ALEMANIA: UNA RESPUESTA A LA DECLARACIÓN DE GUERRA DE LA CIUDAD DE BERLÍN CONTRA LXS ANARQUISTAS

El 3 de junio de 2020, el poder judicial abrió el camino para el desalojo y la destrucción de Liebig34 con su fallo. Al hacerlo, actuó como siempre sin su propia iniciativa y simplemente como un instrumento de violencia democrática. Sus clientes en las asambleas de distrito y la Cámara de Diputados siguen inquebrantablemente la agenda de una ciudad para los ricos, por lo que todo lo demás debe ser eliminado. Se sienten legitimados por la participación de aproximadamente la mitad de la población en el ritual llamado elección. Para hacer cumplir sus fantasías de orden e intereses económicos, hacen uso de una fuerza policial que siempre trata de vender su perfil sexista y extremista de derecha como pasos en falso de los funcionarios individuales, que no deben temer ni los asaltos raciales ni el asesinato.

Pero no solo los gerentes encubiertos son los que, junto con los políticos a puerta cerrada, hacen de la ciudad un objeto de especulación. A la lógica inherente en el sistema, según la cual los capitalistas persiguen el mayor beneficio, se agrega otro fenómeno, que pone el mayor obstáculo en el camino de las perspectivas anarquistas. A través de décadas de propaganda neoliberal, terror del consumidor, chovinismo social y el encuadre de una amenaza externa, también conocida como la «crisis de refugiados», los habitantes de la ciudad están siendo entrenados para el avance individual, la seguridad privada y el egoísmo del guerrero solitario. Una mirada a los barrios renovados y de nueva construcción muestra a las familias en sus patios de recreo privatizados o a los jóvenes desarrolladores de software en los cafés modernos, todos en busca de su felicidad individual y en completa ignorancia de su entorno.

Se debe luchar contra este estado de las cosas y para ello necesitamos lugares que no sean víctimas de esas restricciones y normas en el mismo momento y que ofrezcan espacio a estructuras con las que no siempre tenemos que estar completamente de acuerdo para defenderlos con violencia.

En unas pocas semanas, los votantes, políticos y administradores atacarán a Liebig34 y su vecindario con métodos paramilitares, directa o indirectamente a través de la legitimación general, tomarán las casas de las personas y las colocarán en la calle, con la esperanza de estar un paso más cerca de la disolución del espacio anarquista. En el distrito norte de Friedrichshain, Liebig34 y Rigaer94 son el punto de partida de una práctica ofensiva autodeterminada fuera de las normas sociales y de la normalidad estatal. Si el millonario y propietario Padovicz obtiene otra casa para especular no tiene importancia para la operación capitalista de la ciudad. Sin embargo, en este vecindario, entre otros, la cuestión de la fuerza y ​​la propaganda que las luchas anarquistas, a partir de la plaza del pueblo, han desarrollado en la última década, se está cristalizando. El Senado y también el Ministro del Interior, Geisel, son conscientes de esta situación y, por lo tanto, están tratando de manejar el asunto de forma encubierta, sin una gran explosión como su predecesor Frank Henkel. Al igual que sus predecesores, el actual comandante de los servicios de seguridad también se ha metido en el callejón sin salida de la destrucción planificada de uno de los restantes sitios visibles de resistencia.

Estamos contrarrestando esta estrategia con nuestros pinchazos, que se encontrarán con una respuesta generalizada en solidaridad con Liebig34. El espacio anarquista se extiende no solo para los proyectos visibles y a las personas que los habitan o usan, sino también a muchas otras redes invisibles que no pueden soportar la imagen hipócrita de Berlín como una ciudad próspera y cosmopolita. El ataque anunciado del ejército de policías contra Liebig34, cuyo enfoque es único y con una conflictividad infecciosa, no solo es visto por nosotros como el terror de la gentrificación habitual, sino también como un ataque explícito al carácter del edificio y como consecuencia de la agitación fascista que se ha estado derramando sobre el pequeño número de habitaciones ocupadas durante años.

A pesar de todas las críticas que se lanzaron contra los primeros grupos a principios de la década de 1990, que respondieron a la represión con enfoques de una milicia vecina, debe señalarse que ciertos estratos y actores solo entienden el lenguaje en el que les hablamos sobre el tema. 8 de junio en Arkonaplatz en Mitte: Cuatro automóviles de lujo (Porsche, SUV y otros), los costosos juguetes de la manada de la clase media que los rodeaba, fueron incendiados en respuesta a su declaración de guerra. No es a esos estratos a los que podemos llegar con llamadas para escapar del casino y la competencia. Pero ellos son los responsables, toman decisiones serias y confían en las políticas que prometen proteger su propiedad.

En el verano de 2016, quedó claro quién votó por Henkel, cosechó fuego, vidrios rotos y disturbios. Con cuatro desalojos planificados (Liebig34, Potse, Syndikat, Meuterei), hay un aumento relacionado con la inflación en la cantidad de daños a la clientela de los partidos gobernantes.

Grupos autonomos


FUENTE: ANARCHISTS WORLDWIDE
TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Anarquía.info

Anarquía.info