ATENAS, GRECIA: CARTA DEL COMPAÑERO ERROL DESDE EL CENTRO DE DETENCIÓN PETROU RALLI.

En el último período, el Estado muestra un rostro cada vez más agresivo y autoritario: con la creación de nuevas unidades policiales (Drasi / Delta, panteras negras) y la intensificación de la represión con los desalojos de ocupaciones, con operativos antiterroristas, con leyes que prohíben las manifestaciones, con leyes que facilitan la detención mediante una decisión «rápida», aumentando el período legal de detención de migrantes a 18 meses, por nombrar solo algunas.

Hoy, en el contexto del «estado de emergencia» y con el pretexto de la salud pública, el Estado se dota de herramientas represivas más efectivas y legaliza diferentes tipos de medidas y prohibiciones (toque de queda, encierro, prohibición de reunirse) que hasta ahora estaban reservadas para situaciones de guerra. También se dota de un nuevo tipo de acusación criminal, la de propagación del virus, permitiendo la detención arbitraria de quien considere que es su enemigo.

Bueno, sí, está en marcha una guerra. Una guerra contra todos los que se niegan a inclinar la cabeza. Una guerra contra todos aquellos que no piden permiso para salir a la calle a luchar.

El miedo se difunde sin descanso en los canales de televisión y los periódicos que siguen apelando a la «responsabilidad individual». Para aquellos que se niegan a convertirse en sus propios carceleros, la represión es rápida: golpizas como se ve en Galatsi y arrestos. En las últimas semanas hay muchos ejemplos (Patra, Syntagma, Ambelokipi, Politechneio, Exarchia, Ioannina, etc.)

El estado ya no esconde el contenido político de estas medidas, prohíbe las reuniones de más de 4 personas en todo el territorio por los tres días de conmemoración del Politécnico y por el 6 de diciembre. No por la salud pública, sino por el orden público, o más bien por la «salud social». Contra el virus de la resistencia y la insubordinación.

El 6 de diciembre de 2020, con motivo del duodécimo aniversario del asesinato de Alexandros Grigoropoulos a manos de la policía y la consiguiente insurrección, se publican dos llamamientos anarquistas para un mitin en el memorial, en la esquina de las calles Tzavela y Messologhiou, a pesar de la prohibición. Cientos de compañeros intentaron sumarse a la convocatoria, pero la policía ocupó todo el barrio y procedió a arrestar a todos los que pudo detener, resultando en una persecución en los callejones de Exarchia y en otros distritos donde organizar eventos como en Kipseli o Virona.

Decenas y decenas de manifestantes son arrestados y acusados ​​de «propagar el virus». El Departamento Central de Policía (GADA) ya no tenía espacio para todos los detenidos. Algunos fueron luego detenidos en Petrou Ralli, en condiciones que hacen grotescas las acusaciones de «propagación del virus».

Me encontré, como decenas de otros compañeros pero también simples transeúntes que acababan de salir de sus casas, detenido en GADA. En cuanto a todos los demás que detuvieron conmigo, no tendrán ningún juicio en los próximos días y yo soy «liberado» en lo que respecta a la justicia penal. Pero la policía decidió lo contrario y me detuvo para deportarme y prohibirme la entrada al territorio griego hasta el 12/09/2027 porque me consideran «peligroso para el orden público».

Debido a las regulaciones de prevención del coronavirus, me mantienen en régimen de aislamiento y no se me permiten visitas. Estoy decidido a rechazar y resistir por todos los medios cualquier intento de deportación. No permitiré que ningún Estado ni ningún policía me aleje de mis compañeros ni de mis luchas. El saludo de esta mañana me alegró el corazón. Salí de la ventana porque traían refuerzos y tuve que volver a la celda. Luego vino un oficial a verme y me dijo que estaba a mi disposición para lo que necesitaba. Me trajeron un café e incluso pusieron una estación de radio que me gusta fuera de la sección para que la escuchara. Gracias compañeros y compañeras.

Me gustaría decir unas palabras para quienes, mucho antes del aislamiento y las medidas de emergencia, se les negó la libertad de movimiento. Mis co-detenidos, todos inmigrantes, fueron revisados ​​en la calle y arrestados por la única culpa de no tener los documentos correctos. Terminaron encerrados aquí durante meses (algunos han estado aquí durante 17 meses) sin saber cuánto tiempo estarían detenidos. Otros han cumplido sus condenas en prisión y han sido liberados del sistema judicial, y están aquí en Petrou Ralli o centros similares simplemente como venganza del estado.

Yo abro la ventana aquí

apesta afuera el interior

apesta por fuera

Como si no hubiera diferencia entre adentro y afuera.

FUEGO A LAS PRISIONES Y A TODAS LAS JAULAS

MUERTE AL ESTADO

VIVA LA ANARQUÍA

Errol


FUENTE: IL ROVESCIO

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info