BERLÍN, ALEMANIA: EN NOMBRE DEL FUEGO ARDIENTE – ¡SOLIDARIDAD CON LXS PRISIONERXS DEL G-20 DE HAMBURGO!

Reivindicación por el ataque incendiario contra el Palacio de Justicia en Wedding

Allanamientos y redadas en toda Europa. Detenciones y extradiciones. Informadores y denuncias. El alegre caos de los días de cumbre y la confirmación de la pérdida de control obliga al Estado a reaccionar. Las reacciones son notablemente más hostiles de lo que han sido durante muchos años. Los ataques directos contra nosotrxs y nuestras estructuras son la respuesta de los gobernantes. Se promueve la intensificación de la persecución, la voluntad de castigar y de despolitalizar nuestras ideas y acciones.

Lo que se olvida dentro de esta lógica es que estamos unidos por fragmentos políticos como pequeñas partes de un rompecabezas (ya sean acciones o ideas) que están ocurriendo en otras ciudades o que aparecen repentinamente en textos, y también por la reducción de los cómplices que están para ser eliminados de la tabla común. No tenemos que conocer a las personas que están en las calles con nosotros. A través de nuestras ideas, en ocasiones tácitas, nos sentimos conectados unos con otros y al reunirnos en las calles, actuamos juntos, para que estas ideas no solo sean soñadas en un vacío.

Los intentos actuales del enemigo de condenar a los pocos que se han resistido a los muchos, no pueden quedar sin respuesta desde nuestro lado.

El 7 de julio de 2017, unos pocos cientos de nosotros tuvimos éxito en lo que habíamos estado propagando y esperando en una multitud de células dispersas: lanzar un rechazo ofensivo e inflexible del espectáculo de la política y rechazar la puesta en escena de una paz social aburrida. En la mañana de la cumbre del G20 en Hamburgo. Incluso si el poder judicial está tratando de arrastrar a personas que supuestamente son responsables ante sus tribunales para tratar de cerrar el capítulo de Elbchausee, para nosotros este momento sigue siendo una trampa, cuyas consecuencias se sentirán hasta la próximo revuelta.

Nos gustaría creer que los tribunales se incendian solos, pero no fue así en este caso …

El 26.12.18, vertimos quince litros de líquido inflamable combinado con espuma de poliestireno en el sótano donde se guardaban los archivos y lo incendiamos.

Esperamos que las oleadas de humo envíen un poco de valor a Hamburgo.

Nos golpearon, pero no nos golpearon a todxs.

¡Fuego a lxs carcelerxs y su justicia!


FUENTE: MPALOTHIA

TRADUCCIÓN: ANARQUIA


 

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info