendo de cultivar la fe en la lucha revolucionaria, a través del paradigma, la experiencia mutua, la memoria histórica y la iniciativa imaginativa. Manteniendo siempre la máxima coherencia, concretando la visión federalista a nuestras necesidades y capacidades hoy. Siempre fundamentada en el tipo de acción que da forma a caminos de igualdad y se convierte en semilla de justicia. A través de la constante sincronicidad de lo general, lo especial y lo específico, y la relación dialéctica entre calidad y cantidad, podemos construir comunidades autoorganizadas y dar soluciones al nivel más directo cada vez.

Demos un paso más allá con un flujo coherente. La cuestión político-social. Las brechas dentro del terrorismo económico y militar crean la base para la autodirección social. Como se explicó anteriormente, la coorganización política está motivada por la voluntad de reapropiación, de gestionar colectivamente y distribuir equitativamente los recursos sociales y, por supuesto, por la organización de la autodefensa social. No estamos hablando de unir organizaciones de acuerdos ideológicos / programáticos, sino de la co-conformación de instituciones políticas, programas, decisiones, experiencia y metodología desde el mismo cuerpo que renace a través de la insurrección. Los grupos políticos tienen un deber y pueden contribuir a la autodirección social, con su disposición, su coorganización y su iniciativa para crear cuerpos sociales organizados que se conviertan en células de la comunidad de comunidades. El problema social no es un universo paralelo, ni somos indiferentes a él, ni estamos obligados a lidiar con él. La lucha social aquí y ahora reconfigura la práctica política y sus aspectos organizativos, de manera subversiva. La cuestión de la democracia, «¿democracia o no?», «¿Qué democracia?», Es una cuestión totalmente inútil fuera del conflicto de clases y la reconstrucción social. La condición de heteronomía se cancela en el momento en que recuperamos el control de las condiciones de nuestra vida común. Entonces, no entraré en puntos de vista abstractos sobre el tema social, por ahora. Pero mantengo la conclusión de que el ataque contra la economía y el dominio militar de la clase burguesa es la base de la autodirección social.

Dos comentarios sobre el diálogo político que se desarrolla al interior del movimiento en los llamados Estados Unidos, desde la posición que he desarrollado hasta ahora. David Graeber argumenta en «El impacto de la victoria»(5) que los objetivos de los movimientos se pueden distinguir en tres categorías de tiempo: a corto, mediano y largo plazo. Y observó que aquellos en los que tenemos éxito son los objetivos a mediano plazo, mientras que en los demás no tenemos resultados prácticos. En una mirada más cercana a las características de tales objetivos y por sus ejemplos, podemos notar que la diferencia no es solo sobre el tiempo, sino sobre la topología política. En metas a corto plazo, clasificó el terreno crucial de la lucha: el espacio social de la revuelta, los campos de conflicto físico, los terrenos de autoorganización, la infraestructura y los mecanismos ejecutivos del estado y el capital. En objetivos a largo plazo, clasificó las formas de transformación social durante el derrocamiento de la autoridad o simplemente la destrucción del estado. Mirando lo que él llama metas a mediano plazo, hay una distorsión del terreno subyacente. Mientras que en el corto y largo plazo reconoce a la comunidad en lucha como sujeto de transformación, en el nivel medio clasifica los ajustes del estado vis a vis el movimiento. Al observar las luchas reales, muchas de las cuales participó, Graeber se formó la opinión de que las victorias en una dirección reformista son poderosas, mientras que aquellas orientaciones que apuntan a abolir el dominio político / militar / económico del régimen no triunfan. En la distinción anarquista tradicional y simplista entre poder social y poder político, las conclusiones del pensamiento anterior implican la disolución del poder social y la re-coronación del poder político en su forma establecida: la dominación del estatismo. Estas conclusiones no son ciertas.

En efecto, los estados y cuadros imperialistas de la economía burguesa hacen maniobras, a veces abandonan ciertos planes, sacrifican a sus propios ejecutivos, toman caminos indirectos … Por supuesto, los ejemplos de Graeber se refieren a un período de tiempo en el que la clase burguesa pudo hacer tales maniobras. El FMI logró no solo “sobrevivir” al movimiento antiglobalización, sino que más aún, se convirtió en un actor clave en los planes de saqueo económico que se introdujeron en el territorio griego en 2009 y que no se detendrán hasta que hagamos una revolución. Hoy, la crisis de la sobreacumulación no les deja espacio para maniobrar. O le quitan la cabeza a su propia clase, para que se repartan las migajas sobrantes -lo que la clase burguesa nunca ha hecho antes de llegar al punto de su propia desaparición- o continuarán la rabia del terrorismo. Naturalmente, están haciendo lo último. Sin embargo, este no es el problema con la teoría de los tres términos. El problema es que pierde la coherencia de las tres etapas. Lo cierto es que cuando la autoridad hizo algunas pequeñas retiradas y maniobras, esto sucedió debido a la correlación de costo y riesgo en el campo de batalla y a gran escala. La fiereza del conflicto físico, no en términos de costo financiero, sino como experiencia, paradigma, legado de organización combativa y amenaza al equilibrio del control, es esto lo que obliga a la autoridad a maniobrar, si puede. La peligrosa dinámica de la confrontación directa está absolutamente correlacionada con el objetivo general, ya que cuanto más abarcadoras son las ideas de cambio, mayor fuerza, perseverancia, solidaridad, cooperación, ingenio, etc. crean. La victoria de la Revuelta Negra no es la desfinanciación de la policía, ni la victoria electoral de Biden. La victoria es la experiencia social y la dinámica que fue creada por la comunidad combatiente, y la búsqueda renovada de la perspectiva de subvertir totalmente la tiranía de clase. Independientemente de los resultados a “mediano plazo”, lo que determinó los desarrollos fueron los insurgentes asesinados, las comisarías incendiadas, las propiedades saqueadas, las comunidades radicales nacidas de los hechos, el poder de clase que se creó de repente y sus perspectivas incontrolables. El asesinato de un fascista, por parte del compañero Michael Forest Reinoehl, tuvo su particular contribución.

Por mucho que respeto la participación del compañero Graeber en las luchas sociales, y sin menospreciar la estima que se merece, debo decir que la lógica de una especie de transformación social que consiste en una serie de pequeños cambios sin estallidos subversivos, pertenece a la corriente de la izquierda estatista, que internalizó su derrota histórica al sucumbir al dominio de la democracia burguesa. La pregunta, «¿podemos cambiar el mundo sin tomar el poder?», Fue el reflejo fatalista de la completa integración de los regímenes monopolistas estatales en el antagonismo capitalista. En el mismo texto señala que “presumiblemente, cualquier camino efectivo hacia la revolución implicará interminables momentos de cooptación, interminables campañas victoriosas, interminables pequeños momentos insurreccionales o momentos de huida y autonomía encubierta”. Las insurrecciones son pequeñas, la autonomía existe solo en el exilio y todo es un momento fugaz sin picos revolucionarios. ¡Solo las campañas saldrán victoriosas! Para los anarquistas, la respuesta fue clara desde la primera ruptura con la socialdemocracia: es necesario y factible destruir el estado. La revolución seguramente no es cuestión de un solo día, sino una historia de batallas incesantes y eventos subversivos. La multitud que invadió el patio de la Casa Blanca demostró que los días revolucionarios pertenecen al presente y que el futuro parece más fuerte que el pasado. Llegará el día en que la Casa Blanca se quemará, también el Capitolio y el Pentágono.

Si se pregunta qué puede ofrecer una crítica sobre la ideología a un mensaje conmemorativo de un luchador antifascista asesinado, remonte hasta el principio de este mensaje. El programa teórico que niega la necesidad de derrocar las instituciones de heteronomía / subordinación, no reconoce la guerra civil / de clases atemporal como la realidad existente y sugiere evitarla. Al raspar la superficie de esta postura pasiva, encontramos una subestimación subyacente del poder de la autodirección social.

