El daño de la globalización también ha llegado a Occidente y lo hemos aceptado directamente. La reacción ciertamente no fue desde una perspectiva de resolución de las causas, sino un paso más rápido hacia el progreso y una intensificación del dominio tecnocientífico, de la transformación y la rápida adaptación de la lógica del autoritarismo y el beneficio.

Incluso en tiempos de pandemia, el gobierno garantizó los asuntos de las compañías farmacéuticas y los señores de la guerra. A través de políticas capitalistas, los estados continuaron la producción industrial a expensas de los trabajadores y las operaciones militares a expensas de poblaciones enteras.

También barcos de tanques y otros armamentos continuaron transitando en el puerto de Génova, con destino a los Emiratos Árabes Unidos.

El estado ha aclarado cuáles son sus intereses, muy lejos de las necesidades reales de los individuos, y en continuidad con la política tecnoindustrial: la imposición de tecnologías nocivas como el 5G y el control social de masas (logrado con la militarización de los territorios, el aceleración tecnológica y el uso de diversos medios como drones, GPS, lanchas, helicópteros y varios proyectos «inteligentes»).

Todo esto se impone con la violencia de sus fuerzas armadas (policía, carabinieri, ejército) y también se obtiene a través de la represión, la parcelación social y el aislamiento de las personas; alarmado por la retórica de emergencia y las obsesiones de seguridad generalmente utilizadas por los países coloniales europeos. Lo mismo que acompañó el cierre de las fronteras y la gestión militar de otro «efecto» de la globalización y la guerra, o las migraciones.

El capitalismo y las ganancias patronales son el verdadero virus de esta sociedad. El gobierno y el estado los defienden a través de la policía, los asesinos de todos los tiempos, listos para reprimir el descontento y la rebelión hoy, así como mañana, en la crisis económica que ahora se acerca.

Hemos elegido responder con acción directa a lo que nos oprime para ampliar las perspectivas del conflicto y combatir la lógica de la recuperación reformista y la mediación política de la «intervención». Esperamos un crecimiento en las luchas en la continuidad del ataque.

Simpatizamos con los disturbios en las cárceles italianas. Vengamos a los muertos durante los disturbios, los asesinatos, los abusos, las torturas y las violaciones que la policía practica en todo el mundo dentro y fuera de esos muros.

Damos la bienvenida con alegría a los recientes disturbios en Chile y Estados Unido.

Enviamos nuestra solidaridad a los anarquistas en juicio luego de la operación «Scripta Manent» que queremos libres. Nuestro amor va para ellos. A sus carceleros todo nuestro odio.

Un abrazo fraternal de solidaridad con lxs compañerxs anarquistas arrestadxs en la última operación antianarquista «Bialystok» de la ROS en Roma.

Solidaridad con lxs compañerxs arrestadxs por la operación «Prometeo», Peppe, Juan y todos los prisioneros, anarquistas y revolucionarios.

Viva la Anarquía!


FUENTE: ROUND ROBINATTAQUEINSUSCETTIBILE DI RAVVEDIMENTO
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA