CARA A CARA CON EL ENEMIGO

Cara a cara con el enemigo

Panorama anual de los ataques al poder en Francia 2020-2021

La dominación ha adquirido un ritmo de mutación deslumbrante. El velo del progreso tecnológico está cubriendo el mundo tal y como lo conocíamos. La catástrofe ecológica no está «por venir», ya está aquí. Mientras el progreso industrial avanza triunfalmente, la inestabilidad a todos los niveles (social, político, económico, ecológico) aumenta. Un reto difícil para quienes siguen luchando por la libertad como una totalidad, y no como una negociación sobre la longitud de nuestras cadenas. Los viejos modelos de intervención revolucionaria están desapareciendo, mientras que la urgencia de nuevas perspectivas es apremiante.

Hace un siglo, los anarquistas a orillas del Río de la Plata, en Sudamérica, declararon la guerra al poder y se encontraron «cara a cara con el enemigo». Lo buscaron en las guaridas donde se escondía y lo atacaron. Bombardearon bancos, comisarías, instituciones, acercándose cada vez más a él. Con la anarquía en el corazón y la pistola en la mano, se adelantaron, sin esperar a las masas ni a la construcción de un amplio movimiento. Y todas las bombas que pusieron resonaron en las numerosas publicaciones que difundieron. La acción y la idea iban juntas, de la mano. Juntos.

Hoy en día, ¿cómo nos encontramos «cara a cara con el enemigo»? ¿Dónde se esconde? ¿Dónde podemos golpearlo? A medida que la dominación se desplaza hacia nuevos patrones, los anarquistas y los rebeldes amplían sus puntos de vista. En el último año, en medio de un cierre sin precedentes en nombre de la salud colectiva, muchos han salido por la noche para enfrentarse al enemigo. Los ataques se han centrado en los objetivos de la represión, como las comisarías, las prisiones y las instituciones estatales, mientras que una amplia ola de sabotajes ha tenido como objetivo las arterias de la dominación: sus redes de telecomunicaciones, transporte y energía.

Hace unas décadas, un crítico del industrialismo escribió: «No debe sorprendernos, pues, que en más de un ámbito el complejo del poder esté sometido a fuertes tensiones. Aunque es inmune a cualquier asalto frontal, excepto por otro sistema de poder de igual tamaño, este gigante es particularmente vulnerable a los asaltos e incursiones de guerrilla localizados, contra los que sus defensas son totalmente impotentes; como lo fue Goliat, fuertemente acorazado, contra un ágil David que no decidió usar las mismas armas ni golpear las mismas partes del cuerpo.» Hoy, más que nunca, este es el desafío para los anarquistas. Luchando en pequeños grupos, sin ninguna centralización, golpeando al enemigo implacablemente con todos los medios y la creatividad que tenemos a nuestra disposición, aprendiendo a mantener fuera de nuestras vidas y círculos en la medida de lo posible las molestias tecnológicas, apoyándonos mutuamente en todo lo posible para crear buenas condiciones para continuar las hostilidades en un mundo que tiende a cerrar cada vez más los espacios disponibles para nosotros. Sin ninguna garantía de que estos caminos lleven al mundo a la anarquía, pero sabiendo con certeza que esta vida merece la pena ser vivida.

PUBLICACIÓN EN INGLES: DESCARGAR / LEER PDF

FUENTE: INFERNO URBANO
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info