No se trata de una discusión ideológica entre la izquierda y el anarquismo. El desacuerdo es más profundo que eso, se trata de la visión revolucionaria y su práctica en general. Desde los años 90, muchas partes de la izquierda, durante su crisis, dieron un giro hacia posiciones libertarias. Entre ellos se encontraban partes combativas, como los zapatistas y el movimiento de liberación kurdo; también había partes socialdemócratas. Fue a través de la tendencia a la capitulación que llegamos a glorificar las luchas parciales. Entre estos dos polos, la socialdemocracia de línea partidaria y el anarquismo tradicional, surgieron muchas amalgamas, cuyas diferencias expresan el horizonte hasta el que cada uno se ve a sí mismo.

El segundo punto del diálogo político dentro del movimiento de los llamados Estados Unidos, que creo que necesita una fuerte crítica, es la tradición del sectarismo, el apego dogmático a la supuesta autoeficiencia de los grupos de afinidad; una tendencia que es poderosa dentro del movimiento anarquista de los llamados Estados Unidos. Antes de que el lector salte a conclusiones, pensando que soy un formalista más clásico, quiero señalar que detrás de estas palabras hay alguien que no necesitó leer a los situacionistas para convertirse en ladrón. Este es el discurso, el relato y la agonía de un atracador, de un fugitivo, perseguido por su participación en la lucha guerrillera, de una persona que en lugar de esperar una efímera turbulencia para percibir un aire de cambio, hizo del caótico comunismo su vida cotidiana. y en lugar de esperar a que “madure el movimiento” para ver puesto en práctica el federalismo, se organizó con gente dispuesta a arriesgarlo todo hoy (que es el único federalismo honesto). La deconstrucción social, el proletariado fragmentado, el mundo de la clandestinidad, las contradicciones y la riqueza de todo esto, no las encontré en los análisis sociológicos, es mi mundo, nuestro mundo. No se puede imponer ningún modelo a la dialéctica natural de la lucha de clases. Sea formalista, formalista, general o limitado. Entonces, tomemos el camino contrario a lo que estamos acostumbrados: en lugar de buscar los ejemplos que confirmen nuestras rígidas teorías, observemos la realidad y entendamos por qué es lo que es, a través de nuestras propias debilidades.

Ya desde el surgimiento de los nacionalismos en Europa y hasta hoy, el capital ha logrado destruir al proletariado por completo (no solo ideológicamente) y dispersar verticalmente a los sobrevivientes a lo largo de la escala de extracción de valor. La sociedad burguesa es caníbal hasta la médula. Todo lo que la sociología llama sociedad, y mal reproducido como tal por el movimiento social, es en realidad una sociedad, es antagonismo totalitario y deconstrucción. Las teorías de la deconstrucción fueron la adaptación fatalista de la filosofía académica y la ciencia política al desarrollo de la dominación de clases. Los anarquistas se sumergieron en esta lógica mucho antes. Tras la ruptura y disolución de la Primera Internacional, prevaleció el sectarismo político. El anarquismo en España fue la excepción, ya que allí echaron raíces las iniciativas federalistas específicas de Bakunin. Hoy, la humanidad se ha vuelto totalmente a-social, habiendo alcanzado el límite histórico más profundo de su fragmentación. El conflicto armado de los años setenta y ochenta en el norte del capitalismo global significó, como campo central de conflicto, el inicio de la lucha entre la total asimilación burguesa y la reestructuración revolucionaria del cuerpo social. Si nos imagináramos esto, podríamos decir que acabamos de entrar al margen de este conflicto, donde el fraccionamiento y la dessocialización de todo ha llegado a sus límites, y la tendencia de contrapeso está emergiendo cada vez más explosivamente.

En esta era, que comenzó a revelarse con la epidemia de SARS-CoV-2, la expresión del cuerpo social es totalmente negativa y se define únicamente por las relaciones de clase. La clase base está ordenada a morir y ahora empieza a imaginarse esto. Ahora, mientras lucha, se da cuenta de que está siendo manipulado como carne cruda y de que está degenerado. Pero su rebelión aún no puede ser un acto real, es la manifestación y el reconocimiento mutuo, una conciencia en movimiento, de su verdadera condición. Toda la experiencia de autoorganización de las últimas décadas ha dado su lugar a la lucha por la supervivencia. Todo nuestro conocimiento resulta insuficiente. La autoorganización sectaria, ya menudo elitista, de las últimas décadas no logra percibir el mundo en su totalidad y, más aún, no toma iniciativas revolucionarias para unir los fragmentos del proletariado. Y esto también se ve rápidamente presionado por el ataque del terrorismo militar y económico. La autoorganización emerge en nuevas formas, con la comprensión emotiva de la comunidad sin límites frente al totalitarismo de la dominación burguesa.

Las comunidades que luchan por su autoorganización, las mujeres que luchan, los nativos que luchan, las personas no blancas que luchan de los llamados Estados Unidos, recrean la comunidad abierta perdida. Son ellos los que construyen un movimiento federalista universal y no una organización política hegemónica. Porque, dado que la colonización capitalista de la Tierra y el fraccionamiento de las relaciones de explotación y exclusión son completos, ningún proyecto de autosuficiencia política / de supervivencia puede ser factible. La lucha feroz de la base de clases incuba la imaginación negativa explosiva -absolutamente antiestatalista- que cambiará las condiciones de clase y políticas. Las formas embrionarias de una nueva orientación sociopolítica ya están en gestación. Inevitablemente, el cuerpo social se redefinirá a sí mismo, absolutamente políticamente y contra el Estado, aunque tomará tiempo, muchas luchas sangrientas, hasta que la imaginación revolucionaria en evolución sea capaz de producir un nuevo conocimiento universal, dado que el conocimiento actual aún no es capaz de inventar la imaginación para un cambio total de nuestra visión del mundo. La propuesta de organizarnos en grupos de afinidad está históricamente muerta: no tiene nada radical que ofrecer a la lucha inmediata. El tamaño de la explosión mutua, de las necesidades mutuas y del imaginario colectivo no se puede contener en ningún tipo de reducción. Al mismo tiempo, para sobrevivir y liberarnos, debemos acabar con el tribalismo. El retraimiento político dentro de los lazos de afinidad es enemigo de la comunidad: en términos históricos, esto es lo que engendró la guerra, el patriarcado y el Estado. Cada vez son más los compañeros que empiezan a comprender esto, pero debemos profundizar en la brecha de la percepción y la práctica: debemos abandonar toda metodología que nace del temor mutuo y nos impide organizarnos juntos, impulsados por la pasión por el cambio máximo. Arranquemos la vanidad de nuestro corazón.

En esta fase en la que obviamente el curso de la lucha de clases se acelera en todo el planeta, es sin duda necesario que busquemos la máxima flexibilidad, la capacidad de estar en todas partes, pero con coherencia; desarrollar la capacidad de concentrar nuestras fuerzas instantáneamente, de modo que podamos establecer poderosas cabezas de puente, pero también para que podamos trasladar nuestra presencia viva y nuestro material a nuevos centros de revuelta, con una velocidad que no permita al enemigo manejar la movimiento completo. Para crear tales condiciones de lucha que correspondan a las condiciones de clase actuales, necesitamos mejorar nuestros procedimientos organizativos. Todavía no somos capaces de actuar sobre estas condiciones de clase. Pero tampoco el sistema puede mejorarlos. La crisis de la civilización es más profunda que nunca, está al límite. Ha llegado el momento de salir de nuestros cómodos compartimentos. Nada permanecerá igual, ni nuestras organizaciones, ni nuestra vida cotidiana, ni nuestros lugares y el terreno que pisamos, nos guste o no. Creo que he dicho suficiente. Concluyamos los dos comentarios con las propuestas radicales absolutamente concretas de Bakunin y Dielo Truda: La libertad de cada uno amplía mi libertad. Responsabilidad colectiva, unidad en acción.

