EE.UU.: SEGUNDO DÍA INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD CON ERIC KING – SU HISTORIA

El 28 de junio de 2018 es el segundo Día Internacional de Solidaridad con Eric King. El 28 de junio de 2016 fue el día en que fue sentenciado a 10 años de prisión. Ahora, dos años después, puede compartir su historia sobre la acción que lo llevó allí.

Esperamos que se unan a nosotrxs para conmemorar y mostrar solidaridad con nuestro amigo escribiéndole, enviándole libros, difundiendo la palabra a través de pancartas o folletos, u organizando una recaudación de fondos o un evento de conmemoración. ¡Gracias por su continuo apoyo!


Kansas City es un lugar tan hermoso en el verano. Tan caliente que puedes sentir cómo tus pulmones se derriten con cada respiro, pero es lo suficientemente tenue para que las estrellas todavía puedan brillar a través de las luces de la ciudad. Caminando hacia la oficina del congresista Cleaver, eso fue lo que me llamó la atención: las estrellas, un total de 12 de ellas, me hicieron compañía en mi viaje.

No debí parecer sospechoso, caminando por la calle con un suéter, jeans y una mochila cargada. ¡Nada que ver aquí! Solo otro amigo que tiene una excursión nocturna por la ciudad. Echo de menos esa mochila más que nada, era un verdadero compañero leal. Como cualquier chico de la calle / viajero ya sabe, nunca te vas de casa sin tu mochila. El mío tenía mis elementos esenciales: calcetines extra, dos botellas cargadas, armas surtidas, pasta de dientes y una lata de frijoles negros. Solo un tonto se va a casa sin una lata de frijoles negros. Esta mochila había sido mi compañera durante más de una década, era tan importante como cualquier cosa que poseyera. También se usó como evidencia contra mí en este y muchos delitos. ¿Por qué nunca te sacaste la mochila?.

El área del centro de Kansas City es un poco descuidado y hermoso. Murales y afiches en todos los edificios, algunxs políticxs, algunxs afiliadxs a pandillas, algunos peces nadando de cerebros de conejos… algo para todos los gustos. Hay algunos jardines encantadores, casas descartadas, autobuses ocasionales que les faltan ruedas. Caminaba por estas calles todos los días y por la noche, dormía con ellos de vez en cuando, los atravesaba de vez en cuando. Me ofrecieron refugio y escape, comodidad y consuelo… el concreto como cómplice.

No había nervios al dirigirme a la oficina, no por valentía o convicciones extensas, sino porque mi cuerpo tonto simplemente no produce adrenalina en los momentos adecuados. Mis zapatos estaban atados porque sabía que podría haber algo de carrera involucrado, y nunca querrás perder un zapato mientras te persiguen, o en cualquier otro momento. Me tomó 24 minutos llegar a donde tenía que estar, una caminata familiar que había hecho todos los días de preparación. Esta era un área completamente sumergida en el capitalismo depredador. Préstamos en día de pago, cambio de cheques, licorerías, bancos, cada uno de ellos merecía un poco de violencia, y algunos en realidad lo consiguieron. =) Una calle llena de objetivos.

Lo de la oficina del congresista se decidió dos semanas antes. Un legislador sentado cómodamente en mi ciudad mientras ocurre un levantamiento a solo unas horas de distancia, no, no, no. Hay muchas opciones para decidir de qué manera se puede joder un edificio. Algunos son muy básicos, como un ladrillo, pero no creo que haya hecho lo suficiente. La pintura en aerosol era demasiado simple y no lograba transmitir el mensaje completo en mi mente. Una Molotov fue la elección porque pintó la imagen correcta, y porque realmente quién puede permitirse hacer bombas de tubería. La idea de la Guardia Nacional en Ferguson, una ciudad ocupada, el aroma de una ciudad en llamas, el miedo a tener soldados armados listos para explotar… Sentí que nuestrxs legisladorxs que apoyan a la policía merecían sentir eso también.

Sentado al otro lado de la calle, esperé pacientemente, escuchando los sonidos de la ciudad. Mis ojos seguían corriendo, buscando signos de vida en la oficina y dirigiéndome a las calles. Después de 30 minutos fue hora de ir. Caminé hacia la parte posterior de la oficina, descargué mis botellas y me aseguré de que mi cara estuviera bien cubierta. Había dos opciones para apuntar: una gran ventana frontal donde trabajaba todo el personal, o una pequeña ventana en el lateral del edificio, que parecía ser (y era) la ventana del congresista. Elegí la pequeña ventana. Se usó un martillo para reventar esa ventana. La mayor sorpresa de todo esto fue que en realidad lo que conseguí por ese martillo. Nadie en mi vida me ha acusado de ser un buen tirador. Mi coordinación ojo – mano es comparable a la de una rata topo a punto de ahogarse. Cuando la ventana se rompió, el reloj comenzó, pero en mi mente el tiempo se congeló. Mi mano levantó la primera botella, el viento quería entrar en la acción y siguió soplando al encendedor, el viento siempre intenta involucrarse. La botella uno va por el aire… y se estrella contra el costado del marco de la ventana… MIERDA. La botella dos se enciende, se arroja y… golpea la parte inferior de la ventana… la oficina no está en llamas. De todas las cosas, fue decepcionante que el sol se levantara en un edificio intacto.

Después de la segunda botella, llegó el momento de moverse. Todo se volvió increíblemente ruidoso, mi respiración, el sonido de mis pies corriendo por la colina hacia una calle secundaria antes de hacer mi salida final y desaparecer en la noche (volví a casa).

En retrospectiva cometí muchos errores. Nunca debería haber usado el martillo para romper la ventana. Debí haber eliminado mi Facebook o al menos cerrarlo. Hubo éxitos también, sin embargo. Pude mantener mis valores, que incluyen no cooperar con el estado, aunque eso significó que mi sentencia fuese más severa, eso es una victoria. Pude expresar mis sentimientos y librar mi propia batalla revolucionaria, y eso es todo lo que podemos hacer. Tomé un símbolo de autoridad en completa solidaridad con la gente en Ferguson. Nada cambió después de esto, y no esperaba nada.

Cuando llegué a la cárcel no tenía una red de apoyo. No había dinero esperándome, no había gente que se extendiera para ayudarme o sacar información. Nadie le hizo saber a la comunidad que este era un acto de solidaridad a Ferguson. Mi narración completa en ese primer mes, más o menos, fue dictada por los medios, y me pintaron como un idiota mentalmente enfermo, con esto no me fue bien. Pasé dos años por juicios sin poder dar palabras o explicaciones. Así que esta es mi historia, mi narración de los eventos que sucedieron y por qué sucedieron, y lo que ha sucedido desde entonces.

Para cerrar, el edificio no se encendió… no al cóctel Molotov ;)

Todavía están peleando en las calles, así que todavía estamos peleando aquí.

Ferguson por siempre.

FUENTE: SUPPORT ERIC KING

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info