FRANCIA: RAYADOS EN LAS CABAÑAS DE CAZADORES