La guerra civil de clases sería un caso fácil si lo que enfrentamos fuera la torre del vampiro y sus mercenarios. Pero, probablemente nunca fue tan simple, como explicó Etien De La Boesi hace 500 años. Entre el palacio y la insurrección se interponen las clases intermedias, que constituyen la mayoría de la población, hasta el momento en que los sublevados dominan el estado. Nunca se ha producido una revolución por mayoría absoluta. Si fuera así, las revoluciones saldrían de las urnas. En una perspectiva política, y también económica, las clases medias existen para ser el colchón entre el Estado y el proletariado. Es un cojín particularmente activo. Difunde la explotación allí donde aparece un punto débil, por lo que en todas partes, verticalmente de arriba hacia abajo, y media en el flujo acumulativo de riqueza hacia arriba. Además, se convierte en el palo de zanahoria en la ilusión de subir escaleras de clase. Al mismo tiempo, maneja los mecanismos militaristas del Estado y del capital y difunde el terrorismo fascista. En resumen, debemos pasar por encima de ellos para liberar tierra y perforar el conducto que succiona la energía de abajo hacia arriba. Aunque como idea abstracta es simple de comprender, echemos un vistazo a su dialéctica.

El proletariado, como se describe aquí, no es un grupo denso, sino un estado mutuo de excepción y de destrucción / autodestrucción. Es un margen polémico, pero no ordenado. Es un margen en todas direcciones. Hacia abajo, un abismo de caída, del que solo una hermandad ilimitada puede protegernos. A nivel horizontal, está el proceso caótico de nuestra coorganización, el histórico esfuerzo de ida y vuelta para convertirnos en una clase revolucionaria. Y hacia arriba está la guerra molecular con la civilización burguesa. La paz y la guerra en el eje vertical del margen son coherentes: para que la paz se extienda hacia abajo, es necesario que la guerra se intensifique hacia arriba, a expensas de la clase burguesa y su colchón. Se necesita la intensificación de la agresión contra todas las autoridades y procesiones, en todos sus niveles, con el propósito de liberar terreno y recuperar materiales / recursos. La idea de que podemos atacar el núcleo de la clase burguesa, pasando por alto el fascismo de las clases medias o incluso aliándonos con sus partes progresistas, es engañosa. La historia nos ha enseñado duras lecciones sobre esto. La traición de la República Española, la Unidad Popular en Chile y así sucesivamente. Pero también la “guerra civil” americana para los negros y hasta hoy; el apego al buque insignia de los liberales.

Guardar nuestra fuerza es importante. Cuanto más alto apunte, mayor será la fracción de «resultado a costo». Al perforar los niveles de control de clase, mejoramos la calidad de las consecuencias. Por eso la guerrilla multiplica el poder del movimiento. Quitarle la cabeza al rey es un acto de economía en la lucha proletaria. Muchos han caído y muchos más caerán de su lado, batallas inevitables. Sin embargo, no debemos perder de vista el propósito catalítico. Y así, precisamente porque no podemos evitar el choque con el cojín y sus afiladas hojas de afeitar, es significativo intentar erosionar su reacción conservadora hacia la cima. Pero seamos claros y honestos con nosotros mismos. El cuerpo social que tiene el poder, es decir, el que tiene el poder militar, que puede moverse libremente sobre el terreno y frenar los movimientos del enemigo, el que controla el flujo económico, el que tiene mayor autonomía y principalmente, el que Tiene dinámica social, esta es la que puede obligar al enemigo a reconsiderar sus prácticas, sus principios y su moral. Cuando falta una imaginación capaz de crear este tipo de poder, no podemos inspirar a nadie a participar en nuestro paradigma. Con razón, intentamos difundir el comunitarismo por todas partes, contra el individualismo; intentamos implementar propuestas prácticas contra la economía burguesa, para crear espacios acogedores fuera de estrictos criterios de clase. La ética revolucionaria comienza con la admisión de que todos somos débiles, alienados, faltos de conciencia (tenga mucho cuidado con la conciencia pura), que no somos mejores que los opresores. La revolución social ya está arraigada en cada proyecto que crea el espacio dinámico para la liberación colectiva. Pero no podemos convencer a nadie a menos que estemos decididos a sacudirnos de la opresión establecida, con todas nuestras fuerzas, sin importar el costo. Las clases medias progresistas y decadentes se ven envueltas en el mundo de la libertad, solo cuando los proletarios combatientes están dispuestos a superar todos los obstáculos que se interponen en el camino de la destrucción de la pirámide oligárquica. Entonces, la flecha del miedo gira hacia el otro lado. Quienes resistan la guerra pueden hacer las llaves de la paz.

Un ejemplo característico es el hecho ocurrido en la villa del abogado Mark McCloskey en St. Luis, cuando salió a su patio, armado con un rifle, para ahuyentar a los manifestantes. Luego de este hecho declaró en Fox News (6) que no es racista, que defiende a los débiles, que tiene derecho a defender su propiedad y que recibe la solidaridad de sus clientes negros. Quizás crea todo esto. La persona burguesa, como el señor Mark, puede que no tenga una “mala ética” o una “mala ideología”. Pero, seguramente tiene una muy buena casa lo que llamó la atención de la gente que no tiene casas; seguramente, tiene muy buenas cuentas bancarias y sirvientes para mantener esta casa y sus caprichos, y todo esto lo tiene participando en el sistema penal explotador y racista de los llamados Estados Unidos. Lo importante es que tiene un cerebro muy limitado. No podía imaginar qué pasaría si se hubiera enfrentado a una multitud verdaderamente armada. Es demasiado estúpido para que lo odiemos (aunque le vendría bien), pero es necesario que le quitemos el rifle. Y tal vez la forma más sencilla sería cortarle la energía eléctrica, el agua, para quitarle a él y a sus policías la capacidad de asaltar el vecindario, durante unos días. La referencia al rifle de John Wayne McCloskeys es, por supuesto, metafórica, ya que no se perderá un solo rifle y, seguramente, puede obtener más rifles de formas más simples. La propuesta se refiere al enfrentamiento con la burguesía a mayor escala.

Con estas observaciones en mente, volvemos a la cuestión social. Para revertir el equilibrio de poder entre el proletariado y las clases medias, para que estas últimas se dispersen, allanando el camino para el contraataque por la destrucción del Estado, y para que partes de ellas se transformen dentro del movimiento social, se requiere que nuestro El horizonte se abre sin límites, provocando el apagón final del ya oscuro horizonte de la clase burguesa. En la lucha de clases, horizonte significa perspectiva política y dinámica. Necesitamos nuestras propias contrapropuestas completas contra la democracia burguesa. Necesitamos fundamentar de inmediato, de manera combativa, un nuevo tipo de federalismo para llegar lejos. De lo contrario, nos perderemos una vez más, atrapados en la tortuosa reacción del cojín, por nuestra propia fragmentación.

El federalismo nunca tuvo fronteras nacionales. ¡La Primera Internacional fue internacional! La solidaridad con la Revolución Negra no concierne a un solo estado. El continente africano alimenta a todo el planeta con recursos primarios y su tierra está enferma. Sus niños mueren, miles por día, de desnutrición y enfermedades; se convierten en ratas de laboratorio para las armas biológicas del capital y para su estrategia de explotación sanitaria, control y aniquilación. Las máquinas de guerra imperialistas, desde la época colonial, nunca dejaron de mutilar al continente negro. Ningún programa político puede ser reconocido como revolucionario sin tomar directamente la iniciativa de atacar el gobierno militar imperialista, sin asumir su parte igual de responsabilidad colectiva en la construcción de una fuerza rebelde revolucionaria internacional que traerá la resistencia de la llamada América nativa, del Medio. Oriente y de África, dentro de los límites del centro capitalista y llegará hasta las minas de Lonmin en Maricana(7), en el extremo sur del continente.

