FLORENCIA, ITALIA: FOLLETO SOBRE EL FASCISMO RAMPANTE Y LA MALA MEMORIA.

Folleto entregado en marzo de 2018 sobre el fascismo rampante y la mala memoria, en el que hemos visto por enésimas vez los resultados miserables con los asesinatos en Macerata (*) y Florencia.

(*) Macerata, febrero de 2018: Luca Traini, de 28 años, se lanza a disparar contra lxs migrantes e hiere a varixs de ellxs.

Florencia, marzo de 2018: Idy Diene, de Senegal, de 54 años, es asesinado a tiros por el racista Roberto Pirrone, quien declaró que quería dispararle a la primera persona negra con la que tropezara ese día.

En solidaridad con Ghespe, quien permanece en prisión y en complicidad con aquellxs que deciden pasar a la acción.

FOLLETO EN ITALIANO: AQUÍ


«Ya sea que la máscara sea etiquetada de fascismo, democracia o dictadura del proletariado, nuestro gran adversario sigue siendo su aparato: la burocracia, la policía y el ejército. Enemigo no es solo el que nos enfrenta a través de las líneas de batalla, no es tanto nuestro enemigo como el enemigo de nuestrxs hermanxs, sino el que se llama a sí mismo como nuestro protector y nos convierte en sus esclavxs. No importa cuáles sean las circunstancias, la peor traición siempre será subordinarnos y pisoteatxs a este aparato, a su servicio, todos los valores humanos en nosotros mismos y el de los demás «.

Simone Weil


CARA A CARA CON EL FASCISMO

«No soy racista, es solo que son demasiados»; «No estoy en contra de la inmigración, es solo que se necesitan más controles: estas personas vienen aquí como criminales»; «Ya nuestro Estado no puede cuidarnos a nosotros, a los italianos, no hay trabajo … ¿cómo podemos aceptar a los demás?»

¿Cuánto tiempo más tendremos que escuchar estas espantosas mentiras, estas diatribas argucias endebles de la boca de personas que (a veces) insisten en decir que son antirracistas?

Lxs italianxs tienen claros recuerdos. Contempla feliz o indiferentemente el renacer del fascismo, la proliferación de símbolos y programas políticos que rememoran y evocan los tiempos del Duce [Mussolini], los ataques dirigidos de escuadrones terroristas contra migrantes, romaníes y personas sin hogar, el marchas en Roma (y no solo) en los aniversarios de sus camaradas muertxs.

Como si la dictadura de los años Veinte  no hubiera sido una tragedia humana, política y social que involucrara a todo el país y el mundo, como si no hubiera sido un régimen totalitario que negara cualquier tipo de libertad individual, como si sus objetivos expansionistas no hubieran sido y fueron pagados con miles de cuerpos masacradxs en la carnicería de la Segunda Guerra Mundial.

El fascismo nunca ha sido erradicado: el germen se ha conservado, sobrevivió a la Resistencia y evolucionó y se adaptó a los tiempos modernos. En los tiempos críticos de sistemas de defensa inmune baja, se ha vuelto contagioso nuevamente. En Florencia, como en Macerata, lxs fascistas ya comenzaron a disparar a aquellxs cuyo color de piel no les gusta, así como no hace mucho tiempo pusieron bombas en trenes, en bancos y estaciones, matando al azar.

Las instituciones, cada vez menos interesadas en mantener una fachada antifascista, se contentan con las bromas sobre la introducción de un «registro antifascista», una especie de contrato que las fuerzas políticas deben firmar para que se les concedan apariciones públicas. Mientras tanto, las instalaciones fascistas se están abriendo en todo el país, sus puestos electorales están surgiendo como setas, sus marchas infestan las ciudades con banderas celtas y saludos fascistas. Cualquier persona con la menor memoria histórica no puede dejar de notar la similitud con la propaganda y las modalidades del primer fascismo, revisado con un toque moderno. El sincero antifascista mira, en el mejor de los casos, derramando su indignación sobre sus amigxs virtuales; entonces, tal vez, irán a votar por la Liga del Norte.

