EE.UU.: TODAVÍA ESTOY VIVO

boxing

Nota de Instinto Salvaje: El proceso de traducción se nos ha dificultado por la ironías en el texto y el intentar de mantener las ideas de lo escrito sin que se perdieran su intención al momento de llevar a cabo la traducción. Es realmente duro lo escrito por Sean, golpean en lo más profundo de unx. Son palabras necesarias y todo lo contrario a lo dicho por el compañero, no hay nada por lo que avergonzarse. Nuestro amor y solidaridad con nuestrxs compañerxs en prisión. Orgullosos de nuestrxs hermanxs que luchan dentro y fuera de la prisión por la destrucción de toda forma de autoridad.

Bueno, todavía estoy vivo. Esto es realmente incómodo. No había planeado esto.

La suspensión actual de mis comunicaciones se inició a finales de agosto. Los fascistas simplemente cortaron toda mi comunicación saliente lo equivalente a poner cinta adhesiva en mi cara.

Esto es parte de un patrón. Fascistas suspenden mis comunicaciones en enero para que dejara de producir una filmación donde hablo de mi inocencia en mi caso criminal. Cerrron mis comunicaciones de nuevo en mayo cuando escribí una declaración en contra de la delincuencia internacional de la tortura. Ninguna buena acción queda sin castigo.

Poco después reanudaron mis comunicaciones, los fascistas  suspendieron de nuevo sin ninguna explicación alguna, al parecer porque simplemente no les gusto. El mensaje que se envía es bastante claro: hasta que abrace a George W. Bush y a Jesús, hasta que mi pensamiento se ajuste a lo que le guste al O.D.R.C., yo tengo que callar para siempre.

Todo esto ocurrió, por cierto, mientras que mi abogado, Richard Kerger, se mantuvo al margen con una hamburguesa y una cerveza,  espectante. Kerger les dio permiso con su inacción.

LOS ABOGADOS NO VALEN NADA

¿Cómo llamas a diez mil abogados enterrados hasta el cuello en la playa durante la marea baja?

Un maldito buen comienzo.

Así que, para explicar – esto puede parecer una situación que es sólo una molestia menor. Pero también está el efecto psicológico, la sensación constante de precariedad y ansiedad, el conocimiento de ser atacado en un millón de pequeñas formas, de ser totalmente indefenso continuamente reprimido una y otra vez. Y en mi situación, no era que las suspensiones de comunicaciones terminarían y volverían a la normalidad; hay una especie de efecto acumulativo de la suspensión después de  la suspensión.

La suspensión actual comenzó casi inmediatamente después del término del último, y no sólo mi desgaste – sino que también se preocupan por mí. Los seres humanos son animales sociales, después de todo. Mis padres ancianos, que no son muy anarquistas, sufren constantemente daño. Mi papá estaba vomitando sangre y fue hospitalizado y no había oído hablar de mí por un mes. Hace poco, mi madre se cayó y se rompió las costillas al tratar de cuidar a mi papá. Tengo que pensar que sus recuperaciones son lentas, se deben al menos en parte, al no tener ninguna counicación con su único hijo por meses. Ihsan, aún se recupera de los golpes, que todavía necesita el estímulo y la conexión humana, también se ha hecho daño. Otros también.

Parte de lo que hace todo esto psicologícamente tortuoso es el sentido de que esto va a durar por siempre, que los fascistas me mantendrán silenciado hasta que yo este de acuerdo en dejar de comunicarme, hasta que me de por vencido el tratar de decir la verdad.

Los manuales de la CIA hablan de infligir este tipo de dolor psicológico a fin de disminuir al sujeto de «Fuerza de Motivación». A medida que la CIA describe un programa de la privación como que induce a la regresión al privar a la mente del sujeto de contacto con un mundo exterior y por lo tanto lo que obliga en centrarse en sí mismo. Así que como consecuencia, alguien en este tipo de situación, debido al dolor psicológico, retrocede y se vuelve cada vez menos capaz de concentrarse en nada más que en su dolor psicológico y la propia situación de los sujetos.  Como seres humanos, nos neutralizan entonces no sólo por la molestia logística de suspensiones de la comunicación, pero llegamos a ser incapaz de concentrarse en nada más allá que de nuestras propias situaciones, en nuestro propio dolor psicológico.

En mi propia situación, eso significa que no estoy bloqueado de saber de los está pasando en el mundo y de la importancia de estos problemas, pero el dolor psicológico no me permite concentrarme en nada más.

ES UNA MIERDA

Por lo tanto, todo esto – mi neutralización permanente, al parecer, junto con el hecho de que ahora estoy siendo usado como arma para lastimar a la gente que quiero, me puse a pensar en algo que en mi abuela me dijo. Mi abuela temía no poder cuidar de sí misma en su casa. A menudo me dijo que hay cosas peore que la muerte. Y no hay nada peor que sobrevivir a ti mismo. Así, en medio de este aislamiento permanente, donde ahora estoy acostumbrado a lastimar a los que amo, dibujé una conclusión razonable, creo que yo he sobrevivido.

Decidí renunciar a mis medicamentos para la presión arterial hasta que se reanudaron mis comunicaciones, y también se que el ODRC no tenía intenciones de reanudar las comunicaciones, por lo que tendría que dejar los medicamentos. He estado con ellos durante 10 años, y dejarlos abruptamente produce un aumento de la presión arterial, lo que podría conducir a derrames cerebrales, aneurismas, ataques al corazón.

Así, escribí algunas diatribas muy engreídos en forma de declaraciones legales con el fin de que salieran de la cárcel y así dejar los medicamentos… Conociendo la ODRC no se movería. Yo esperaba que en aproximadamente 72 horas, me iba caer sobre los muertos, todos ustedes salvajes habrían leído mis profundas palabras de gran poder, y les gustaría llevar hasta sus machetes para cortar pedazos de»swivelization». Ya sabes, en el amor y la ira y todo eso.

Entonces, no me muero. Dejé mis medicinas, finalicé todos mis asuntos y no paso nada. Ha sido semanas, he estado esperando mi colapso dramático y ni siquiera he tenido dolores en el pecho.

Yo no cuento con ello. Al parecer voy a estar aquí por un tiempo, así que mejor encuentro algo de que hablar. Esto es muy vergonzoso.

Para bien o para mal, sigo siendo un preso anarquista Sean Swain desde el interior del complejo de tortura Ohio. Si estás escuchando esto ES LA RESISTENCIA…

Traducción: Instinto Salvaje

Fuente: SeanSwain.org

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info