La Revuelta Negra no habría creado las fracturas que hizo, no habría sido un evento notable, si no fuera por el hecho de que los negros tomaron la delantera. Pero, los antiestado / anticapitalistas organizados deberían reflexionar sobre su existencia si, en lugar de estar dispuestos a correr al frente para reforzar y contribuir a su mejora organizativa, bastan con disculparse con el régimen alegando inocencia ante el gobierno de la acusación por incitar a la revuelta.

Hemos atravesado las puertas de un período de prueba, probando nuestra resistencia. En poco tiempo, ya estamos ganando la batalla de la moral. A costa de sangre. Lo que sobrevivirá es el tipo de civilización y esas comunidades que podrán organizar el futuro colectivamente, soportando todas las debilidades del mundo. No hay vuelta atrás.

Quizás sea inusual que se escriban tantas palabras, teoría política en lugar de una narrativa conmemorativa, para un mensaje en honor a un mártir de la revolución. Mantuve al compañero Michael Forest Reinoehl firmemente en mi mente con cada palabra que escribí en este texto. Este texto no es un acto de venganza. Todavía no he pagado ni un centavo de mi deuda. Solo lo he determinado. Nuestra venganza llegará hasta el final.

Honor y venganza por el mártir antifascista Michael Forest Reinoehl

Honor y venganza por el mártir antifascista Anthony Huber

Honor y venganza por todos los mártires de la Revuelta Negra.

Honor y venganza por el mártir antifascista Willem Van Sporsen

«No estoy esperando. Realmente no debería tener que decir más que esto. Dejo a un lado mi corazón roto y me curo de la única manera que sé: siendo útil».

VENGANZA por siglos de esclavitud, por todas las generaciones que no lograron la liberación. VENGANZA para que respire la vida que viene.

Deseo enviar un saludo a la hija y compañera del mártir Michael Forest Reinoehl: Mirando las fotos tuyas y de tu padre de las protestas, publicadas por quienes exoneraron este asesinato estatal, mi mente inmediatamente se dirigió a mi propia hija. Quizás me equivoque, estamos acostumbrados a ver nuestros propios sueños en las historias de los demás, tenía la sensación de que Michael había completado un curso de vida cuando te tenía a su lado en la calle. Quizás sabiendo que dejó al mundo una persona lista para continuar, era libre de dar la pelea sin vuelta atrás. Quizás él siempre estuvo listo. Seguro que lo sabes. Imagino que no hay palabras que puedan brindarte consuelo. Además, en nuestro mundo, toda presencia que arde a través del tiempo, deja un toque tan denso que inunda la tierra. Michael está en todas partes.

Dimitris Chatzivasileiadis


(1) Habeas Corpus: La regla fundamental de la justicia estatal, la obligación de las autoridades estatales de llevar a los detenidos a los tribunales. Fue la primera obligación institucional que limitó los poderes ejecutivos en la historia reciente.

(2) “Solidaridad a G.Abdala: Octubre ’16, ataque a la embajada francesa de atenas, de la Organización de Autodefensa Revolucionaria” – “Declaración de acta de la Organización de Autodefensa Revolucionaria hacia un nuevo movimiento revolucionario internacional” https://athens.indymedia.org/post/1579563/ “Acabemos con el terrorismo de estados y jefes” https://athens.indymedia.org/post/1592926/

(3) https://anfenglish.com/kurdistan/karayilan-15-august-1984-marks-a-new-page-on-kurdish-history-45967

(4) Zona Autónoma de Capitol Hill / Protesta organizadora de Capitol Hill

(5) https://crimethinc.com/2020/09/03/the-shock-of-victory-an-essay-by-david-graeber-and-a-eulogy-for-him

(6) https://www.youtube.com/watch?v=CiIZTVuSUiY

(7) El 16 de agosto de 2016, la policía sudafricana, por orden del Congreso Nacional Africano, asesinó a 36 mineros en huelga.

* Declaración política del compañero sobre su huida https://athens.indymedia.org/post/1606087/En español https://anarquia.info/grecia-comunicado-publico-del-fugitivo-anarquista-dimitris-chatzivasileiadis/


FUENTE: ATHENS INDYMEDIA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info