«Después de todo, en realidad, estos migrantes …»

Víctimas de una amnesia colectiva fulminante, lxs habitantes de la península se encuentran orgullosxs de ser italianxs, cultural y económicamente superiores a las masas de gente desesperada que desembarca en estas costas en un intento por sobrevivir. Nadie parece recordar los tiempos en que nuestrxs antepasadxs ​​desembarcaban en otras costas, huían de la pobreza y la persecución, hacían lo posible por vivir en países más «ricos» donde a menudo eran marginales y discriminadxs, explotadxs incluso más que en sus propio país y acusadxs de exportar formas de delincuencia organizada. Nadie parece darse cuenta del hecho de que las migraciones masivas son causadas por las guerras neocoloniales llevadas a cabo por Italia y sus aliadxs, las bombas lanzadas sobre las casas y el saqueo de los recursos. Nadie se avergüenza de la hipocresía de lo conveniente que es para la economía italiana explotar el trabajo de constructores, recolectores de fruta, cuidadores, prostitutas, traficantes de drogas, etc., para que lxs italianxs paguen precios competitivos por sus empresas y caprichos al unirse al coro de aquellxs que quieren «enviarlxs de vuelta a casa».

No, es muy fácil olvidar los campos de concentración del pasado para evitar admitir que son los mismos que los de hoy (vertederos reales para inmigrantes en Italia – CPR [centros de estadía temporal]) y en Libia), demasiado fáciles de olvidarse de lo que era el fascismo para dejarse arrullar por las palabras de moda que proponen soluciones simples y un enemigo común para ser erradicadx. Demasiado fácil pretender que unx no sabe que el silencio es complicidad y que la indiferencia ante el racismo institucional actual está alimentando por la implementación de un régimen cada vez más totalitario que tendremos que enfrentar en el futuro.

En diciembre de 2011, Casapound se distanció de Casseri [un miembro de Casapound que mató a dos hombres senegaleses en Florencia y luego se quitó la vida cuando la policía lo perseguía], representándolo como un loco como cualquier otro, y «olvidó» que su miembro había sido considerado un ideólogo por sus camaradas hasta el día antes del tiroteo, además de ser un asiduo militante en sus instalaciones en Pistoia.

Hoy, en cambio, Forza Nuova y la Liga del Norte dicen que pagarán los gastos legales para su pistolero camarada Traini [que disparó a lxs migrantes en Macerata en febrero de 2018, hiriendo a varixs de ellxs] asegurándole apoyo y protección institucional y política, mientras que los periódicos vomitan la imagen de una mujer despedazada, junto a la imagen de un hombre negro y nos corroen el cerebro con estadísticas sobre la criminalidad de lxs extranjerxs, legitimando así un racismo cada vez más asesino.

Entonces, cuando las asociaciones partidarias y los políticos de izquierda revelan su servilismo mudo renunciando a manifestarse en deferencia a la solicitud del alcalde de Macerata de la «tranquilidad de la ciudad», lxs fascistas marchan sin ser molestadxs en el centro alegando la «razón» y el motivo político y emocional para la «acción» xenófoba, ni un mes después en Florencia la propaganda electoral y de los medios de comunicación armó la mano de un racista al azar, quien decidió el «suicidio» del primer hombre negro con el que se topó, Idy Diene. [un hombre senegalés de 54 años asesinado a tiros por Roberto Pirrone, de 65 años, en las calles de Florencia].

Todavía en Florencia nuestro compañero, Ghespe, sigue encerrado en Sollicciano durante más de seis meses después de ser acusado de volar la ventana de la librería fascista de Casapound ‘Il Bargello’ en via Leonardo da Vinci en la víspera de año nuevo 2017 (un evento ampliamente conocido debido a la falta de habilidad del experto en desactivación de bombas que resultó herido al intentar desactivar el dispositivo sin ninguna protección). Otrxs compañerxs han sido sometidxs a medidas de custodia y serán enjuiciadxs por cargos, entre otros, de atacar a las antiguas instalaciones fascistas en Viale d’Annunzio con mazos y ladrillos, y por otro artefacto explosivo fuera de la misma librería un mes después. No nos interesa saber si son culpables o inocentes, sea quien sea, simplemente puso en práctica un antifascismo que no se detiene con las declaraciones de intenciones ni se contenta con el antifascismo institucional cobarde, sino que actúa en persona para contribuir a extirpar la enfermedad de fascismo, golpeando sus premisas aquí y ahora.

Quien lo hizo, no se limitó a esperar y mirar.

Toda nuestra solidaridad se dirige a quienes han sufrido y están sufriendo la venganza de un Estado interesado en mantener vivos los valores nunca latentes del fascismo. Toda nuestra complicidad a aquellos que deciden actuar sin delegación o mediación, contra todas las formas de fascismo y para crear un mundo en que ya no se necesitará cárceles, fronteras o autoridad.


“Ningún gobierno lucha en contra del fascismo para destruirlo. Cuando la burguesía ve que el poder se les escapa de sus manos, alzan el fascismo para mantener sus privilegios.” 
BUENAVENTURA DURRUTI.


ANARQUISTAS.
TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info